miércoles, febrero 1, 2023
More

    La salud de los colombianos no es un botón de On y Off

    Nuestra editorial del martes 24 de enero hace énfasis en la importancia de un correcto y óptimo debate sobre la Reforma a la Salud en Colombia.


    - Advertisement -

    EDITORIAL

    Esto no se puede tornar en un debate personal en contra o apoyando a Carolina Corcho, ministra de Salud. Primero se debe despersonalización el debate sobre la salud por una razón fundamental y es que la salud de los colombianos no tiene un botón de On y Off que funciona para resetear el sistema, sino que es una construcción de años, un tejido de muy largo aliento que no solamente se basa en redes de información o en bases de datos. 

    Tampoco en localización, en la simetría de todo lo que el sistema hoy en día conoce como perfil empírico de los colombianos, aspecto que ayuda a lo que tanto Petro ha hablado y la misma Carolina Corcho. Entonces, el secreto de esto está en que caminemos y trabajemos en lo que estamos de acuerdo y en lo que funciona hay que dejarlo y lo que no funciona tan bien pues se tiene que corregir. 

    El mejor indicador para el debate de la Reforma a la Salud va a ser la calidad, la integridad y el nivel de respeto y madurez con que se dé, porque si acá se debate con ideologías políticas pues no va a salir bien. Este es el principal llamado que se hace desde este medio de comunicación para hacer varias reflexiones. 

    Es muy irresponsable por no decir inmaduro, que quienes no vivieron los rigores del sistema de seguros sociales quieran ahora reformar el sistema de salud, que es lo que pasa con gran parte de la juventud colombiana pues tienen 18-22 años, nacieron en coche en un país distinto al que había antes de ellos y les encanta la palabra ‘reformar’, ‘reconstruir’, eliminar. Hay que pedirles mesura y al Gobierno que escoja bien las personas que van a mirar, analizar y a ser voceros de este debate. 

    El mejor y mayor ejemplo que puede tener Colombia para evaluar su sistema de salud lo acabamos de tener hace 2 años y es el Covid. ¿Cómo reaccionó Colombia y cuánta gente murió en los parques o filas esperando? ¿Cuánta gente hoy no tiene vacuna porque no hay disponibilidad de vacunas? ¿Cómo fue la atención del sistema de salud tanto en capitales como en los municipios más recónditos? Esa es la gran evaluación que hay que hacer porque si nos comparamos con otros países en definitiva a Colombia le fue bien y eso es una realidad. 

    Otra reflexión es que son más, y estamos seguros de eso, en que si mañana llamaran a un referendo a preguntarle a los colombianos si cambiarían su sistema de saluda actual por otro, serían más los que votan por el no cambio a los que votan por sí cambio, porque si bien no todo es perfecto, son más las personas a las personas que les ha ido bien con el actual sistema de salud y obviamente a los que les ha ido mal hay que escucharlos y pedirles a que ayuden a mejorar el sistema. Quizás la principal y más recurrente queja es que no hay citas, ese puede ser el mayor tópico de quejas en Colombia. 

    El Gobierno anterior eliminó muchas EPS que no estaban sirviendo y redireccionó a millones de usuarios a las ya existentes, lo que colapsó el servicio de muchas EPS que no tenían infraestructura necesaria para atender a estas nuevas personas. Pero entonces cómo se mejora el tiempo, pues es algo que al reforma debe tratar, pero en Colombia donde son muy pocos los que aportan al sistema de salud a través de distintos tributos como la retención, pues esas personas a cuántos colombianos les está permitiendo acceder al sistema. 

    Serían incontables e infinitos los testimonios que se pueden recaudar de colombianos a los que los tratamientos y procedimientos les costaban 2 mil o 4 mil millones y terminaban pagando menos de lo que vale la mínima de un taxi y otros menos que una cuenta de servicios mensual. No creemos que a esa gente les afecte, sobre todo la más favorecida, porque han sido atendidos siempre. 

    Hay tres puntos que creemos que la reforma a la salud tiene que revisar. Primero, hospitales públicos pues se han convertido en focos de clientelismo político y corrupción, pero la pregunta pasa si lo van a permitir los mismos congresistas que son los que tienen esos controles de esos hospitales. Segundo, que la salud llegue a todos los 1.104 municipios que tiene Colombia porque no solo debe funcionar en las ciudades capitales. 

    Y tercero, que las deudas con las IPS, hospitales y demás pues simplemente tengan una mayor regulación y vigilancia por parte de alguna entidad que el Ministerio de Salud mencione para velar por esa salud financiera y así no se presenten abusos que puedan ocurrir.

    Lea también: “Los recursos están aumentando para garantizar funcionamiento y más cobertura en Educación Superior”: Ministro Alejandro Gaviria

    360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

    ¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

    Quiero Ayudar
    spot_img

    Nuestra editorial del martes 24 de enero hace énfasis en la importancia de un correcto y óptimo debate sobre la Reforma a la Salud en Colombia.


    - Advertisement -

    EDITORIAL

    Esto no se puede tornar en un debate personal en contra o apoyando a Carolina Corcho, ministra de Salud. Primero se debe despersonalización el debate sobre la salud por una razón fundamental y es que la salud de los colombianos no tiene un botón de On y Off que funciona para resetear el sistema, sino que es una construcción de años, un tejido de muy largo aliento que no solamente se basa en redes de información o en bases de datos. 

    Tampoco en localización, en la simetría de todo lo que el sistema hoy en día conoce como perfil empírico de los colombianos, aspecto que ayuda a lo que tanto Petro ha hablado y la misma Carolina Corcho. Entonces, el secreto de esto está en que caminemos y trabajemos en lo que estamos de acuerdo y en lo que funciona hay que dejarlo y lo que no funciona tan bien pues se tiene que corregir. 

    El mejor indicador para el debate de la Reforma a la Salud va a ser la calidad, la integridad y el nivel de respeto y madurez con que se dé, porque si acá se debate con ideologías políticas pues no va a salir bien. Este es el principal llamado que se hace desde este medio de comunicación para hacer varias reflexiones. 

    Es muy irresponsable por no decir inmaduro, que quienes no vivieron los rigores del sistema de seguros sociales quieran ahora reformar el sistema de salud, que es lo que pasa con gran parte de la juventud colombiana pues tienen 18-22 años, nacieron en coche en un país distinto al que había antes de ellos y les encanta la palabra ‘reformar’, ‘reconstruir’, eliminar. Hay que pedirles mesura y al Gobierno que escoja bien las personas que van a mirar, analizar y a ser voceros de este debate. 

    El mejor y mayor ejemplo que puede tener Colombia para evaluar su sistema de salud lo acabamos de tener hace 2 años y es el Covid. ¿Cómo reaccionó Colombia y cuánta gente murió en los parques o filas esperando? ¿Cuánta gente hoy no tiene vacuna porque no hay disponibilidad de vacunas? ¿Cómo fue la atención del sistema de salud tanto en capitales como en los municipios más recónditos? Esa es la gran evaluación que hay que hacer porque si nos comparamos con otros países en definitiva a Colombia le fue bien y eso es una realidad. 

    Otra reflexión es que son más, y estamos seguros de eso, en que si mañana llamaran a un referendo a preguntarle a los colombianos si cambiarían su sistema de saluda actual por otro, serían más los que votan por el no cambio a los que votan por sí cambio, porque si bien no todo es perfecto, son más las personas a las personas que les ha ido bien con el actual sistema de salud y obviamente a los que les ha ido mal hay que escucharlos y pedirles a que ayuden a mejorar el sistema. Quizás la principal y más recurrente queja es que no hay citas, ese puede ser el mayor tópico de quejas en Colombia. 

    El Gobierno anterior eliminó muchas EPS que no estaban sirviendo y redireccionó a millones de usuarios a las ya existentes, lo que colapsó el servicio de muchas EPS que no tenían infraestructura necesaria para atender a estas nuevas personas. Pero entonces cómo se mejora el tiempo, pues es algo que al reforma debe tratar, pero en Colombia donde son muy pocos los que aportan al sistema de salud a través de distintos tributos como la retención, pues esas personas a cuántos colombianos les está permitiendo acceder al sistema. 

    Serían incontables e infinitos los testimonios que se pueden recaudar de colombianos a los que los tratamientos y procedimientos les costaban 2 mil o 4 mil millones y terminaban pagando menos de lo que vale la mínima de un taxi y otros menos que una cuenta de servicios mensual. No creemos que a esa gente les afecte, sobre todo la más favorecida, porque han sido atendidos siempre. 

    Hay tres puntos que creemos que la reforma a la salud tiene que revisar. Primero, hospitales públicos pues se han convertido en focos de clientelismo político y corrupción, pero la pregunta pasa si lo van a permitir los mismos congresistas que son los que tienen esos controles de esos hospitales. Segundo, que la salud llegue a todos los 1.104 municipios que tiene Colombia porque no solo debe funcionar en las ciudades capitales. 

    Y tercero, que las deudas con las IPS, hospitales y demás pues simplemente tengan una mayor regulación y vigilancia por parte de alguna entidad que el Ministerio de Salud mencione para velar por esa salud financiera y así no se presenten abusos que puedan ocurrir.

    Lea también: “Los recursos están aumentando para garantizar funcionamiento y más cobertura en Educación Superior”: Ministro Alejandro Gaviria

    Ultimos articulos

    Lo más leido

    Mantente al día con las noticias

    de Colombia y el Mundo, de la mano de

    360 Radio Colombia

    Suscríbete a nuestro Newsletter

    Correo electrónico