¿Se avecina una nueva reforma tributaria?

El presidente Petro anunció en su cuenta de X que en los próximos días se presentará al Congreso un paquete de medidas para activar la reactivación económica plena.

Compartir

El país había conocido en tiempos anteriores comentarios directos e indirectos por parte del ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, y se habían filtrado otros comentarios en esa dirección de altos colaboradores de Palacio de Nariño en que podría haber una nueva reforma tributaria en virtud de lo que el país está afrontando en materia económica, donde particularmente las finanzas del Estado colombiano se verán muy golpeadas este año.

Mientras que el gobierno de Gustavo Petro ha aumentado desmesuradamente el gasto, y como es normal, cuando gastas más de lo que tienes, pues entras en déficit y empiezas a ver cómo tus compromisos financieros con distintos bancos se pueden ver en riesgo y es un escenario que todos queremos evitar. Además de esto, no solo por una mala planeación del gobierno se da esto, sino porque la reforma tributaria concebida en el inicio del gobierno Petro en el año 2022. Fue altamente lesiva para la economía colombiana y por más que se advirtió, siguieron adelante en ese empeño.

Le puede interesar: La prevención y el prejuicio dificultan el consenso entre gobierno y oposición

De manera que esa reforma tributaría la política de tasas altas del Banco de la República para tratar de controlar una inflación que estaba desbordada y que aún sigue siendo muy alta y un dólar supremamente caro que ocasionaron que el país estuviese aportando de la recesión en el año 2023. Una recesión donde todavía muchos se preguntan cuál fue ese milagro para que se evitara, aunque para otros fue claramente una recesión técnica que hoy Colombia sigue padeciendo sus efectos.

Próximamente, el Banco de la República  deberá tomar decisiones el día de mañana respecto a las tasas de interés, la tercera vez en el año en donde lo más probable es que se rebajen 50 puntos básicos de forma unánime en esa junta del banco en donde la tasa quedaría en 11,75.

Le puede interesar:  Gustavo Petro: cambiemos las reglas del juego para que el juego sea como yo digo

Ahora es una tasa apetitosa e interesante para los mercados, mientras tanto el ministro Bonilla, pues había hecho que ni 25 ni 50 puntos eran suficientes y que se necesitaba que bajara más, pero es cierto que la inflación sigue estando muy por encima en 7,36%, muy lejos de ese dato objetivo del 3%, y hace esto toda esta tormenta que el presidente tenga que pensar en cómo reactivar un país que no está bien en empleo, en crecimiento económico y a la cual le hace mucho daño el anuncio de cierres de distintas empresas y de todos los tamaños porque con cada uno de estos elementos se configura una nueva tormenta económica perfecta.

El problema de plantear la reforma tributaria en este momento es primero que no va a ser la reforma que se necesite porque la reforma que se necesite o la que se necesita para Colombia: la reforma impopular, pero necesaria, sostenible, de largo aliento y responsable con las finanzas, pero qué mensaje se les manda a los colombianos y a los inversores cuando cada año y medio se hace la reforma tributaria. Eso no tiene ninguna presentación, es decir, no hay ninguna estabilidad económica ni jurídica.

Entonces, este gobierno no va a ser capaz de presentar la reforma tributaria que se necesita primero porque ningún gobierno ha sido capaz de hacerlo. A todos les da pavor la reacción popular, entonces prefieren seguir siendo irresponsables porque  la reforma que se necesita es una reforma que baje el impuesto corporativo a 25 %, que aumente la base gravable de las personas, que el IVA se reduzca, pero se graben todos los productos, que se combata sin más dilación la elusión y la evasión de impuestos y que, en definitiva, el gobierno haga un esfuerzo en el gasto público, sobre todo en materia de funcionamiento que no sea tan derrochón, entonces dicho lo anterior, nada de eso va a pasar.

Le puede interesar:  El carbón nos está salvando del apagón

Entonces, probablemente, como ya se ha venido diciendo, la reforma tributaria va a ser, bajemos a las empresas un poquito, porque es que, si estamos ahora, por fin van a reconocer que son muy costosas las tasas para las empresas.

Quizá las más del continente van a bajar tres, cuatro puntos, que fue lo mismo que había hecho el presidente Iván Duque en su primera reforma tributaria y que luego en la segunda reforma tributaria la ANDI, mi cabeza de Bruce McMaster, salió a decir que el nombre de todos los empresarios proponía que les subieran los impuestos a las empresas.

Entonces, eso lo tomaron como Palabra de Dios cuando las empresas ni siquiera están de acuerdo con eso, pero son un gremio que salió a decirlo y volvieron a subir el impuesto a las empresas, luego llegó Petro y volvió a subir de impuestos a las empresas y como consecuencia de eso, pues hoy tenemos lo que tenemos.

Entonces le van a bajar, seguramente unos pocos puntos a las empresas, le van a aumentar muchos más impuestos a los ya afectados de la clase media y supuestas clases altas en Colombia, aun ahuyentando más los generadores de riqueza en el país y seguirá siendo la reforma totalmente desequilibrada, inoportuna y que no ataca los dolores de la economía del país.

Lea también: Reforma pensional en Colombia: Los requisitos para que el Fondo Público de Pensiones sea administrado por el Banco de la República

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]