Samuel Hoyos comienza su proceso para la Alcaldía de Bogotá

Foto: Twitter/SamuelHoyosM

Confidenciales 360


El excongresista del Centro Democrático ha iniciado desde el pasado fin de semana su carrera para buscar el aval del Centro Democrático para poder postularse a la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Este aval, al parecer, se entregará con el mismo mecanismo utilizado en la elección de Iván Duque como candidato presidencial y que también se utilizaría para la Alcaldía de Medellín, y es a través de una serie de encuestas internas.

Estas encuestas son contratadas por las directivas del Centro Democrático y dictan sus sentencias de acuerdo a las mediciones que hacen, y en teoría el partido va descartando a los aspirantes que obtienen las menores calificaciones.

Ahora, compiten con Samuel Hoyos, la concejal de Bogotá por esa misma bancada Ángela Garzón, hija del exvicepresidente del Gobierno de Juan Manuel Santos, Angelino Garzón, y Diego Molano, exfuncionario del anterior Gobierno y actual concejal de la capital por el mismo partido.

Hoyos arrancó su carrera por el aval desde el cerro de Monserrate, con lo que él catalogó como la mejor vista de Bogota. Él ha dicho que se siente orgullo de ser bogotano y que buscará evitar que llegue de nuevo el populismo y la demagogia a la capital.

Samuel Hoyos tiene un gran desafío y es evitar que la izquierda recupere un bastión que siempre ha tenido, que en la última oportunidad no la conservó por el escándalo de Samuel Moreno, pero que sin lugar a dudar, ante la mala imagen de Enrique Peñalosa es una corriente favorita para volver a la Alcaldía Mayor.

Así que Hoyos tendrá que convencer no solamente a la derecha bogotana, eso implica Partido Conservador, partidos como Cambio Radical y facciones liberales, sino que también tendrá que buscar el centro, que será el más disputada por candidatos de izquierda, quienes se autodenominen de centro y los que salgan como tercerías.

Hoyos espera que el Centro Democrático actúe en consecuencia y consonancia con lo que significa ser campaña, donde es necesario que el presidente Duque haga una gran labor este año y pueda permitir que la bancada uribista llegue, por lo menos, en primera instancia a ocupar los primeros puestos en las encuestas para convertirse realmente en una opción de poder y luego competir con candidaturas como la de Antonio Navarro, Claudia López o en últimas con una sorpresa como la de Germán Vargas Lleras o algún exconcejal de la ciudad.