Nos demoramos para enfrentar el coronavirus

Foto: Reuters

EDITORIAL

Era de esperarse que el COVID-19 llegara al país pero lo que más se extraña, y es de lamentar, la actitud pasiva del Gobierno Nacional de los aeropuertos en Colombia y de mandatarios regionales que no estuvieron a la altura de este riesgo que hoy pone en jaque al país.


No es momento de meterle política a una discusión sobre el estado de salud de los colombianos, se trata de tomar medidas que han tomado todos los países que hoy están padeciendo el brote del coronavirus como cerrar fronteras, blindar aeropuertos y pasos terrestres, y establecer controles para evitar que el virus se propague. Pero no, en Colombia empezamos con el chiste de una declaración juramentada, luego continuamos conque la persona llegaba sin ningún síntoma se le permitía ir a la casa y hoy por fin, un mes después de que se debió tomar esta decisión, el presidente Iván Duque ordena dejar en cuarentena a las personas procedentes de España, Italia, Francia y China, pero ya es demasiado tarde.

Tenemos que más de 100 turistas italianos ingresaron a Cartagena en los últimos días, los controles en los aeropuertos El Dorado, José María Córdova y Alfonso Bonilla Aragón, de Bogotá, Rionegro y Cali respectivamente, no existían, y así mismo lo denunció el alcalde de Medellín Daniel Quintero en su momento, que el gerente del aeropuerto de Rionegro no permitía que se hicieran los controles. 

No se podía esperar que todos llegaran con evidentes síntomas de gripe o con coronavirus y que se iba a detectar. Médicos consultados por este medio de comunicación concuerdan en que la mayoría de personas iban a llegar asintomáticas, y preocupa más que personas que llegaron con gripe ni siquiera se les tomó la temperatura de la fiebre permitiendo que entraran el país y que propagasen durante cinco o seis días ese virus entrando en contacto con familiares y amigos en lugares públicos, lo cual indica que el coronavirus ascenderá prontamente a más de 50 casos en Colombia. Ya hoy tenemos confirmados nueve casos.

Las autoridades han sido inferiores al reto, han hecho mal los procedimientos con carencia de rigurosidad técnica y médica. Lo peor, es que en casos como el de Medellín, tenemos una coyuntura que para nada ayuda a la salud de los antioqueños que es una contingencia ambiental con un pico y placa improvisado de 24 horas, esto hace que en vez de evitar aglomeraciones como lo están haciendo todos los países del mundo, en Medellín se está haciendo lo contrario, por ejemplo, con el Metro, al que no le cabe una persona más y en el resto del transporte público, exponiendo así a las personas al aire contaminado. En Bogotá pasa lo mismo, se aplica un pico y placa más extendido sin ser 24 horas y el transporte público a reventar.

Colombia no tiene la capacidad ni el número de camas suficientes para atender este virus, por eso están enviando a las personas a sus casas. Esto sin hablar de los lugares más recónditos del país, en donde la cobertura médica no es buena. 

Desde este medio de comunicación queremos hacer un llamado a la sensatez y a la responsabilidad de quienes toman las decisiones sin titubeo alguno. La frontera con Venezuela no puede seguir abierta, tiene que ser cerrada de inmediato, todos los aeropuertos tienen que hacer controles estrictos. Es hora de involucrar Ejército, Marina, Policía, médicos voluntarios porque tenemos que evitar que este virus se propague en Colombia. Esto va a dejar graves secuelas para la economía colombiana, ya tenemos un dólar que está disparado por cuenta de estas medidas, van a ingresar menos dólares por cuenta de esto, se va a reducir el número de turistas, el comercio va a reducirse y lo peor aún es que esto apenas comienza; es un panorama que puede ser bastante devastador si perdura unos dos o tres meses en nuestro país.