- Advertisement -
Inicio Opinión Columnas Medellín no tiene política pública de movilidad

Medellín no tiene política pública de movilidad

La derecha tendrá que ceder para que Petro no gane en esta elección
- Advertisement -

Llevamos 20 años dando palos de ciego abordando la problemática de movilidad de la ciudad, y hoy estamos pagando esas consecuencias.


Por: Andrés Felipe Gaviria

Aunque algunas corrientes puedan sugerir lo contrario, soy amigo de la vieja usanza, de planear para que se puedan obtener mejores resultados. Cómo no hacerlo en un tema tan importante como es la movilidad de todo un territorio, y en este caso que nos concierne es la movilidad de diez municipios, tres de ellos bastante grandes y toda una serie de problemáticas que no distinguen frontera, teniendo que abordarse desde todos los entes territoriales junto con Gobierno Nacional y las empresas privadas.

Se debería empezar por desmitificar una narrativa absurda y sin fundamentos, como que las calles son para los ricos, que no se deben construir más vías o seguir apoyando medidas insuficientes, mediocres y demagógicas como el pico y placa.

En las ciudades principales del mundo existen medidas como las cargos por congestión, existen peajes y si me apuran, en Ciudad de México la medida de no circula también ha hecho agua hace bastante tiempo, allí se tomó esta medida por los altos niveles de contaminación, que fue la misma excusa que Medellín se tomó para iniciar con la medida del pico y placa. Ni contaminación ni menos tráfico logran conseguir ese tipo de normas.

- Advertisement -

La esperanza de muchas personas, en mi concepto muy ilusa e ingenua, era que después de pandemia todos se iban a quedar en sus casas trabajando. Y aunque no hayamos superado realmente la pandemia porque todavía falta tiempo para hacerlo, sí hay una reactivación en pleno que parece, Dios quiera, no se va a detener.

No podemos negar la naturaleza del ser humano, de querer interactuar, socializar, salir, tener libertad luego de más de un año de restricciones. En la actualidad, vemos en Medellín un colapso sin precedentes que ha obligado a las personas solicitar medidas a la Administración Municipal, al Área Metropolitana, y estos, en buena hora en mi concepto, dan una solución diferente a la que se tenía antes.

Sin embargo, esa decisión que han tomado del pico y placa a partir del 6 de septiembre, entre las 6:00 a.m. y las 8:00 p.m., no va a solucionar absolutamente nada, pues no saca ni el 10 % del tráfico de la ciudad.

Como siempre lo he dicho, y no me cansaré de decirlo, las medidas que requiere el gran problema de movilidad de Medellín y el Área Metropolitana son medidas difíciles, duras, antipopulares y estrictas pero correctas.

En tal sentido, el gran componente de cultura ciudadana. Medellín nunca ha invertido en ello, como tampoco nunca se han fortalecido la sanción a quienes incumplan las normas. Todo por querer quedarse en la mitad, y no hay cosa más grave que esa decisión.

En la actualidad vemos cómo los colegios han vuelto a la presencialidad y los padres de los hijos no tienen ningún problema en estacionarse en sus vehículos en vías principales truncando la movilidad, sin un solo agente de tránsito, ni una sola sanción, no hay una conversación directa entre Alcaldía y colegios para encontrar una solución.

Existen centros comerciales que hacen cambios en sus movilidades de circulación interna, echan al trasto la movilidad de un sector y no quien hable con ellos, no hay una coordinación ni una logística para garantizar armonía en las medidas.

Fuera de lo anterior, es insuficiente la inversión en tecnología, en pleno siglo XXI y supuestamente en la ciudad más innovadora del mundo. Hoy Medellín debería tener muchísimas más cámaras de fotomultas instaladas pero no para el negocio de una compañía en particular, como ha venido pasando en los últimos años, sino que los ingresos que se generen por las fotodetecciones vayan a la Alcaldía de Medellín y se inviertan en movilidad e infraestructura.

Sin contemplación, en Medellín se deberían multar a todas las personas que estacionan mal, a todas las personas que violan un semáforo en rojo, que no usan una direccional, que tapan sus placas para evadir las multas al no tener SOAT; se debería multar a cada una de las personas que pisan un cruce peatonal.

La verdad es que estamos en una selva en materia de movilidad, y nadie hace nada. Como si fuera poco, la narrativa que mencionaba de que construir vías es malo porque son para los ricos. Si no se ha dado cuenta, pues en las primeras de cambio les quiero decir: no se enteran que por las vías transitan ambulancias, transporte de alimentos, transporte escolar, enfermos, personas de la tercera edad, personas con discapacidad, personas que simplemente hacen uso de su libertad viajando en vehículo particular.

Las vías son para todos, y se deben construir más. El último alcalde que ejecutó vías fue Aníbal Gaviria Correa, y hoy todavía se inauguran sus obras. Sergio Fajardo no construyó una sola vía, Alonso Salazar construyó el puente de la Calle 4 sur, quedó mal terminado y ningún otro alcalde posterior decidió terminarlo. Federico Gutiérrez no hizo una sola vía y ahora parece que tampoco va a ser el caso en que se construyan más vías.

Como lo mencionaba en mi columna anterior, y lo relataré en próximos escritos, hay claros planes de intervención a la malla vial de Medellín; planes fehacientes y concretos que mejoran su movilidad, que garantizan seguridad a la hora del desplazamiento para peatones, ciclistas, motociclistas y conductores en general.

Es claro que tenemos un colapso por cuenta de las obras del puente de la Ayurá, por las obras del Metroplús en el tramo 2b -parte de la Avenida El Poblado, en dirección a Envigado-, las obras inconclusas del Metroplús en La Aguacatala, la reactivación de las empresas, la reactivación de los colegios, de las universidades, entre otros.

Las medidas antipopulares son muy claras, se tienen que depurar las licencias de conducción. La mayoría de accidentes son causados por personas que se movilizan en motocicletas, luego los vehículos particulares, son conducidos por personas que no saben manejar, que por no respetar un carril, una señal de pare, un semáforo, o por distracción, colisionan. Soy amigo de la licencia por puntos en Colombia, hay que empezar a depurar quiénes tienen licencia de conducción en Colombia.

Medellín tiene que contratar un estudio de capacidad junto con el Área Metropolitana y determinar cuántos vehículos, en sus diferentes modalidades, caben. La movilidad se tiene que cambiar, radicalmente, en su génesis; desde las 9:00 de la noche hasta las 5:00 de la mañana, hacer el reabastecimiento, carga de los comercios, centros comerciales, restaurantes, tiendas, recogida de basuras y que por lo demás no pueda transitar ese tráfico pesado.

Por cada carro que entre a Medellín, debe salir uno; igual con las motos pero con la diferencia de que hoy estas siguen sin pagar rodamiento y peaje, y más del 57 % no paga SOAT, pero los carros están pagando impuestos. A estos también se les debe meter en cintura, es hora de que ningún carro mayor a 20 años circule en el Área Metropolitana, esa tiene que ser la vigencia total del parque automotor.

También, es necesario tomar una decisión tajante a partir del año 2026: no más carros diésel circulando, pues son los que más contaminan el aire; otra medida impopular es que el transporte tiene que ser verdaderamente público, contratar a todos los buseros y pagarles un salario, que no se sigan matando por tomar un pasajero, que respeten tanto las bahías como la velocidad y el carril derecho. Tienen que manejar adecuadamente el vehículo, llevan seres humanos.

Si no se mete en cintura a los gremios de las moticicletas, buses, al tráfico pesado en general y a los automóviles, y depuramos la competitividad de estos vehículos que circulan en el área metropolitana ningún pico y placa va a servir.

Es importante que se crean mesas con colegios, que hoy ocasionan congestión en las vías, con empresas para que escalen sus horarios, para que se dividan por grupos. Que esto sea una realidad. Hay mucho por hacer, y hay que hacerlo ahora.

- Advertisement -
Salir de la versión móvil