domingo, enero 29, 2023
More

    ¿Qué significa la victoria de Daniel Quintero ante el intento fallido de revocatoria?

    El mandatario, Daniel Quintero, ha tenido que enfrentar distintos retos en estos dos largos años de gobierno en los que mayoritariamente le ha ganado a sus opositores. ¿Se vuelve más poderoso con esta última victoria?


    - Advertisement -

    Por: Redacción 360 Radio

    Medellín ha tenido en este período del alcalde Daniel Quintero la única y más vertiginosa tormenta política que ha experimentado en los últimos 20 años; si bien han existido diferencias, grandes discrepancias sobre algunos manejos en ciertos sectores que han tenido distintos alcaldes que han ocupado el cargo de la capital antioqueña, nunca esas habían escalado a niveles de haber motivado una recolección de firmas para alentar un proceso revocatorio.

    Este escenario y coyuntura ha tenido ingredientes de carácter nacional que vinculan a un candidato a la presidencia, hoy el más opcionado que es Gustavo Petro y que además es ampliamente respaldado desde la Alcaldía de Medellín; también ha integrado a esto el aterrizaje forzoso del Grupo Gilinski al departamento de Antioquia a través de las OPAS que lanzó para Nutresa y el grupo Sura, empresas del conocido Grupo Empresarial Antioqueño con el cual el alcalde Quintero ha tenido una serie de confrontaciones desde que renunció la junta directiva de EPM cuando este procedió con una demanda contra los contratistas de Hidroiutango.

    Quintero se ha convertido en un promotor y uno de los principales personajes de la vida pública local al darle la bienvenida al Grupo Gilinski, grupo que le ha brindado un amplio respaldo y difusión al alcalde de la capital de Antioquia.

    Esta situación en Medellín ha generado que corrientes políticas, que antes no tenían elementos en común, se sentaran en la mesa y entendieran y analizaran qué era lo que estaba pasando en Medellín y qué era en lo que ellos no estaban de acuerdo y que tenían que tratar de combatir, exponer y confrontar, lo que los llevó a alentar un proceso de revocatoria que tuvo una participación ciudadana relevante.

    No en vano se recogieron las firmas necesarias para ir a dicho proceso, pero este no obtuvo la certificación de los estados financieros del comité electoral, una situación por la que se caen la mayoría de procesos de revocatoria en el país. También, el alcalde Quintero, ha experimentado números de favorabilidad ligeramente inferiores a los de sus antecesores, lo que para muchos es natural producto de los constantes posiciones medias y de ser el alcalde más disruptivo de los últimos años en la ciudad en cuanto a defender posiciones que, para algunos sectores de la ciudad, pueden ser irreconocibles.

    El alcalde ha sufrido algunas delicadas falencias en su administración como lo fue el mantenimiento de las zonas vedes de la ciudad, que le fue entregada a una empresa sin mayor experiencia y que como consecuencia lo llevó a volver a contratar al Jardín Botánico para hacer este mantenimiento, algo realmente innecesario y que le costó unos puntos de favorabilidad.

    Otro aspecto es el mantenimiento de la malla vial que aunque se ha recuperado en una gran parte de la ciudad, siguen existiendo lugares que requieren intervención y que significa algo que la ciudad penaliza mucho a la hora de evaluar la gestión de un alcalde. También, en aspectos de seguridad, si bien los números no son negativos ni alarmantes, la percepción de inseguridad por cuenta de fleteos y robos pues siguen siendo motivos de alarma a la ciudad y de ahí que le pidan más intervención e inversión en seguridad.

    LEER TAMBIÉN: Se cayó revocatoria contra Daniel Quintero, CNE no certificó estados contables

    Ahora bien, a nivel político Daniel Quintero está muy fortalecido. Tiene un senador de la República, Alex Flórez, sumado a esto cuenta con cerca de dos representes a la Cámara de las entrañas de él y con otro número de congresistas (aproximadamente cinco) que hacen parte de su entorno más cercano. Quintero, con la victoria de hoy, garantiza que tendrá un candidato en el 2023 que hoy sin lugar a dudas tiene tres nombres fuertes que son Esteban Restrepo, Albert Corredor y Juan Pablo Ramírez.

    A esto se le agrega que ante una eventual presidencia de Gustavo Petro, Quintero queda absolutamente empoderado, reconocido y catapultado para posiciones nacionales. Se está echando la campaña de Gustavo Petro al hombro al haber permitido la renuncia de sus secretarios y de tener a su esposa, Diana Osorio, como cara visible de la campaña de Petro en Medellín y demuestra que el respaldo que tiene en Bogotá en altas cortes, entes de control, Congreso e inclusive en algunas instancias del Gobierno Nacional es muy fuerte. Tiene influencia, se le respeta y se le ayuda

    Quintero podrá entonces terminar su mandato como estaba previsto, pasará la elección presidencial y afinará todo lo que es concerniente a su etapa final de gobierno para entregar las obras que ha logrado iniciar, para tratar de iniciar las que había proyectado, pero sobre todo para tratar de entregar una ciudad que quizás  con esta decisión supere el debate político entre el mandatario electo y los ciudadanos que no comparten su manera de gobernar y la ciudad se prepare para que dentro de 12 meses se empiecen a calentar los motores de la campaña para la Alcaldía de Medellín.  

    360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

    ¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

    Quiero Ayudar
    spot_img

    El mandatario, Daniel Quintero, ha tenido que enfrentar distintos retos en estos dos largos años de gobierno en los que mayoritariamente le ha ganado a sus opositores. ¿Se vuelve más poderoso con esta última victoria?


    - Advertisement -

    Por: Redacción 360 Radio

    Medellín ha tenido en este período del alcalde Daniel Quintero la única y más vertiginosa tormenta política que ha experimentado en los últimos 20 años; si bien han existido diferencias, grandes discrepancias sobre algunos manejos en ciertos sectores que han tenido distintos alcaldes que han ocupado el cargo de la capital antioqueña, nunca esas habían escalado a niveles de haber motivado una recolección de firmas para alentar un proceso revocatorio.

    Este escenario y coyuntura ha tenido ingredientes de carácter nacional que vinculan a un candidato a la presidencia, hoy el más opcionado que es Gustavo Petro y que además es ampliamente respaldado desde la Alcaldía de Medellín; también ha integrado a esto el aterrizaje forzoso del Grupo Gilinski al departamento de Antioquia a través de las OPAS que lanzó para Nutresa y el grupo Sura, empresas del conocido Grupo Empresarial Antioqueño con el cual el alcalde Quintero ha tenido una serie de confrontaciones desde que renunció la junta directiva de EPM cuando este procedió con una demanda contra los contratistas de Hidroiutango.

    Quintero se ha convertido en un promotor y uno de los principales personajes de la vida pública local al darle la bienvenida al Grupo Gilinski, grupo que le ha brindado un amplio respaldo y difusión al alcalde de la capital de Antioquia.

    Esta situación en Medellín ha generado que corrientes políticas, que antes no tenían elementos en común, se sentaran en la mesa y entendieran y analizaran qué era lo que estaba pasando en Medellín y qué era en lo que ellos no estaban de acuerdo y que tenían que tratar de combatir, exponer y confrontar, lo que los llevó a alentar un proceso de revocatoria que tuvo una participación ciudadana relevante.

    No en vano se recogieron las firmas necesarias para ir a dicho proceso, pero este no obtuvo la certificación de los estados financieros del comité electoral, una situación por la que se caen la mayoría de procesos de revocatoria en el país. También, el alcalde Quintero, ha experimentado números de favorabilidad ligeramente inferiores a los de sus antecesores, lo que para muchos es natural producto de los constantes posiciones medias y de ser el alcalde más disruptivo de los últimos años en la ciudad en cuanto a defender posiciones que, para algunos sectores de la ciudad, pueden ser irreconocibles.

    El alcalde ha sufrido algunas delicadas falencias en su administración como lo fue el mantenimiento de las zonas vedes de la ciudad, que le fue entregada a una empresa sin mayor experiencia y que como consecuencia lo llevó a volver a contratar al Jardín Botánico para hacer este mantenimiento, algo realmente innecesario y que le costó unos puntos de favorabilidad.

    Otro aspecto es el mantenimiento de la malla vial que aunque se ha recuperado en una gran parte de la ciudad, siguen existiendo lugares que requieren intervención y que significa algo que la ciudad penaliza mucho a la hora de evaluar la gestión de un alcalde. También, en aspectos de seguridad, si bien los números no son negativos ni alarmantes, la percepción de inseguridad por cuenta de fleteos y robos pues siguen siendo motivos de alarma a la ciudad y de ahí que le pidan más intervención e inversión en seguridad.

    LEER TAMBIÉN: Se cayó revocatoria contra Daniel Quintero, CNE no certificó estados contables

    Ahora bien, a nivel político Daniel Quintero está muy fortalecido. Tiene un senador de la República, Alex Flórez, sumado a esto cuenta con cerca de dos representes a la Cámara de las entrañas de él y con otro número de congresistas (aproximadamente cinco) que hacen parte de su entorno más cercano. Quintero, con la victoria de hoy, garantiza que tendrá un candidato en el 2023 que hoy sin lugar a dudas tiene tres nombres fuertes que son Esteban Restrepo, Albert Corredor y Juan Pablo Ramírez.

    A esto se le agrega que ante una eventual presidencia de Gustavo Petro, Quintero queda absolutamente empoderado, reconocido y catapultado para posiciones nacionales. Se está echando la campaña de Gustavo Petro al hombro al haber permitido la renuncia de sus secretarios y de tener a su esposa, Diana Osorio, como cara visible de la campaña de Petro en Medellín y demuestra que el respaldo que tiene en Bogotá en altas cortes, entes de control, Congreso e inclusive en algunas instancias del Gobierno Nacional es muy fuerte. Tiene influencia, se le respeta y se le ayuda

    Quintero podrá entonces terminar su mandato como estaba previsto, pasará la elección presidencial y afinará todo lo que es concerniente a su etapa final de gobierno para entregar las obras que ha logrado iniciar, para tratar de iniciar las que había proyectado, pero sobre todo para tratar de entregar una ciudad que quizás  con esta decisión supere el debate político entre el mandatario electo y los ciudadanos que no comparten su manera de gobernar y la ciudad se prepare para que dentro de 12 meses se empiecen a calentar los motores de la campaña para la Alcaldía de Medellín.  

    Ultimos articulos

    Lo más leido

    Mantente al día con las noticias

    de Colombia y el Mundo, de la mano de

    360 Radio Colombia

    Suscríbete a nuestro Newsletter

    Correo electrónico