More

    Telecomunicaciones: claves y esenciales, ahora más que nunca


    - Advertisement -

    Contenido exclusivo Revista 360 Quinta Edición, 2020.

    Por: Redacción 360 Radio

    Los hechos caóticos que vivió el mundo a lo largo de este año dejaron algo muy en claro: las telecomunicaciones fueron el único canal que permitió continuar con normalidad el curso de la vida y de las actividades cotidianas; claro, de la forma más normal posible en medio de una pandemia, que rompió con gran parte de los lazos físicos, dando un nuevo sentido a las relaciones humanas.

    La conectividad permitió que los colaboradores de las empresas migraran a sus hogares y ejercieran sus labores desde allí, sosteniendo juntas y reuniones a través de Hangout, Zoom, Microsoft Teams o Google Meet. Además, estos medios también posibilitaron que los niños, jóvenes y adultos continuaran sus procesos educativos de manera remota; a un lado quedaron los lápices y cuadernos, abriéndole paso al momento de las pantallas y lo digital.

    Incluso, plataformas a las que solo se acudía en tiempos de ocio no han hecho más que ganar en lo corrido del año, pues encontrar un escape al confinamiento en casa ha provocado que las familias gasten más en servicios de streaming, como sucede en Estados Unidos, donde pagan hasta 287 dólares mensuales (Self Financial, 2020) a compañías como Netflix, Amazon Prime Video, HBO o, la nueva novedad, Disney+.

    ¿Y por qué hoy estos escenarios son posibles? Gracias a la existencia de las telecomunicaciones.

    Sin embargo, lograr conectar al mundo en un momento histórico en el que todos debemos estar distanciados ha sido un proceso efectivo, necesario y casi obligatorio, pero está lejos de ser sencillo.

    Colaboradores ejerciendo sus funciones por medio del teletrabajo, estudiantes y maestros concentrados en sus clases virtuales, plataformas de comercio electrónico vendiendo sus productos, canales digitales de todos los bancos del mundo procesando dichas compras, cientos de personas emprendiendo a través de las redes sociales y otras agotando las horas de encierro frente al televisor o dispositivos móviles, son los principales factores que aumentaron la demanda de conectividad tanto en el país, como en el resto del mundo.

    LEER TAMBIÉN: “El país tiene pendiente una migración tecnológica”, Samuel Hoyos

    Con este aumento del consumo, se incrementaron también las brechas de desigualdad en materia digital y, por supuesto, se empezó a cuestionar la calidad de las conexiones a internet, no solo en las principales ciudades, sino también en la ruralidad. En Colombia, en particular, salieron a la vista los años de retraso en materia de conectividad, que, desde el 2019, se habían reconocido y aceptado.

    Por tanto, fue necesario que el Gobierno nacional, en cabeza del presidente Iván Duque, aprobara la Ley 1978, más conocida como la Ley de Modernización, con la que se pretendía en primera instancia generar garantías para incentivar la inversión del sector privado en infraestructura para fortalecer telecomunicaciones. Esto, entre otras cosas, desencadenó en una polémica subasta de espectro por parte del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones en diciembre de ese año. Y fue gracias a estas decisiones que se habían adelantado, que se pudo brindar la respuesta más pertinente ante la alta demanda de conectividad en el país.

    Otro de los grandes desafíos que enfrentaron las principales compañías de telecomunicaciones en Colombia, fue acoplar dicho incremento en el consumo a la disminución de los ingresos de los hogares, situación que pudieron remediar a través del Decreto 771 del 3 de junio de 2020, que establecía que el auxilio de transporte que se otorga a los empleados de una empresa, pasara a ser un auxilio de conectividad, garantizando el acceso a internet desde sus hogares.

    Este es un vivo ejemplo de que el país necesita operadores comprometidos, decididos a invertir y dispuestos a prestar servicios que cada vez sean de mejor calidad. Un asunto que tuvo gran eco este 2020 fue la dominancia en la infraestructura de las telecomunicaciones, tema en el que todas las cifras revelaron una amplia diferencia entre aquellas compañías que invierten, y aquellas que podrían apostarle a más. Solo por ejemplificar, en el segundo trimestre del año, Claro de América Móvil fue el responsable de 2,8 millones de accesos a internet fijo, mientras que a Tigo y Movistar se les atribuyen 1,59 millones y 1,18 millones respectivamente, de acuerdo con el boletín trimestral del Ministerio de las TIC.

    ¿Cambiará el panorama para 2021?

    En medio de una incertidumbre que parece no tener un fin próximo, es difícil que se den compromisos y respuestas concretas, pero lo cierto es que invertir y fortalecer esta infraestructura es una necesidad innegable. El Gobierno nacional de la mano de los principales operadores debe implementar acciones importantes para que, tanto en las zonas urbanas como en los rincones más recónditos del país, cada colombiano esté conectado con servicios óptimos y equitativos que den un ultimátum a la brecha digital en Colombia.

    360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

    ¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

    Quiero Ayudar
    Salir de la versión móvil