Subir salarios sin bajar impuestos, ¿error o acierto?

Foto: Vanguardialiberal.com

EDITORIAL

La mayoría de países que han implementado una alza de los salarios, por lo general, siempre lo han hecho luego de que las empresas tienen una recuperación certificada y progresiva, de tal manera de no afectar el desarrollo de quienes producen empleo y riqueza en el país.


Colombia apenas está saliendo de la fuerte recesión que tuvimos el año pasado, la cual para algunos fue una estanflación, que no permitió que tuviéramos un crecimiento importante, que el desempleo disminuyera, que la inflación disminuyera y obviamente, las tasas de interés se elevaron, el consumo se desaceleró y definitivamente terminó siendo un año perverso para todos los empresarios, la industria en general y por ende para los empleados.

Sobre la propuesta que el expresidente Álvaro Uribe está radicando para aumentar extraordinariamente el salario mínimo se puede, como siempre, recoger distintas opiniones y con base en eso armar realmente un panorama futuro del país.

360 habló con dos consultores importantes en materia económica y con posiciones absolutamente distantes sobre este proyecto. En primera instancia se tiene un último ejemplo fácil de recoger que es el de Estados Unidos: el presidente Donald Trump bajó impuestos, en primer lugar a las empresas y acto seguido se aumentaron los salarios, no porque el gobierno dijera, sino porque las empresas así lo lograron, una de ellas Walmart, fue quizás la más significativa y mejoró para todos. Por lo cual, indicaría este método, con el cual está de acuerdo uno de nuestros invitados, es que es mejor primer bajar los impuestos y luego subir los salarios.

Tenemos la otra posición que dice que como se conocieron posturas previas y esto con un prisma más político del ministro Carrasquilla que el salario mínimo era muy alto, que había que bajar el salario o dejarlo congelado, las personas empezaron a mostrar una molestia. Además, se enteraron que bajarían impuestos a empresas para gravar más a las personas y por eso existe una molestia con el nuevo gobierno, por lo cual esta idea del expresidente Uribe puede ser una zanahoria para luego meter el garrote.

Pero no se sabe si esta fórmula pueda afectar de manera sustancial el desempeño de las empresas y de la economía en este segundo semestre del 2018, el cual casi siempre es la tabla de salvación para el comercio.

Para recoger lo que sucedió con Estados Unidos y el caso Walmart que es el mayor empleador privado de ese país, decidió aumentar al comienzo de este año la paga mínima de sus empleados tras entrar en vigor la reforma del impuesto de sociedades, luego de esto, también lo hicieron empresas como AT&T, Wells Fargo, Capital Bank, Visa o Comcast. Estas empresas tomaron esta medida luego de que el impuesto federal que se aplicara a las empresas bajara 14 puntos.

En ese mismo sentido es que la economía de ese país para el segundo trimestre de este año se ubicara en 4,1%, siendo el mejor desempeño desde el tercer trimestre de 2014, la economía de Estados Unidos hoy se encuentra de una excelente forma, pues el desempleo está cerca de su mejor mínimo en 18 años, las fábricas tienen más pedidos y las exportaciones están aumentando.

Debido a lo anterior, uno de los expertos cuestiona por qué el gobierno Duque no tiene en cuenta este modelo que está recién comprobado que funciona, aunque hay diferencias entre país y país, pero ayudó para que el gasto de los consumidores aumentara de manera significativa; la economía se expandió a un tasa de crecimiento promedio anual de de 2,2% entre 2012 y 2017, el gasto de los consumidores se aumento en ese 4,1 por ciento del trimestre frente al 0,5 que se había registrado en los tres meses previos.

Colombia deberá ser responsable en una toma de decisión que se aproxima de ser aprobada esa propuesta del expresidente Uribe y que en definitiva sí beneficie a las empresas.

Apple también aumentó a sus empleados una bonficación equivalente a 2.500 dólares en acciones, lo hizo KP Morgan que planea gastar 20 mil millones de dólares durante los próximos cinco años para elevar salarios y ese sería el camino que debería seguir Colombia.

Desde la otra orilla se dice que es importante que el aumento se haga de una vez y equivalga al que se hace en diciembre y no un segundo aumento, pero que este permita a la gente coger una onda más expansiva e incluso no tan atenuante como en diciembre donde se registra un pico muy alto y luego valle suficientemente nocivo desde enero hasta mediados del mes de abril en consumo.

Ojalá el presidente Duque, el ministro Carrasquilla y el Congreso tomen las mejores decisiones para la economía colombiana y no terminen por seguir aumentando la tasa de desempleo y afectando la eficiencia y competitividad de las empresas.