¿Representa Gustavo Petro un peligro para Colombia?

Foto: lasdosorillas.com

El país ha asistido a una serie de alertas muy serias, desde hace años, sobre un eventual gobierno del líder progresista colombiano.


Por: 360 Radio

Todo deber de un medio de comunicación es contrastar fuentes, contrastar verdades, refutar mentiras y tener las dos caras de la noticia, pero también se debe hacer un rastreo drástico, técnico y riguroso a todas las declaraciones que se han hecho a lo largo de la vida pública de las personas y son cosas que no se pueden borrar.

Sobre si es un peligro o no es un peligro que Gustavo Petro llegue a la Presidencia de Colombia, será cada colombiano el que lo defina, pero por otro lado hay que anotar que existen colombianos que se sienten cómodos con la ideología de izquierda, con los postulados marxistas – leninistas, con la redistribución de la riqueza, con la estatización de las empresas, con un mercado proteccionista, con mercados cerrados, asistencia gratuita en distintos frentes de la sociedad, entre otros.

360 ha analizado si Petro representa ese peligro del que están hablando para el país y hemos llegado a las siguientes conclusiones:

1. Dar educación gratuita a todos los jóvenes de Colombia, a todas las personas, son ideas loables pero utópicas, imposibles de alcanzar y ejecutar con sostenibilidad porque faltarían recursos y estos vienen del pago de impuestos de las empresas, pero las empresas, debido al incremento de los impuestos que propone el candidato de la Colombia Humana, van a tener tres salidas: irse del país, cerrar o tratar de aguantar hasta quebrarse, porque ya de por sí los impuestos son muy altos en Colombia.

2. Se ha demostrado con el tiempo que las sociedades en que el asistencialismo opera 100% terminan siendo perezosas, ineficientes y completamente vagas. Además, la misma naturaleza del hombre necesita ánimos de trabajar, de esforzarse y luchar por las cosas, que unos lo sientan más que otros, puede pasar, pero lo que manda por lo general a las personas es ese esfuerzo por lograr y conseguir las cosas.

3. A nivel de seguridad, Petro dice que con él va a haber ciudades seguras porque dará educación gratuita a todos los jóvenes de las comunas y así terminará la ilegalidad. Pero él desconoce que hay seres humanos que nacen dedicadas y con voluntades a trabajar en la ilegalidad, hay personas que son ladronas porque lo son, que son sicarios porque les gusta, que hacen el mal porque les da placer. No siempre es cierto que por falta de oportunidades existan ilegales.

Ahora, que la educación sea un gran factor, sí, pero la educación tiene que llegar a atender todas las necesidades y a todas las personas, de la mano de unos pagos diferenciados por cada ciudadano que tienen que pagarse.

En Colombia se ha avanzado en educación, pero no en educación de calidad, la cual se tiene que mejorar especializando docentes y cambiando la metodología de educación.

4. Gravar tierras improductivas puede tener un fin muy justificable y muy cierto, pero el medio no es el correcto. Pero es claro que el gobierno tiene que evidenciar y poner en contexto, dar a conocer todas las tierras que tienen las personas, explicando cómo eso está perjudicando el desarrollo agropecuario del país.

También, el gobierno debe hacer ofertas públicas sin ninguna asomo o fantasma de expropiación, pues Colombia tiene que reactivar el agro y potenciar su campo, pero hoy el país no tiene ningún aliciente para que los jóvenes sean campesinos y hoy todos quieren ir a sobre poblar las ciudades.

Gustavo Petro podrá llegar a ser un presidente que acabe con muchas cosas de una manera eficaz y contundente, pero para para construir es que tendrá problemas, así lo demostró en la Alcaldía de Bogotá, pues es un persona que cambia muy seguido de opinión y así lo ha demostrado en la campaña: habló de constituyente y ya dice que no, habló de expropiación y ahora dice que no. Es una persona que no es fácil de leer.

Petro, en el fondo, tiene un resentimiento con las clases favorecidas del país y eso es peligro en cualquier sociedad. Él ha alimentado un discurso de odio, de lucha entre pobres y ricos que hace mucho tiempo está mandado a recoger.

Lo que sí representa Petro es un salto al abismo en donde no se sabe qué va a pasar y esa incertidumbre puede terminar de mandar a Colombia a hueco del que difícilmente salga.