- Advertisement -
Inicio Opinión Columnas REFORMA TRIBUTARIA 4.0

REFORMA TRIBUTARIA 4.0

El Carrasco
Foto: 360 Radio
- Advertisement -

Después del fracaso de la Reforma Tributaria radicada en el Congreso por el Gobierno Nacional y que tras el estallido social del pasado 28 de abril tuvo que ser retirada de manera forzosa, llega ahora una nueva iniciativa, la cual ha sido bautizada con el eufemismo de proyecto de ley inversión social.


Por: Guillermo García Realpe


Este proyecto, que ya empezó su trámite en el Congreso de la República, no es más que una nueva reforma tributaria versión 4.0, eso sí, menos agresiva que la anterior, porque esa, sí que no dejaba a títere con cabeza. De todas formas, una conquista social de los promotores del paro, y de todos quienes hicimos oposición a esa iniciativa, es que se lograron tumbar varios puntos álgidos, que iban a afectar de manera drástica el bolsillo de los colombianos y sobre todo de las familias más vulnerables.

Por ejemplo, la actual reforma deja intacto el IVA, no se tocarán las pensiones y tampoco aumentará el número de personas que declaran renta, estás, eran entre otras; varias de las preocupaciones que tenían los colombianos. Por lo menos, en ese sentido, celebramos que, desde el Ministerio de Hacienda hayan comprendido el mensaje de los ciudadanos. Sin embargo, en aras de blindar a la clase media, el proyecto dice que no va a tocar el IVA, pero falla al no tener en cuenta que dicho impuesto ya es regresivo con los pobres, como bien lo aseguran varios expertos.

En últimas es que, a ningún país del mundo, excepto al nuestro, se le ocurriría subirle el precio a la comida en épocas tan difíciles en materia económica, como las que vivimos hoy por cuenta de la pandemia, aquí lo propusieron en la fallida reforma tributaria del primer semestre y gracias a la presión ciudadana se logró su desmonte.

- Advertisement -

DEL MISMO AUTOR: La CIDH tiene razón

Ahora bien, el recaudo será inferior a la reforma inicial, se plantea ahora recaudar 15,2 billones de pesos que saldrán básicamente de la austeridad en el gasto público, lucha contra la evasión de impuestos, otros impuestos como la tarifa de renta corporativa que queda en 35%, descuento del ICA queda en 50% y una sobretasa de 3 puntos en renta del sector financiero hasta 2025.

Foto: Guillermo García

En temas sociales, la nueva propuesta, hay que reconocerlo, trae algunos ingredientes interesantes como el de mantener el Ingreso solidario, se propone ahora extenderlo hasta diciembre de 2022, beneficiando a 4,1 millones de hogares y 14,3 millones de personas, lo que representa un costo de  $2,1 billones para este año y $6.6 billones para 2022.

Sin embargo, hay quienes seguimos insistiendo que la solución más expedita es la de apostarle a la Renta Básica Mensual, que permitiría a más de 30 millones de colombianos, tener una ayuda económica del gobierno nacional equivalente a un salario mínimo, que se financiaría con un impuesto al patrimonio, a los ricos de Colombia que tengan un patrimonio líquido superior a 3500 millones de pesos. Sí a la Renta Básica Mensual, pero financiada con el impuesto al patrimonio, el impuesto a la riqueza en Colombia. Eso ayudaría a dinamizar la economía, al tiempo que les daría un soporte económico a millones de colombianos que en estos momentos la están pasando mal.

También es importante señalar que el gobierno, a través del Departamento Nacional de Planeación, debe emprender una revisión a fondo del actual SISBEN IV, que excluyó a miles y miles de colombianos y que con la pandemia su situación socioeconómica se agudizo y dejaron de percibir importantes subsidios en temas de gas y de otros servicios públicos, el permitir un nuevo censo y la revisión en las bases de datos, para incluirlos de nuevo, les daría también un respiro a miles de compatriotas.

DEL MISMO AUTOR: La derecha de Miami

Sin duda, los próximos gobiernos tendrán que hacer reformas estructurales más adelante. Una de las razones, según las últimas cifras oficiales es que casi medio país está sumido en la pobreza, flagelo que ya se ubica en 42% y cuya situación se agudiza y es más evidente en los hogares de Bogotá, ahora imaginen los hogares de la Colombia profunda, marginal y excluida.

De todas formas, el panorama no es nada alentador, en el componente fiscal es complejo lo que se avizora, el Bando de la República ha destacado que, se necesitaría un ajuste fiscal adecuado para mantener una política monetaria anticíclica. A eso se suma la pérdida de Colombia del grado de inversión, lo cual tardará años en recuperarse.

Ojalá que el gobierno cumpla con lo prometido en esta reforma, de ajustarse el cinturón, de ahorrar en gastos innecesarios, de fortalecer la inversión social y la reactivación de la economía y el aparato productivo, de apretar a los ricos y megáricos de este país, de combatir a fondo la evasión y a ser solidario con los colombianos más vulnerables, solo así podremos decir que es una Ley de Inversión Social, de lo contrario, nos quedaremos ante un nuevo fracaso.

@GGarciaRealpe

- Advertisement -
Salir de la versión móvil