Se acabó el ‘Tío Rico’: el cambio de filosofía empresarial de la Organización Ardila Lülle está afectando a Atlético Nacional

Los resultados deportivos de Atlético Nacional tienen causas directas desde lo administrativo y lo empresarial.

Compartir

Atlético Nacional cumplió 77 años de historia hace pocos días, uno de los equipos del país con más títulos e hinchada de Colombia, sin embargo, se ha visto sumergido en una serie de crisis posterior a la consagración en la Copa Conmebol Libertadores de 2016, hasta tocar lo que pareciera un punto máximo en este año 2024.

La muerte de Carlos Ardila Lülle fue un punto clave en lo que hoy ha resultado la crisis de Atlético Nacional. Desde este momento, hubo reuniones familiares en las que se ponía sobre la mesa distintos panoramas empresariales de lo que se iba a hacer tras el fallecimiento del padre, aunque antes de que muriera ciertas de estas reuniones se venían realizando por fuera de Colombia, era cierto que mientras Carlos viviera pues había cosas que no se mencionan y no se iban a tocar, como Atlético Nacional.

Es importante destacar del contexto familiar que Carlos Ardila se casó con María Eugenia Gaviria, quien se convirtió en la madre de los cuatro hijos del empresario. María Eugenia, María Emma, José Antonio y Carlos Julio. No es secreto que desde hace varios años, tanto José Antonio como Carlos Julio empezaron a involucrarse directamente con la administración de algunas de las compañías que pertenecen a la organización Ardila Lülle. 

Lea también: Federico Gutiérrez presentó el Plan de Desarrollo de Medellín con una inversión aproximada de $40 billones

A la vez, es relevante subrayar que Antonio José Ardila, quién desde 2019 se desempeña como embajador de Colombia ante Reino Unido, es egresado de Harvard y tiene un MBA de la Universidad de Miami, él se ha interesado por liderar organizaciones como Postobón, Peldar y la Central Cervecera de Colombia. Antonio José, es padre de nada más y nada menos que Carolina Ardila, uno de los personajes que presuntamente tiene myor influencia no solo en las decisiones administrativas del club sino en lo que en lo deportivo concierne. 

Carlos Ardila Lülle - Organización Ardila Lülle
Carlos Ardila Lülle – Organización Ardila Lülle

Respecto a las empresas de la Organización, la lista no es corta, pero bajo el poder de este grupo se encuentran empresas como Postobón, empresa que está presente en categorías como gaseosas, aguas, jugos, hidratantes, energizantes y tés, y cuenta con un portafolio de más de 35 marcas y 250 referencias. 

En la lista están también negocios en la parte automotriz, como Los Coches, con marcas como Volkswagen, Ford, Renault, Hyundai, Volvo, Audi, Seat, Peugeot, Jeep, Dodge, Ram, Fiat, Morris Garages y Maxus, entre otros.

Además, tiene la administración de Nutrium, dedicada a la producción de alimentos, y la Compañía Iberoamericana de Plásticos (Iberplast S. A.), enfocada en la fabricación y comercialización de envases y empaques. Sumado a la Central Cervecera de Colombia S. A. S. (CCC), una sociedad entre Postobón y la empresa chilena Compañía Cervecerías Unidas (CCU).

No se puede dejar de lado que la organización es dueña de varios ingenios azucareros. Entre ellos destaca Incauca, en el que se pueden encontrar azúcares, endulzantes, dulcería como Doña Guayaba, abono orgánico como Biocane, alcoholes e insumos industriales. 

Le puede interesar:  Procuraduría investiga presuntas irregularidades en contratos de la Secretaría de Comunicaciones en la administración de Quintero

Y por último, y no menos importante, la organización es dueña de algunos medios de comunicación como RCN Televisión y RCN Radio. En esta última se incluyen emisoras como La Mega, La FM, Radio Uno, El Sol y La Cariñosa, entre otras.

Carlos Ardila Lülle fue una de las personas que se aferraba a sus cosas, por ejemplo le dolió vender Coltejer aunque luego lo celebró con júbilo; pero su muerte trajo consigo una reorganización y de las principales conclusiones a las que llegó la familia es mirar “cómo ser sostenibles financieramente”, lo que implicó una revisión clara del Core Business para apuntar hacia donde querían ir, esa fue una de las discusiones. 

Carolina Ardila, directiva de Atlético Nacional
Carolina Ardila, directiva de Atlético Nacional

Aquí entra a jugar un papel clave en Atlético Nacional la cuestionada Carolina Ardila, quien su principal argumento tras llegar a importante cargo directivo del equipo es debía funcionar como cualquier otra empresa sostenible financieramente, argumentando que se debía dejar de subsidiar y quitar la figura de ver a Atlético Nacional como el equipo más rico del país, pero rico por los subsidios que entregaba la organización. 

¿Cómo lo subsidiaban? 

Uno de los ejemplos más claros fue la sede de Atlético Nacional en Guarne, un terreno donado por Postobón, otro ejemplo claro es cuando Carlos Ardila Lülle montó una especie de economía circular en la que garantizaba que todo lo que necesitaba se iba a usar pero creándolo y así garantizar paso de dinero “de un bolsillo a otro”. 

Como no mencionar las estadías del equipo profesional en hoteles de la cadena Dann Carlton, de las cuales también son dueños los Ardila en Bogotá, Medellín, Cali, Ibagué; los cubre seguros Aress, transporte de ellos mismos, Postobón pagaba un patrocinio anual multimillonario que garantizaba el funcionamiento del equipo. 

Entonces, Carolina Ardila toma decisiones que cortan de raíz este tipo de subsidios impulsando a que Nacional se convierta en una empresa sostenible. Una de estas decisiones que Postobón deja de ser el patrocinador principal de Nacional por lo que pierde su marca en la camiseta del equipo, sumado a la petición que hizo al equipo de buscar patrocinios, vender jugadores, comprar jugadores más baratos. 

Todas estas decisiones que han buscado que Nacional sea sostenible financieramente han hecho que se recorten presupuestos en otras áreas como, por ejemplo, Los del Sur (barra brava de Nacional), que recibían dinero anualmente para acompañar al equipo y, por supuesto, no se debe dejar de lado lo que ocurrió con los derechos de televisión que bien o mal afecta a equipos grandes como Nacional por la cantidad mínima de ingresos comparado con otros equipos de menor prestigio. 

Una nueva generación en el Grupo Ardila Lülle que cambió el rumbo de Atlético Nacional

Este medio de comunicación en julio de 2023, presentó un artículo en el que aseguraba que la familia Gilinski iría por nuevos negocios en el mundo de las gaseosas y medios de comunicación; artículo que tuvo mal interpretaciones de la opinión pública quienes aseguraron que este grupo estaría detrás de Atlético Nacional, hecho no confirmado. 

Le puede interesar:  Así quedó integrada la nueva Junta Directiva de Mineros

Pero dicho artículo constató que la Organización Ardila Lülle que estaba en un proceso de reorganización, estaba sondeando las ventas de algunas de sus compañías entre ellas Atlético Nacional. El equipo sí se ha ofrecido a varias empresas y varios inversionistas, se ha ofrecido en Medio Oriente y este medio ha podido constatar dicha información, pero los valores que la organización ha fijado por el equipo son muy superiores a los que los inversionistas podrían destinar.  

Si bien Nacional cuenta con un buen legado en el fútbol local y en el continente, hoy a los ojos de los inversionistas extranjeros no cobra sentido ante la crisis que hoy padece el club y que hacen que se detenga una posible venta. Nacional no tiene estadio propio, sus derechos televisivos están en vilo, sus pérdidas ante rivales directos han causado que el club padezca una crisis muy grande, la cual ha desatado cuestionamientos y señalamientos entre la hinchada hacia los dueños y directivos del club.

Hoy los inversionistas buscan que un equipo tenga estadio propio, equipos a los que puedan sacarle dinero, con buenas canteras y con capacidad de ser grandes centros de formación y Atlético Nacional está quedado en eso, lo que resulta no ser muy atractivo para un inversionista extranjero. 

Esta filosofía nueva es la que hoy está chocando con los hinchas, ¿por qué no se gasta como antes? ¿Por qué los viejos tiempos no vuelven? ¿Por qué no hay buenos jugadores? Y la respuesta es clara: “se acabó el Tío Rico”. 

Coloquemos un ejemplo y comparación con el Real Madrid, un equipo grande del mundo pero que resulta beneficioso para poder entender el panorama. El Madrid vive de abonos que son vendidos al 99,6%, tiene estadio propio al que le sacará provecho con conciertos, torneos; es una marca de las mejores valuadas que más vende camisetas, ha sido protagonista en competencias deportivas. 

Hinchas de Atlético Nacional protestaron en Bogotá
Hinchas de Atlético Nacional protestaron en Bogotá

Entonces, los inversionistas que Nacional ha buscado están más interesados en llevar sus dineros al fútbol español, francés, italiano, inglés, incluso en el fútbol brasilero, mexicano y argentino, muy por encima del fútbol colombiano. 

Hoy, la nueva organización directiva de Atlético Nacional ha reconocido que tuvo que hacer una limpieza grande en temas gerenciales, cosas que para ellos no estaban bien y eso ha tenido una ralentización notoria y esperan encontrar el horizonte en los próximos meses que permitan una operación más estable y autosostenible del equipo.

Lea también: Los libros más vendidos en Colombia durante el primer trimestre de 2024

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]