¿Por qué los bancos no pagan más impuestos y contribuyen en esta Ley de Financiamiento?

Fotografía: purorocknacional.com.ar

EDITORIAL


El Gobierno ha dicho que está dispuesto a escuchar ideas y es necesario ver quiénes son los que más han ganado en el país en los últimos años, además que sería consecuente con gravar a las personas que más ganan.

Ya hemos mencionado en reiterados editoriales, durante muchos años, que algunos sectores blindados en la economía colombiana, bien sea por la financiación que brindan a campañas políticas, porque exfuncionarios de tales empresas hacen parte del gobierno, o sencillamente, por transacciones de favores con algunos congresistas que tienen intereses claros en algunos sectores y no tienen el descaro, ni siquiera, de declararse impedidos.

Sectores como el de las motocicletas han sido beneficiados generosamente por varios años, eximiendo a gran parte de estos vehículos de pagar impuesto de rodamiento y de pagar IVA al momento de hacer la compra de una de estas, y eso, sin mencionar que en Colombia ninguna moto paga peajes.

Además, hay congresistas que tras de tener negocios en los que venden motos, reciben financiación de grandes grupos empresariales, los cuales siempre ejercen todo tipo de presión cuando desde cualquier “tribuna” se plantea cobrar un impuesto que es más evidente que se tiene que cobrar.

Asimismo, hay un sector que apenas fue mencionado el pasado miércoles por un senador de Cambio Radical luego de una reunión con el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla…El sector bancario.

Las utilidades de los bancos en Colombia son extremadamente absurdas y astronómicas. Las tasas que cobran siempre están pegadas a la usura y están claras todas las ganancias que han reportado en nuestro país. Por ejemplo, durante el 2017, Bancolombia obtuvo una utilidad de 2.6 billones de pesos, mientras que el Grupo Aval, reportó una utilidad neta por $1,9 billones.

No se trata de atacar a los bancos, se trata de ser consecuentes con lo que viene planteando el Gobierno y gravar a los que ganan más, y si a las personas que ganan salarios altos y medianamente altos se les va a cobrar más impuestos, ¿Por qué no se les cobran más impuestos a los bancos?

Ya quedó claro que este Gobierno tampoco “se va a dar la pela” estableciendo unos impuestos diferenciales, algo que es una contradicción ya que Iván Duque lo había prometido, porque no es justo que una empresa que factura menos de mil millones de pesos tenga que pagar el mismo porcentaje de impuestos que pagan un gigante cementero o un poderoso banco.

Ahora, es evidente que los bancos pueden aportar algunos puntos más por encima de la tarifa corriente plenamente establecida. Para ellos no va a significar un gasto relevante y va a ir en consonancia con lo que se ha dicho en esta Ley de Financiamiento, es decir, que todos aportemos al país.

Claro está, no faltarán los que “hacen lobby” y las llamadas de empresarios del sector bancario recordando favores, puestos y financiación, pero lo más sano es que el gobierno Duque aumente la tarifa para los bancos en la próxima reforma tributaria.

Así como crearon el “Dos por Mil” para salvar los bancos, también es necesario que ahora estos, quienes son los que más ganan, también ayuden a recuperar el Estado colombiano, ya que ellos se han usufructuado del trabajo de todos los ciudadanos que a diario hacen un gran esfuerzo para pagarles determinado dinero. Los bancos no pueden ignorar que en este momento tienen una responsabilidad con el país.