No se avizora solución al problema de las cárceles en Colombia

Foto: Telemedellín

Confidenciales 360


El hacinamiento carcelario que sufre el país hace varios años, ha pasado desapercibido para buena parte de la opinión pública y para el sector que le tiene que interesar. Es una situación realmente preocupante que está desencadenando otra serie de problemas y que se tenía una esperanza de que con un nuevo Gobierno se avanzara en intentar generar una solución a este mismo debido a que de este problema deviene situaciones como que tengan que soltarse delincuentes que han sido reincidentes al no haber espacio en las cárceles un juez lo envía para su domicilio y no hay necesidad de explicar qué sucede con esto o simplemente el Inpec si está en paro no lo recibe porque tampoco cabe un preso más.

Aún en Colombia se debate cuál es el objetivo de las cárceles, el cual no se ha dado. Este Gobierno, que tiene un lunar muy grande en el aspecto de justicia, empezando por su señora ministra de Justicia Gloria María Borrero, quien tiene grandes pendientes con el país, no está teniendo el desempeño que debe tener un ministro de esa cartera.

Se ha venido especulando casi desde el comienzo del Gobierno sobre la salida o no de esta ministra, y Duque no ha querido tomar cartas en el asunto. Lo cierto es que mientras más días pasan su Gobierno y el país es el que se está viendo perjudicado con una inexistente reforma a la justicia que es necesaria por lo laxo del código penal con delincuentes, sino porque esa reforma ha tenido muchas dilaciones por cuenta de actores que no quieren que se haga y esto está desangrando al país en esa materia.

Si el presidente Iván Duque quiere cambiar el rumbo de la historia, tendrá que revisar bien lo que está haciendo en el punto de justicia en su Gobierno, pues por lo menos cuando cumpla un año se acabará buena parte de la benevolencia que se ha tenido para empezar a juzgar y analizar su Gobierno porque la justicia es un problema que no da más espera y tiene que ser atendido como un enfermo terminal, pues de lo contrario vamos a seguir con altos índices de impunidad y reincidencia por parte de delincuentes.