¿Quién puede acabar con la tiranía en Nicaragua y Venezuela?

Por: Redacción 360 Radio


Aunque en el último año han ocurrido cambios positivos en el mundo, en términos de avances hacia la democratización o la estabilización de algunas sociedades, o por el retorno de un orden democrático y favorable a las libertades, en otros países la destrucción del Estado de Derecho y la consolidación del totalitarismo se han acelerado.

Entre tanto, Nicaragua y Venezuela van en la dirección contraria: las dictaduras orteguista y chavista han conseguido atornillarse en el poder, en un proceso similar de disolución de las instituciones, represión de las libertades económicas, civiles y políticas de los ciudadanos, estatización de todos los ámbitos de la vida social y supresión del debate político. En Nicaragua, las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega y Rosa Murillo, que iniciaron el 18 de Abril, se han saldado con más de 350 personas fallecidas en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, o en ejecuciones por parte de organizaciones paramilitares, de acuerdo con los reportes de organismos como la Asociación Nicaragüense por los Derechos Humanos y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que agrupa a movimientos y líderes de oposición. Las manifestaciones en Managua, Masaya, Diriomo, Niquinohomo y Diriá, como las de Venezuela en 2017, también multitudinarias, persiguen el mismo objetivo: el fin de la dictadura. Sin embargo, los gobernantes del mundo democrático no han despertado y parecen sustraídos de la realidad, pues solo hacen llamados a la concertación, al diálogo y al entendimiento entre las partes.

Desde afuera perciben a las partes como iguales, establecen una equidistancia moral y política entre éstas, para evitar comprometerse con una solución seria y definitiva. Con la habitual tibieza que caracteriza a los líderes europeos y a los oficiales de organizaciones intergubernamentales como la ONU, el ministro de Relaciones Exteriores de España, Josep Borrell, se limita a expresar que la situación de Nicaragua está pasando de mal a peor, como ya en tragedias anteriores lo han hecho sus homólogos.

En el decenio de 1990, los conflictos violentos sucedidos en Ruanda, República Democrática del Congo y otros países africanos, condujeron a la muerte de cientos de miles de civiles. Solo en Ruanda, en 1994, fueron asesinadas 800.000 personas, pero en el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de las Naciones Unidas hicieron esfuerzos ingentes para omitir cualquier referencia al genocidio. Ya en ese tiempo se puso en evidencia el fracaso de los estados y su incapacidad para resolver problemas contemporáneos como la violencia intraestatal. No obstante, en el conflicto de Sierra Leona la experiencia fue diferente: después de que la guerrilla del Frente Revolucionario Unido prácticamente tenía controlado el país, la intervención de Executive Outcomes, una compañía militar privada sudafricana, puso fin al asedio terrorista y restableció el orden. Trescientos cincuenta efectivos de EO derrotaron a alrededor de diecisiete mil integrantes del FRU, logrando lo que la comunidad internacional fue incapaz de hacer. Esta lección podría aplicarse a nuestra época, como lo plantea Peter Singer en Guerreros Corporativos: El Ascenso de la Industria Militar Privatizada (Corporate Warriors: The Rise of the Privatized Military Industry), y organizaciones del corte de Executive Outcomes, dominantes en el mercado actual de la fuerza privada, con la experiencia, recursos y capacidad logística suficiente, conseguirían en tiempo record poner fin a tiranías como la de Daniel Ortega o Nicolás Maduro. Por ahora, todos seguirán pasivos o invitando a la celebración de elecciones anticipadas.

360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

Hoy en 360 Radio necesitamos más que nunca la colaboración de nuestros seguidores para seguir al aire. Si eres lector de 360 Radio, de la Revista 360, oyente de 360 Radio en Todelar Antioquia o simplemente quieres apoyar un medio de comunicación ante la crisis que enfrentamos por la pandemia, este es el momento.

El impacto del coronavirus ha causado una pérdida significativa en la publicidad, nuestro soporte económico para seguir operando y brindar la mejor información en el momento más oportuno.

Hemos recibido cancelaciones masivas de inversión que afectan nuestro propuesto, capacidad de trabajo y poder mantener el empleo de nuestros colaboradores, a quienes necesitamos y es nuestro deseo que permanezcan demostrando su valentía ante la difícil coyuntura.

Por esto, puedes donar desde $5.000 cuantas veces lo desees, para que juntos lograremos llevar la información más completa de lo que pasa en Colombia y el mundo.

Quiero Ayudar