Los venezolanos en Colombia, un nuevo dilema en medio de la pandemia del Covid-19

Venezolanos entrando a Perú
Foto: AFP / El Comercio

El día jueves 2 de abril, se presentó un fuerte debate en redes sociales por cuenta de las declaraciones de la alcaldesa de Bogotá Claudia López, quien fue enfática en analizar la situación de los inmigrantes venezolanos en la ciudad.


Por: Redacción 360 Radio

Desde hace bastante tiempo esta diagnosticado que la presencia de más de 1.7 millones de venezolanos que están en Colombia han sido una bomba de tiempo, no solamente para el Estado colombiano, sino para todos los ciudadanos, ya que se ha comprobado que esta situación ha provocado un incremento en la inseguridad del país por cuenta del accionar de varios de estos inmigrantes que por diferentes causas han terminado cometiendo distintos delitos en Colombia, como el raponeo, el sicariato, la extorción y diversas infracciones.

Otro factor que se ha visto afectado por esta situación ha sido el aumento del desempleo en Colombia, además de la mendicidad que se ha incrementado en las diferentes calles del país. Aunque estos factores han sido exponencialmente negativos, al aproximarse la crisis ocasionada por el Coronavirus, se conocía que esta situación iba a generar un problema mayor, no solamente porque su gran mayoría se encuentran en estado ilegal, sino porque muchos de ellos están en condiciones precarias, sin el suficiente sustento económico, sobre todo para sobrellevar una crisis como la que la cuarentena nacional generaría a nivel económico y social. Lo que representa un problema adicional para el Gobierno Nacional.

El presidente Iván Duque ha sido un gobierno absolutamente dócil y de mano social para con estos inmigrantes. Otro gobierno fácilmente hubiese tomado la decisión de recoger a todos los ilegales que se encuentran en el país y llevarlos a la frontera de Cúcuta para devolverlos a su país, y así preocuparse únicamente por los colombianos. Pero no, el Gobierno Nacional ha optado hace más de un año por atenderlos como parte de la comunidad y brindarles diferentes posibilidades, como subsidios de dinero, alimento, salud, techo y demás aspectos necesarios para su bienestar.

Sin embargo, desde hace dos semanas con las medidas establecidas para combatir el Covid-19, la situación con esta comunidad ha comenzado a ponerse más tensa, no solo han hecho presencia en algunas de las plazas municipales de las principales ciudades del país como Cali, Medellín y Bogotá, por falsas cadenas de WhatsApp, donde exigen atención y subsidios por la contingencia presentada, donde algunas de estas reclamaciones se tornaron violentas, específicamente en Cali y Bogotá. Sino que ahora han llegado a un punto de desesperación ante la crisis que vivimos como país y el estallido económico es inevitable.

La alcaldesa de Bogotá Claudia López, el día de ayer fue específica, contúndete y cruda en admitir que “ya les salimos a deber”, en el marco de un reclamo al gobierno por falta de ayudas para atender esta comunidad. Por esta razón la alcaldesa resaltó que los bogotanos con sus impuestos han pagado la atención de estos venezolanos inmigrantes durante estos últimos tres años. Y aunque muchas personas han estado en desacuerdo en que sus impuestos vayan dirigidos a atenderlos, es cierto que dichos impuestos por constitucionalidad y ley tienen que estar dirigidos a unas áreas específicas y no a atender población que no es colombiana.

El punto es que la alcaldesa ha sido muy enfática en que desde el distrito no se pueden hacer cargo de los venezolanos y en que Bogotá no tiene la capacidad de cubrir a los inmigrantes y que es obligación del gobierno. Por lo cual ha dicho “no podemos pagar el arriendo, ya pagamos la comida, el nacimiento, la escuela, que pena que no les podamos cubrir el arriendo”.

El gobierno hoy debe tener prioridades y es claro que los venezolanos están en la tercera o cuarta casilla, pero no dejan de ser una problemática presente, que no tendrá solución en este momento. Esta situación genera preocupación en muchas personas, ya que es claro que en medio de la crisis económica y social, esta población tendrá mucho que ver y escandalizan las reacciones que se pueden presentar.