“Pantallita” Carrillo

Foto: Procuraduria.gov.co.

Confidenciales 360


Fernando Carrillo ha sido un político colombiano que ha estado, innegablemente, presente en la historia de los últimos 27 años en el país, desde lo conocido públicamente en las épocas de Pablo Escobar hasta su paso por el Ministerio del Interior, y luego al posesionarse como procurador general de los colombianos.

Es hábil políticamente, tiene buenas relaciones en el Congreso, el santismo lo acogió en pleno, convirtiéndose en uno de los protegidos del entonces mandatario, era uno de los que más tenía influencia en ese gobierno y luego posó de independiente para llegar a la Procuraduría, incluso con apoyos del Centro Democrático, partido con el cual él, así haya atacado anteriormente,hoy tiene una buena relación con varios de sus congresistas. Carrillo también ha cambiado los calificativos y la manera de expresarse hacia Álvaro Uribe en sus reuniones privadas.

Lo que ha llamado la atención de la gestión de su Procuraduría es que mantiene investigaciones preliminares listas para cualquier hecho que se suscite y sea de interés mediático, y de eso no solamente los políticos, congresistas, la opinión pública se ha dado cuenta y lo han hecho saber.

Inclusive en trinos graciosos se puede apreciar lo que pasa con este funcionario. Uno de ellos cuenta cómo le dice a su asistente: “Mire, sáqueme una de las investigaciones preliminares que tenemos listas para salir a pronunciarme”.

Esto pasó en el caso Hidroituango y en otros casos más, pues siempre sale anunciando investigaciones, sea porque hubo un error administrativo, por una denuncia de determinado medio de comunicación, de inmediato el procurador sale en entrevista en un diario de circulación nacional el día domingo o anuncia las investigaciones, pero ha sido una Procuraduría de pocos puntos concretos y de ejecución más allá del anuncio. Por eso varias personas en el espectro político lo han tildado “pantallita” Carrillo, porque él sin lugar a dudas tiene intenciones políticas y está buscando en la Procuraduría el mayor protagonismo posible pero sin mayores acciones contundentes, sino con más avisos mediáticos.