Si no damos oportunidades a nuestros jóvenes, Medellín no va a salir del atolladero en el que está: Carlos Mario Mejía

Foto: 360 Radio

El abogado de profesión quiere volver al Concejo de Medellín, siempre siendo consciente de las necesidades que hay en la ciudad. Por otro lado, reconoció que “ser liberal es un honor que cuesta pero no soy capaz de estar en otra colectividad distinta a mi partido”.


360 Radio: Para comenzar, candidato. ¿Quién es usted, qué estudió y que ejerce como profesional?

Carlos Mario Mejía: Soy bachiller egresado del colegio San Ignacio de Loyola, abogado egresado de la Universidad de Medellín, especialista en Administración Pública de la ESAP, profesor universitario. He trabajado en la Contraloría General de la República, fui jefe de investigaciones y auditor regional y especial, en la Procuraduría General de la Nación fui abogado investigador, trabajé como asesor jurídico municipal, fui diputado de la Asamblea Departamental de Antioquia y presidente de la misma, secretaria de esa corporación, secretario general del Concejo de Medellín, secretario general del Concejo de Bello, gerente de Pensiones Antioquia, fui concejal de la capital antioqueña, vicepresidente del Concejo y fui secretario general del Área Metropolitana.

360: ¿Por qué se lanza al Concejo de Medellín y por qué por el partido Liberal?

C.M.M.: Fui diputado hace 20 años por el partido Liberal, fui concejal hace ocho años por ese mismo partido, vengo con una trayectoria social demócrata toda una vida con un convencimiento de las transformaciones grandes que se pueden hacer desde las instituciones sólidas y que tengan reconocimiento desde hace muchos años en el país. La alternativa del partido Liberal es mucho más compleja para llegar a ocupar los cargos públicos, ser liberal es un honor que cuesta pero no soy capaz de estar en otra colectividad distinta a mi partido.

360: Usted habla de un tema que es bien importante: el de las instituciones sólidas. Profundice sobre eso, por favor

C.M.M.: Las grandes democracias del mundo se caracterizan por tener dos o máximo tres alternativas de manejo de poder. Si vemos la democracia de Estados Unidos o la de Canadá, tienen dos partidos sólidos fuertes con propuestas igualmente sólidas que dan la posibilidad de escoger al ciudadano de manera adecuada el rumbo que quiere seguir para su país, el destino de su nación. Cuando hay una gran proliferación de fuerzas alternativas, lo que nos dice es que desdibujan las ideas claras de los partidos políticos. Tenemos que luchar por partidos políticos nuevamente fuertes en Colombia, para que tenga una democracia con más posibilidad de que le entreguemos a los ciudadanos herramientas mucho más claras para la conducción adecuada del poder. En eso estamos y por eso siempre hemos abogado la consolidación de fuerzas colectivas con ideología clara para entregársela a la comunidad.

360: ¿En qué pilares basa su propuesta de campaña?

C.M.M.: Lo que hemos hecho siempre, y por lo que hemos luchado. Como diputado, luchamos por erradicar el hambre del departamento de Antioquia y presentamos como propuesta de campaña el programa MANÁ, que se consolidó como programa público departamental y que le ha quitado el hambre a una gran cantidad de niños en Antioquia. Igualmente, como diputado consideramos que la dignidad del ser humano empieza por una vivienda propia. Luchamos por el programa VIVA, que se hizo como propuesta de campaña en la Gobernación de Guillermo Gaviria y que sacamos adelante en la diputación de Antioquia entre los años 2001 y 2003.

Buscamos siempre el cuidado del medio ambiente y como diputado presentamos a consideración la reforestadora industrial de Antioquia que se viene consolidando desde hace 18 años como una posibilidad de reforestar adecuadamente nuestro departamento. Luchas en la educación superior. Como concejal, dejamos este tipo de educación descentralizada en Medellín. La Universidad en mi barrio, un programa, permitía a los jóvenes de los barrios populares de Medellín acceder a técnicas y tecnologías en horario nocturno y los fines de semana. Luchamos también para que las madres gestantes menores de 11 a 14 años tuvieran una presencial a través del programa Pisotón con asistencia psicosocial a su gestación y además rodeando a su familia.

Hemos luchado por temas absolutamente sociales, que han impactado al ser humano, que es el edificio más grande que se puede construir en una ciudad, en todos sus ámbitos: posibilidades de empleabilidad, de empresarismo, de una salud digna y no ser los mendigos de la salud que somos en este momento los colombianos; de educación y evidentemente vivienda.

360: ¿Cuáles serían los proyectos de acuerdo que impulsaría desde su curul, o en qué debates se centraría?

C.M.M.: Yo me centraría en el debate del tema social, de las oportunidades en la ciudad de Medellín. Nosotros podemos armar esquemas de seguridad brillantes, tener todas las cámaras del mundo, helicópteros y la posibilidad del poder coercitivo del Estado, pero si no damos oportunidades a nuestros jóvenes de que salgan de la esquina y que miren lo deportivo y la educación como alternativa, de buscar empresarismo, vamos a ser una sociedad fallida. Por mucho que persigamos y capturemos, Medellín no va a salir del atolladero en el que está.

360: ¿Qué otras necesidades identifica usted en la ciudad de Medellín?

C.M.M.: Hay muchas necesidades. Tenemos que aprovechar un diamante en bruto que hay en la ciudad: el turismo. No hemos sabido cómo sacarle provecho al tema turístico de la ciudad; no hemos aprovechado las ventajas competitivas que nos entrega un clima único casi que en el mundo; no hemos aprovechado una gran cantidad de lugares icónicos de la ciudad. Se deben aprovechar las nuevas tecnologías. Hay que llamar la atención de los jóvenes, que no vean el reflejo del joven de unos dos años más que tiene una niña bonita en su motocicleta y un arma al cinto como referentes, lastimosamente.

Hay que quitarle al mundo criminal una gran cantidad de jóvenes que los podemos aprovechar como ciudadanos para una Medellín distinta.

360: ¿Qué obras se deben adelantar en Medellín, incluyendo de infraestructura?

C.M.M.: Yo vuelvo a insistir en el tema de las oportunidades. Hay que profundizar en la descentralización de la educación superior en Medellín, llevarla a los barrios de la ciudad, captar la mirada de los jóvenes para que accedan a la educación superior. Se debe buscar la trazabilidad hacia el empleo y empresarismo; se deben aprovechar las zonas rurales, las cuales tienen la menor inversión por parte del municipio. Nosotros adelantamos como concejales un programa muy bonito que se llamó Casas familiares rurales y lo convertimos en acuerdo municipal, esta es la pedagogía de la alternancia: un sistema que se utiliza mucho en Francia, sobre todo en los límites entre esa nación y suiza. Esto significa buscar pertinencia de la vocación que pueden tener los jóvenes en el desarrollo turístico de la ciudad, y eso se logra entre los grados 8° y 11° introduciendo la pedagogía de la alternancia como una opción efectiva de que estos muchachos desarrollen un oficio distinto a su labor académica. 

Un ejemplo de lo inmediatamente anterior, se da en la alta cebolla francesa con los cocineros, meseros y guías turísticos, que son muchachos que están terminando su ciclo de bachillerato. Inician una posibilidad de un oficio, tecnología, técnica o carrera. Aquí hay que dar alternativas, si no tenemos una ciudad con alternativas es muy difícil que Medellín pueda ver hacia el futuro.

Hay que insistir mucho en el tema ambiental. Si no nos damos cuenta el daño grave a la salud pública por cuenta, de las altas emisiones contaminantes en la ciudad, esta ciudad también tendrá graves problemas a futuro.

360: ¿Cuál es su punto de vista con respecto a la seguridad?

C.M.M.: La seguridad en Medellín debe ser integral. Si el ciudadano tiene seguridad laboral, seguridad en vivienda, en el desarrollo local y social, y se complementa con la seguridad coercitiva del Estado, tendremos una sociedad viable y posible.

360: ¿Y en cuánto a la movilidad?

C.M.M.: Hay que seguir insistiendo en las circunvalares para Medellín, propuesta que lastimosamente no he visto en los programas de gobierno de los candidatos a la Alcaldía de esta ciudad. Hay que tratar de darle la vuelta a Medellín de manera circunvalar para que tengamos la posibilidad de respirar mejor. También, tenemos que pensar en alternativas de movilidad, que sea limpia, como los vehículos eléctricos. Es importante que tanto las personas de estrato 6 como las de estrato 1, vean el transporte público como una alternativa verdadera de transporte. Si desmotivamos la presencia del vehículo automotor, vamos a tener una ciudad con mejores posibilidades de respirar mejor.

360: ¿Cuál es el balance que realiza de la gestión de Federico Gutiérrez como alcalde de Medellín?

C.M.M.: En materia de seguridad ha acertado, le falta el complemento de las oportunidades. Lo ha hecho bien en la medida en que ha tenido una dedicación importante frente al combate en las bandas criminales, pero eso debe ser complementado con oportunidades en el territorio para que los muchachos se desmotiven a ser parte de los grupos ilegales y vean la legalidad como posibilidad de sacar adelante un proyecto de vida. En el tema medioambiental se ha dado una pela muy grande, por primera vez en la historia se midieron los niveles de la calidad del aire en una ciudad como Medellín es una pela política importante pero es señalar el problema que tenemos, antes no se medía. Ahora estamos viendo que lo que respiramos no es bruma, sino que es material particulado peligroso para la salud, y ya se están tomando medidas y protocolos. Esto se le debe reconocer al alcalde.

360: ¿Cómo votar por usted al Concejo de Medellín, esto con el fin de que el elector se arrime a decidirse por usted en los próximos comicios?

C.M.M.: Hay que buscar en el tarjetón la letra L del partido Liberal y en la misma columna de la L el número 21, y así estarían votando por Carlos Mario ‘el flaco’ Mejía.

Alcalde medellin