Los arcos de seguridad, un acierto de la administración de Federico Gutiérrez

A veces olvidamos que el Estado tiene toda la capacidad y facultad de enfrentar a los bandidos que siembran zozobra en cada uno de nuestros barrios. En buena hora Federico Gutiérrez ha hecho uso de la tecnología y la fuerza física y mental para enfrentarlos.


Por: Andrés Felipe Gaviria

Hay distintas maneras de enfrentar el crimen o de convivir con este, uno de ellos es hacer pactos con esas bandas delincuenciales para que dejen hacer y dejen pasar, y el Estado hará lo mismo con el fin de garantizar una gobernabilidad. Tal como la hubo en Medellín en épocas de un lamentable alcalde que pactó con fuerzas oscuras, donde lastimosamente como en todos los procesos, la justicia nunca actuó ni actuará.

Hay una segunda vía que es enfrentarlos cuerpo a cuerpo, hombro a hombro, generando algunos niveles de homicidios elevados, generando quizá algo más de desorden público, pero es porque existe un enfrentamiento con los delincuentes.

La tercera vía es aunar esfuerzos, no solamente es invertir en lo social y creer que las bandas delincuenciales se atacan con un lápiz, un cuaderno, una pirámide y un colegio, sino que debe ser toda una estrategia integral de seguridad, defensa, inteligencia, educación, cultura, salud, empleo, entre otros.

Hay una realidad que algunos han querido tapar, en Medellín como en Colombia y en el mundo, hay gente mala, hay gente que nació para hacer el mal, no les interesa hacer bien, no les importa nada más que hacer el mal y esa gente debe ser neutralizada en la mayoría de las posibilidades.

El alcalde Federico Gutiérrez, quien ha dado un vuelco a la política de seguridad que se venía manejando en la ciudad – no porque antes no se combatiesen delincuentes – pero  Gutiérrez ha sido más incisivo en los temas de confrontación de hombro a hombro con el uso de los recursos tecnológicos, la denuncia ciudadana, fortalecimiento de la cooperación y capturas de las cabecillas. Seguramente nunca lo que se haga será suficiente, pero el alcalde deja una buena sensación de que a las estructuras delincuenciales se les puede quebrar el espinazo.

Siempre me distanciaré de la teoría que dice que a mayor número de homicidios, una ciudad más inseguridad y a menor número de homicidios, una ciudad más segura; para mí, si a dos combos delincuenciales les viene el ánimo de pelear a bala en un barrio y caen 5, 7 o 9 de un grupo ilegal, no son muertos que generen una inseguridad en la ciudad, por lo contrario, sin estos delincuentes la ciudad va a ser mucho más segura. Es políticamente incorrecto, no es popular, pero estamos en una sociedad democrática donde podemos expresar nuestra opinión.

Para no irme por las ramas del asunto porque es muy complejo, quiero resaltar la inversión que hizo Federico Gutiérrez en la instalación de más de noventa arcos de seguridad en la ciudad de Medellín, en las vías arterias, en las troncales, son unos arcos que han tenido excelentes resultados, que han logrado mejorar, no solamente la percepción de seguridad sino que han disuadido a los delincuentes que en motos pasaban robando y atracando por todas las calles de Medellín.

Según fuentes de la SIJIN, en el año 2018 teníamos más de 110 robos mes a mes, en lo que se califica a hurto a persona, donde el medio de transporte de la víctima era un automóvil o un taxi y el medio de transporte del victimario era una moto.

En enero del 2018 tuvimos 105 registros de este tipo, en la misma época del 2019 fueron 86; en mayo de 2018 fueron 143, en mayo del 2019 fueron 103; en agosto de 2018 fueron 128, en agosto de 2019 fueron 68. En el mismo tiempo de septiembre del 2018 hubo 39, mientras que, en septiembre del 2019 solo van 6 casos.

La verdad es que la reducción ha sido muy significativa, concreta, clara y contundente. Medellín tiene que seguir avanzando en esa construcción de arcos de seguridad para las 16 comunas, ojalá llegara a la cifra de 250 arcos de seguridad. Esa misma cantidad de arcos, tiene que demandar el número de personas que atiendan dichas cámaras en la central de inteligencia de Medellín.

De manera que, en buena hora por esta buena inversión que ha hecho el alcalde Gutiérrez y ojalá el próximo alcalde de Medellín, siga con esta política que ha demostrado ser exitosa.

Alcalde medellin