¿Por qué se da la situación de inseguridad en Bello?

Foto: Semana

En Bello está ocurriendo un fiel reflejo de lo que sucede en la mayoría de municipios del país, y es que los problemas que tiene Colombia en materia de seguridad, justicia y orden han confluido en este municipio por cuenta de la no solución por parte del Gobierno y que no es competencia de los municipios.


Por: Redacción 360 Radio

Bello es una ciudad sumamente importante para el país, a pesar de aún ser tratado como un municipio, tiene más de 800.000 habitantes, una cifra bastante considerable. Allí, como en Medellín y el departamento de Antioquia, se ha vivido una historia manchada por el narcotráfico.

En Bello hay un asentamiento desde hace muchos años de organizaciones delincuenciales que no se trata de que solo operen solo en este municipio. Lo que ha sucedido allí es que fue escogida hace décadas por bandas delincuenciales para residir allí, por su ubicación estratégica, por sus bajos costos en la vivienda, por su población y desde allí se han coordinado distintas operaciones a lo largo del tiempo que han menguado la seguridad de toda el Área Metropolitana.

El sistema como tal no es que esté fallando allí. El sistema falla en todo el país y el Estado colombiano aún no arregla su sistema judicial, por lo cual la Alcaldía de Bello, como lo puede hacer cualquier otra alcaldía, puede tener a los mejores hombres en materia de seguridad, traídos desde el extranjero inclusive, y capturar a cada uno de los delincuentes que operan en el municipio, pero si estos son llevados ante un juez que los deja en libertad porque no hay cupo en las cárceles o argumentando que cometió un delito excarcelable, o debido a que fue capturado de manera errónea, el delincuente va a volver a las calles con más rabia para causar mucho más dolor, y eso es lo que ha sucedido en Bello.

Fuera de eso, la Policía, que lastimosamente tiene un grueso de sus activos cooptados por la delincuencia en todo el país, pues tampoco es la excepción en Bello, allí también tienen un precio como lo pueden tener en alguna ciudad de otro departamento de Colombia, y se terminan vendiendo a estas estructuras delincuenciales, unos por dinero y otros por temor.

Otra cosa preocupante es que la población en numerosas ocasiones se ha volcado en contra de la fuerza pública cuando estos van a llevar a cabo una orden judicial y la ciudadanía responde contra la autoridad protegiendo a los delincuentes. Esto es algo díscolo que habla de un fallo total del sistema, y que no es culpa de un presidente, gobernador o alcalde, es culpa de la sociedad. Las reglas de tránsito son violadas constantemente en Bello.

La administración no puede ponerle un policía a cada ciudadano, de tal manera que lo que se está viviendo en el municipio del norte del Valle de Aburrá, aunque lo quieren vender como un problema exclusivo de ese lugar, es que el reflejo de lo que es Colombi, solo que se nota de una manera mucho más álgida por el tamaño de Bello, características de sus habitantes y por la fama que se le ha creado a este municipio desde hace muchos años.

Si el Estado colombiano no mejora los elementos mencionados al inicio de este artículo, ni Bello ni otra ciudad del país van a lograr avanzar en la lucha contra la delincuencia y otorgarle seguridad a sus ciudadanos. Y sobre todo, si los ciudadanos no se ponen del lado correcto de la historia, las cosas no van a mejorar.