¿Qué separa a Petro y a Duque?

Confidenciales 360


Los dos aspirantes a la primera magistratura de la Nación son tácitamente como el agua y el aceite, como el día y la noche, o por lo menos eso eran hasta el 27 de mayo, de ahí para acá han ido alivianando sus posturas y han querido acercarse más a una opción de centro.

Sin lugar a dudas, la paz con las Farc es un tema fundamental, de igual manera con el Eln. Iván Duque dice que el no va a hacer trizas ni acabar los acuerdos de paz, sino que los pondrá en rigor y se cumpla todo lo que allí se pactó, no sin antes realizar uno ajustes, ajustes en temas de prisión efectiva, en que la persona que delinca no se pueda salir por la tangente, en ponerle orden a ese proceso de paz que se firmó. Por su parte, Petro cree que como están firmados se puede implementar y que no son necesarios los cambios.
Duque ha dicho que habrán modificaciones que permitan tener una paz creíble, sostenible y cimentada en la justicia, y por lo tanto, aunque lo quieran hacer parecer distante, nadie está hablando de acabar el acuerdo de paz, pues solo son modificaciones sustanciales.
En el tema de drogas es importante recordar que Colombia es el primer productor de cocaína en el mundo. Iván Duque hasta determinado momento creyó en la dosis mínima y presentó un proyecto en el Congreso, incluso, a favor de ella. Luego cuando salió ungido como candidato del Centro Democrático y recibió algunas críticas por eso, fue al Congreso a retirar el proyecto de ley de inmediato.
En este punto Duque a nivel técnico ha dicho que reanudaría la aspersión aérea, con un herbicida distinto al glifosato. Petro dice que la lucha antidrogas fracasó y lo que se debe hacer es convencer al campesinado de sembrar otro tipo de cosas.
Además, él seguirá con sus centros médicos para consumidores y no estigmatizará ni meterá en prisión a quienes los consumen, sino rehabilitarlos, no tratarlos con policías sino con médicos. Iván Duque dice que va a aumentar la severidad contra las personas que cargan dosis mínimas, pues dicen que son para ellos pero la verdad es que son jíbaros y esto ocurre en todo el país.
A nivel económico, Duque apuesta por tener el modelo que tenemos actualmente; buscará sosternerlo, privar, como siempre, de llegar al país a un comunismo o un socialismo, cree en el libre mercado, la propiedad privada, la inversión extranjera, ha dicho que prefiere un Estado pequeño y austero aunque no ha dicho qué va a recortar y qué no, por el contrario, ha dicho que no eliminará ningún ministerio y ahí se contradice.
Duque siempre ha sido muy enfático en impulsar el desarrollo de las industrias creativas y dice que bajaría impuestos a las empresas para que generen más empleos y mejores salarios, aunque no ha hablado de porcentajes.
Petro, por su parte, ha dicho que todo su programa tiene una transición para dejar de depender del petróleo y la minería, pero este no será de inmediato sino que será paulatinamente, sustituyendo la energía fósil por la solar.
La propuesta de gravar los latifundios o grandes extensiones de tierra improductiva ha sido polémica, pero lo que ha dicho que es hay mucha tierra concentrada en muy pocas manos que no se está usando. Por eso busca que las personas, o exploten esa tierra o que se la vendan al Estado.
Por último, los separa un modelo de pensar, no solo a ellos, sino también a sus electores. Unos creen que los ricos son malos, otros creen que los políticos son los culpables de todas las desgracias del país, otros consideran que la izquierda es dañina; muchos argumentos, unos serios y otros menos profundos que ya han sido escuchados hasta el cansancio, pero que sí plantean un escenario del día y de la noche para todos los electores, por lo cual, aunque puede ser más fácil decantarse por una opción, va a resultar más polarizante.