¿Es viable reabrir cines, restaurantes y gimnasios con el 30% de aforo?

Desde estos sectores se considera que, aunque poco, podría significar mucho el abrir estos establecimientos con una capacidad máxima del 30% del total de aforo.


Por: Redacción 360 Radio

Uno de los retos más grandes para las administraciones municipales y para las alcaldías como tal a lo largo y ancho en los más de 1.100 municipios del país, será controlar cómo los establecimientos respetan y regulan la ocupación del comercio en porcentajes que no representen aglomeraciones y permitan mantener una distancia social recomendada de 2 metros.

Sin embargo, en el caso de las ciudades principales del país e intermedias, que es en donde funcionan el mayor número de gimnasios, restaurantes y de cines, esta propuesta que ha sido contemplada, por ejemplo en España para las diferentes comunidades que van avanzando en las fases planteadas por el Gobierno de Pedro Sánchez, les ha permitido tener un alivio para mitad de año e ir teniendo más oxígeno en esa bombona.

Para lo que respecta a los restaurantes, la sola venta de los domicilios, a los que más les está permitiendo vender les está permitiendo tener ventas entre el 50% y 60% de lo que vendían antes, mientras que a los que más mal les está yendo, y están considerando cerrar operaciones, apenas alcanzan un 33%.

Desde los restaurantes han considerado que la apertura controlada, regulada y verificada a través de plataformas tecnológicas o de efectivos de la policía, etc., podría ayudarles a incrementar las ventas entre un 28% y un 45%, lo que les permitiría alcanzar entre 76% y 80% de las ventas, lo que les ayudaría a sobrevivir y mantener algunos empleos.

En cuanto a los cinemas, los principales operadores de cine que están en Colombia, Cinemark y Cine Colombia, además de otros más intermedios como Royal Films, Cinépolis o Procinal, también llevan dos meses sin operaciones.

Cine Colombia fue la primera empresa de este gremio en cerrar sus operaciones y es más que obvio que han tenido un perjuicio ante el cierre continuo.

Insistimos, en el caso de modelos europeos, las aperturas de estas salas también están controladas con aforos del 30% y 40%, dejando hasta 3 sillas por cada persona y se toman la temperatura al ingreso de los cines, algo que también se plantea para los restaurantes.

El eslabón más débil de la cadena, los gimnasios, son los que a la luz de hoy día la tienen más difícil para poder abrir sus operaciones.

Y es que precisamente, no todos los gimnasios en Colombia tienen espacios generosos; por el contrario, en los últimos años la moda fue la construcción de gimnasios pequeños y de circuitos muy personalizados, pues esta corriente estaba teniendo bastante auge y favorabilidad entre las personas que estaban cansadas de los gimnasios tradicionales.

De manera que el control de temperatura sería prerrequisito indispensable para el ingreso a un gimnasio. En segundo lugar, sería obligatorio el uso de antibacterial, alcohol y toallas, además de establecer un aforo máximo, e incluso, un pico y cédula para los usuarios.

Aunque los canales de transmisión del contagio del virus están establecidos claramente y al parecer ya definidos por la misma OMS, para algunos el sudor puede ser también fuente de transmisión del virus.

Sin embargo, lo que piensan los empresarios de los gimnasios es que, si se garantiza que entran personas sin temperaturas mayores a 37 grados, o sea sin fiebre, personas que se distancien de las máquinas y que el aforo de estos centros de entrenamiento sea máximo del 35%, además de que se tenga personal sanitario que limpie las máquinas cada vez que alguien termine de usarlas, podrían reabrir.

De lo contrario, los gimnasios ven pesimistamente que su apertura no pueda ocurrir, incluso, hasta el 2021.