Los ministros están desconcertados

La constante amenaza de un cambio radical en el gabinete ministerial, sumado a la permanente división que existe entre los ministros y la crisis en general del gobierno, tiene a casi todos los ministros con el cristo en la boca. Si bien es real que hay unos que pueden estar tranquilos, por la razón de que están relativamente “nuevos” o por que su papel es transversal y casi irremplazable, el temor y la zozobra persisten, pues se conoce que los ministros son fusibles.

Los mismos temas, preocupaciones e ideas son tratados por los bandos al interior del gobierno. La crisis de popularidad, una oposición creciente y la principal bandera del gobierno de capa caída, hacen sopesar los costos políticos de estar en un gobierno que tiene un 24% de imagen favorable.

No se sabe realmente qué espera el presidente Santos para ejecutar el cambio de gabinete, y así lo han compartido varios de sus ministros. Nombre como los de; Luis Felipe Henao, David Luna e incluso Alejandro Gaviria, son los que apenas se salvan de toda la lista que supera 14 nombres.

En la cabeza del presidente Santos está claro que tiene que pensar en las elecciones del 2018, asimismo que en las movidas de la oposición y sus mismas fichas dentro de su gobierno que comienzan a marcar retirada lentamente.