“No vivo pegado de egos, ni de puestos ni de vanidades”, Alfredo Ramos

El senador por el partido Centro Democrático Alfredo Ramos Maya dialogó en exclusiva con 360 Radio sobre su gestión en el Congreso de la República y de sus pensamientos acerca de la actualidad política colombiana.


360 Radio: ¿Cómo le fue en estos ya casi cuatro años de gestión en el Senado de la República?

Alfredo Ramos: Desde el punto de vista personal, ha sido una de las más satisfactorias e importantes actividades que he vivido. Era cercano al sector público, pero muchos de los temas los tenía crudos, no alcanzaba a profundizar. Uno como senador, si es juicioso estudiando los temas a profundidad como lo intenté hacer, puede tener el mejor doctorado de su vida, porque no solo se queda monotemático, siendo bueno en un tema específico, sino que le toca por obligación ir más allá. Uno aprende de educación, de salud, de infraestructura, de ideas concretas para luchar contra la corrupción, todo esto a profundidad; desde un punto de vista vivencial lo he disfrutado mucho.

Ha sido una experiencia inolvidable y la dejó con dolor. No me retiro del Congreso cansado, tenía mucho por entregar pero infortunadamente las condiciones políticas no se dieron. De otro lado, ha sido una experiencia muy satisfactoria porque he podido tocar temas que me interesan y poner el dedo en la llaga sobre algunos en específico. Creo que la política requiere verdaderos cambios institucionales para que los partidos políticos sean alternativa real frente a mucho populismo que se ha venido dando a nivel nacional e internacional. Dentro del Centro Democrático he hecho propuestas para que se vuelva un partido moderno, ahí hay mucho por luchar, quiero dar la pelea desde adentro sin volverme un antisistema.

360: ¿Qué opinión le merece la reducción de los salarios de los congresistas y el tema de los cupos indicativos? ¿Qué espera del próximo Congreso?

A.R.: Hice unas propuestas muy concretas sobre cambios reales de cómo debió haber sido un mejor Congreso. Presenté el proyecto de ley que sancionaba a los ausentistas, a los congresistas que se dedicaban a vagar y no a trabajar por los colombianos. Algunos solo van a registrarse a las sesiones para ir luego a la casa, a cocteles o a diferentes medios de comunicación. Eso es una práctica que los ciudadanos aborrecen porque les pagan muy bien a los congresistas con nuestros impuestos para que simplemente estos señores se vayan a vagar.

También presenté un proyecto de acto legislativo para reducir el tamaño del Congreso, eso sí es un real compromiso con la austeridad. Cada congresista le cuesta a los colombianos con su salario, equipos de trabajo, viajes, entre otros, aproximadamente $1.500 millones al año; si reducíamos 72 congresistas hablaríamos de una reducción de aproximadamente de $100.000 millones.

360: ¿Cómo debe ser el próximo presidente de la República?

A.R.: Tiene que ser una persona con un verdadero compromiso con la democracia. Colombia está en enormes riesgos de caer en muchos populismos o candidatos superficiales, sin mucho fondo; con un discurso muy acogedor diciendo cualquier tipo de barbaridades. Colombia requiere un verdadero estadista, que conozca a profundidad la problemática del país, que esté buscando fortalecer las instituciones democráticas generando descentralización real del Estado, que este llegue a los ciudadanos, no que estos tengan que mendigar los servicios básicos del Estado; un presidente que esté comprometido con la creación de oportunidades y no con la profundización del asistencialismo, que le hace mucho daño a una democracia porque es una forma directa de corrupción.

360: ¿Se animaría a dar un nombre para la próxima Presidencia?

A.R.: Yo voy a estar con el que gane de la coalición en la consulta popular del 11 de marzo. El Centro Democrático tiene un gran candidato que es Iván Duque, respeto mucho también a Marta Lucía Ramírez y a Alejandro Ordóñez; cualquiera de los tres representa esos valores democráticos. Soy respetuoso de mi partido y espero que cualquiera que gane de estos tres sea el próximo presidente el 26 de mayo, ojalá en la primera vuelta. Creo que saldrá muy fortalecido por la gran cantidad de participación que habrá, eso legítima mucho unas elecciones. Soy partidario de las consultas populares.

360: ¿Qué opina de Germán Vargas Lleras? 

A.R.: Tengo respeto hacia él como político, ha sido un hombre muy batallador; pero paralelamente ha sido un hombre incoherente. Ha premiado la visión de estructura de maquinaria sobre las ideas y los temas profundos del país, creo que es un tema que él y sus asesores deberían pensar mucho más de fondo. Ha premiado mucha máquina clientelista que le hace mucho daño a Colombia y por eso mucha parte de su imagen es muy asociada a temas de escándalos. Ha preferido estar con los gobiernos de turno y no hacer una oposición seria que pudo haber realizado con mucho fondo, porque lo veo como un hombre inteligente y capaz; ha sido ejecutor.

360: ¿Qué opina del proceso de paz con el Eln?

A.R.: Para sentarse con criminales de lesa humanidad como los del Eln tiene que haber unas condiciones muy claras. Es parte en su momento de lo que vimos con las Farc. Sabíamos que más que darles una legitimidad política, por pragmatismo tenía que terminar esa violencia con un proceso de negociación, sobre todo un proceso de sometimiento de los criminales al Estado, no un proceso entre iguales y ahí está el primer error. Debe haber un cese de actividades criminales durante el mismo proceso.

Cuando no hay justicia y hay impunidad la ciudadanía termina tomando justicia por mano propia, aunque nunca se justifica la violencia, es lo que ocurre cuando no interviene un Estado fuerte y se vuelve débil, como el de Juan Manuel Santos, con un discurso, entre comillas, de paz y de reconciliación que poco tiene de ello.

360: ¿Qué candidatos está apoyando dentro del Centro Democrático para el Congreso de la República?

A.R.: Quiero que el partido salga muy fortalecido. El Centro Democrático como institución ha sido disciplinado, con argumentos y buenas prácticas. El partido debe fortalecerse aumentando el número de curules, quiero que lleguen las mejores personas. Debo decir con toda sinceridad que al CD han llegado muchas personas por oportunismo político y eso le hace daño al partido, no lo han hecho con una visión filosófica.

Invito a que vean las hojas de vida de quienes se postulan para llegar al Congreso, sobre cómo ha sido su campaña. Una campaña debe ser austera, si no lo es difícilmente una persona pueda realizar una buena gestión. Una persona que se gasta mucha plata en su campaña de alguna manera llega con compromisos grandes porque eso no lo está pagando de su bolsillo.

360: ¿Qué va a hacer de su futuro cuando termine su gestión en el Senado de la República?

A.R.: Por ahora, quiero seguir ayudando a los buenos candidatos en estas elecciones para Congreso, especialmente en Medellín y Antioquia. Quiero ayudar al candidato que salga de la gran coalición por la esperanza para que el 26 de mayo haya presidente en primera vuelta. Quiero seguir participando en lo público, opinando. Aprovechando las redes sociales quiero seguir teniendo contacto con la ciudadanía, también recorriendo los barrios de Medellín y los municipios de Antioquia con la idea de seguir sirviendo desde donde esté, desde lo público o desde lo privado. Lo importante es que una nueva generación de líderes de el paso a lo público y la hagamos con credibilidad y con seriedad.

Por ahora más que ambiciones personales quiero ayudar a terceros. En el momento en que haya que tomar decisiones estaré diciéndoselas a la comunidad. He hecho política trasparentemente y en el momento que tome las decisiones lo haré con mucha sensatez y claridad, no vivo pegado de egos, ni de puestos ni de vanidades.