¿Por qué Latam es mi nueva aerolínea favorita?

Compartir

Realmente la calidad del servicio de Latam, el aspecto diferencial de tener al usuario en el centro de todo y no tratarlo como una carga más que está pagando por trasladarse de un punto a otro tiene importancia en mí y en mis criterios de evaluación. Les comparto mi experiencia.

Por: Andrés Felipe Gaviria Cano

Primero que todo vale la pene aclarar que esta es una columna absolutamente natural. No tengo ningún compromiso comercial con Latam, ni tampoco familiar. No los conozco, no me conocen, más allá de la trasferencia de un tiquete que les he comprado para viajar en diferentes ocasiones. De manera que pueden estar tranquilos que esta no va hacer una de las tantas publicaciones que otras aerolíneas si pagan, y hasta viajes les pegan a periodistas a comer salchicha a Alemania para que hablen bien de ellos, pero este no es el caso; ni mucho menos me prestaría para esto.

En medio de los últimos meses tan complejos para el sector aéreo colombiano debido a la desaparición de Ultra Air y Viva, pues la mayoría de colombianos hemos quedado a la “merced” de tres aerolíneas, máximo cinco. Con base en este nuevo escenario, he tenido la oportunidad de viajar alrededor del mundo y en Colombia casi semanalmente por razones de trabajo, y particularmente he viajado en Avianca, Ultra, Viva, Satena y Latam. En el caso de esta última voy hacer muy materialista en el comentario. Como dicen por ahí: el amor, el respeto, el aprecio y la atención no solo se expresan en palabras, sino en hechos. Que te den un café, una galleta, un sanduche en la mañana, aún cuando no eres de ningún programa de viajeros frecuentes, que sea una aerolínea puntual, que cuide a sus aviones a nivel de mantenimiento y aseo, que trata de una manera deferente a sus parejos, pues para mí vale mucho.

Le puede interesar:  Informe ONU: ¿Gobernabilidad en riesgo?

Además, es muy resaltante que en su aplicación, como en otras aerolíneas americanas, te mencionen para que puerta sale tu vuelo, a qué horas sale y sea una plataforma fácil de manejar, rápida, que un incluso no tengas que estar pendiente de hacer un check-in, pues ya te entregan la tarjeta de embarque lista.

De igual manera, los precios son más exequibles para toda la comunidad, no solo en la maleta, sino también en la silla y en los trayectos.

Hace unos días mi abuela materna hizo su ruta frecuente Bogotá – New York. Ella, ya de 84 años, debía tomarse una pastilla, iba en Avianca, y solicitó un vaso de agua. Le estaban cobrando más de seis dólares por una botella. En ese momento no tenía tarjeta de crédito para consignarla y no se pudo tomar el medicamento.

Como conclusión en esta columna quisiera decir lo siguiente. A las aerolíneas en Colombia constantemente se les da palo, la mayoría muy merecido porque son arbitrarias, los contratos son “leoninos”, ven al pasajero como una res que tienen que movilizar, el manejo de los precios en ocasiones no se compadece con lo que vive el país. No tiene sentido que un trayecto Medellín – Bogotá otra vez estén por encima de 500.000 pesos. No puede se puede volver un lujo el volar, el que una persona pueda tomar un avión sobre todo en Colombia donde no hay vías y la inseguridad es creciente. Todos deberíamos tener la misma facilidad de tomar este medio de transporte como sucede con un bus o un vehículo.

Le puede interesar:  Cementos Argos: aprobada conversión de acciones preferenciales en ordinarias

Entiendo que toda la culpa no la tienen las aerolíneas, sino el Gobierno Nacional debido a impuestos, el precio de los combustibles, el IVA, factores que generaron la quiebra de las aerolíneas Ultra y Viva.

De manera que valoro siempre el diferencial, esas empresas que dan más, que se preocupan por la atención del usuario. Así lo hace Latam cuando por el correo electrónico te pregunta como estuvo el vuelo o te reciben con una gran sonrisa al entrar a un avión, te dan café, un sanduche, te cumplen con el itinerario, y sobre todo cada vez que tratan con respeto, que creo que es lo todos los pasajeros buscamos en cualquier momento.

Lea también: ¿Medellín, Bangkok o Las Vegas?

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]