Secuestraron la minga

Por: José Miguel Santamaría


Si hay un país que haya tenido que pasar muchos obstáculos para llegar hasta donde estamos, ni la guerrilla, ni el narcotráfico, ni la misma naturaleza tan compleja que tenemos ha parado la pujanza y el arduo trabajo de los colombianos para salir adelante, hoy en día somos dentro del contexto internacional un ejemplo; la economía colombiana es la cuarta de la región y una de las que mas inversión extranjera recibe.

Históricamente las movilizaciones sociales eran un problema secundario frente a los otros problemas que teníamos, adicionalmente eran pacíficas, muy diferentes a las de otros países del continente donde estas movilizaciones rompían las carreteras y hasta tumbaban gobiernos. Me acuerdo cuando hace unos años en Ecuador se caían los presidentes cada vez que salían los indígenas a bloquear y paralizar el país rompiendo las carreteras.

Según el diccionario, la definición de minga es una reunión solidaria de amigos y vecinos para hacer algún trabajo en común, luego del cual comparten una generosa comida pagada por los beneficiados, lo que vemos hoy en día es algo muy diferente, la mal llamada minga indígena se ha convertido en un problema de orden público, claramente  infiltrada por grupos al margen de la ley que buscan dentro del caos sacar provecho para seguir delinquiendo y manteniendo control territorial.

Nadie está en contra de las movilizaciones sociales y que las minorias tengan oportunidades y posiblidades de salir adelante mientras estas se hagan sin vias de hecho y pidiendo temas justos, no puede ser posible que los indígenas del Cauca tengan mas de 600.000 hectareas que poco trabajan y esten pidiendo mas. El gobierno hace bien en no dialogar mientras estén armados y haciendo desmanes propios mas de grupos al margen de la ley.

Hay muchos factores que nos han llevado a que estas movilizaciones se estén convirtiendo en el pan de cada día, muchas de ellas sustentadas como los incumplimientos que dejó el gobierno anterior que mucho ofrecia para que se terminaran y después poco hacía para cumplirles.

Pero tambien hay muchos interesados en que las movilizaciones aumenten, prosperen y se conviertan en un gran problema para el gobierno Duque, estos interesados son:

  • Los grupos ilegales, bien o mal llamados disidencias de las Farc que han copado los territorios donde el gobierno poco llega y donde tienen  negocios como el narco tráfico y  de cultivos ilícitos, definitivamente ya son miles los desmovilizados que han vuelto al conflicto. El aumento de cultivos ilícitos se salio de madre y mientras no haya fumigación aerea será imposible disminuirlo.
  • Los indígenas que han sido utilizados por estos grupos para generar este caos, ellos tienen una filosofía ancestral que en muchas ocasiones ha sido desviada para meterlos en un conflicto al cual no pertenecen. Nos ha faltado integrar mas a nuestros indígenas al país aunque ellos en muchas ocasiones no lo han querido hacer.
  • Los grupos y líderes de izquierda que han encontrado en estas movilizaciones la carne de cañón para tratar de desestabilizar al gobierno del presidente Ivan Duque, ellos piensan que si generan el caos pueden renacer de las cenizas y tomarse el poder, una muy mala estrategia porque cuando se acaba el sistema productivo y se ataca la confianza el renacer es complicado, miremos la situación de Venezuela.

Como vemos la situación no es fácil pero el gobierno no puede desfallecer en mantener el orden público y no negociar bajo presión, no se puede dejar la sensación que cada vez que se presiona al gobierno de turno se consiguen prebendas no merecidas.