Los Wayúu bloquean, retrasan y se oponen a los proyectos de transición energética

Compartir

En una disputa aparentemente reciente, las comunidades indígenas Wayúu se han manifestado en contra de los parque eólicos en su territorio. No es el primer bloqueo que intentan hacer al desarrollo que el Gobierno o sector privado quieren hacer. 

Con pinzas hay que abordar cualquier tema en el que esté inmiscuido una minoría, una comunidad especial y en este caso hablamos de los indígenas Wayúu y otras tribus que están asentadas en el caribe colombiano. No solamente el país ha logrado evidenciar como en los últimos 15 o 20 años se han opuesto incluso a pavimentaciones de vías, a construir andenes. 

Para muchos, el que se opongan a que se puedan llevar a cabos distintas siembras en áreas cercanas a zonas de ellos, siembras de vegetales, frutas o de otros cultivos pues han hecho insostenible que cualquier proyecto se pueda desarrollar en cercanías en donde están los indígenas. 

Es que los indígenas han tenido una posición privilegiada ante el ordenamiento jurídico colombiano, las leyes y todo el sistema de derechos actuales les protege bastante, les asiste a su favor en las disputas y los últimos presidentes han optado por tener relaciones diplomáticas y cercanas con estas comunidades, dándoles importantes concesiones y autonomías donde se han beneficiado no solo económicamente sino también políticamente. 

Vemos cómo en algunos casos en varias regiones, cuando los indígenas cometen delitos bajo el ordenamiento jurídico colombiano, terminan siendo exonerados pues se respeta la autonomía, cosa contraria en una emergencia o contingencia en donde le exigen al gobierno que cumpla con inversiones, con sus derechos, expongan incluso naves para extracción de estas personas.

¿Qué dicen los indígenas Wayúu sobre este tipo de proyectos?

Es una larga cadena de sucesos que se podrían documentar en miles de páginas, es un tema álgido y sensible que despierta emociones pero que amenaza con pasar de castaño a oscuro si se sigue permitiendo que una inercia sea la que opere en este sentido. Este medio tuvo la oportunidad de recorrer varios de los territorios Wayúu, de conversar con empresarios del sector de las energías renovables, con líderes políticos y como conclusión encontramos que no hay canales de comunicación abiertos para dar este tipo de discusiones. 

Le puede interesar:  Cerrejón se une al Día Mundial de la Biodiversidad: estas son sus iniciativas clave

Tampoco, pareciese haber una voluntad por desmembrar cada una de las dudas, cuestionamientos y desconfianza para que sean tratados y solucionados. Los Wayuú han encontrado una pelea de grandes proporciones con el gobierno nacional a la hora de hablar de más de 53 parques eólicos que se querían desarrollar en La Guajira, proyectos que hacen parte de la transición energética iniciada a finales del Gobierno Santos, continuada por Duque que buscaban general más de 24 mil vatios por día. 

Las empresas se han ido de La Guajira

Más de 14 empresas privadas participaban en el proyecto y las inversiones superaban los 37 millones de dólares. Si encontraramos una conclusión por parte de las comunidades es: no queremos parques eólicos, no conocemos los estudios sobre impacto ambiental y están irrespetando nuestros lugares sagrados. 

Muchas firmas a nivel mundial han hablado de la ‘licencia social’, esa licencia que ha terminado por obstaculizar el desarrollo de proyectos de infraestructura en Colombia y los Wayúu los han encontrado en el bloqueo de vías, las agresiones e incluso contra una de las empresas privadas que anunció que se iba de Colombia como Enel

Parque eólico Windpeshi
Parque eólico Windpeshi – Foto: ENEL

Lea también: Enel autorizó suspensión indefinida de la ejecución del Proyecto Eólico Windpeshi en La Guajira

Hoy el gobierno nacional no quiere enfrentar esta problemática con los Wayúu, nada más en 2022 se registró un grave atentado en contra de empleados de Celsia. Se robaron un vehículo y estos hechos crearon un escenario hostil para esta compañía que también decidió replantear todo este proyecto y tratar de llevarlo a una rehabilitación desde otra óptica. 

Los bloqueos de los Wayúu han sido innumerables, bloqueos en carreteras, siempre entre 45 y 52 miembros que bloquean esta vía que van acompañados de numerosas caravanas de vehículos y su exigencia en estos bloqueos es que se produzcan consultas previas porque no van a permitir que se desplieguen en su ‘territorio ancestral’ torres y postes. 

A hoy, es un dilema que está sin resolver, es un problema que nadie quiere tener y van desde los molinos de viento, hasta los paneles solares. Ese famoso territorio con los mejores vientos, La Guajira, pues se ha convertido en un lugar de una gran confrontación, todo ese potencial corre peligro, ha expulsado inversión extranjera, ha generado conflictos y ha sacado el desarrollo y la inversión que podrían tener a algunos departamentos en una mejor posición. 

Le puede interesar:  Condiciones laborales de trabajadores portuarios abren puerta a modificación de la Ley del sector

Se han encontrado falsas víctimas, extorsiones, secuestros express, chantajes y solicitud de dinero a las compañías por parte de las comunidades, lo que ya entra en ese quebrantamiento de la ley, pero código que no le aplican a los indígenas, en este caso a los Wayúu. Si hablamos de los escollos de las barreras, hablamos de un gran componente de ilegalidad desplegado en esta zona del país. 

Si este problema sigue caminando, sin la atención del Gobierno y sin intervención de ONG, será bastante difícil que se saquen adelante los proyectos, pues no hay quien haga entrar en razón a los líderes de estas comunidades sobre la importancia que significa este tipo de infraestructura. 

La Guajira, uno de los departamentos más pobres del país, siguen estando de espaldas a la inversión privada y cómo se entiende, según un congresista que pide reserva de su nombre, ¿Que en la Guajira se realicen demandas sociales, si tampoco permiten que llegue la inversión? ¿Quién es capaz en los Wayúu de dirigir semejante ironía y contradicción? Para ser honestos, pareciera que también va colmando la paciencia de empresarios y Gobierno Nacional. 

Bloqueos por parte de comunidad Wayúu
Bloqueos por parte de comunidad Wayúu – Foto: El Pilón

Existen disidencias dentro de estas comunidades, en donde consideran que el desistimiento de empresas como Enel es lamentable porque lo veían como bueno. No dejan de culpar a ambas partes, pero también son conscientes del tiempo que las obras estuvieron paradas por meses y meses. 

Este panorama planta un esquema difícil de atender para el gobierno. Además, porque estas ventajas del viento y de la luz trajeron conflictos porque los Wayúu dicen que se han falseado documentos, dicen que existe presión política injusta y los más de 16 proyectos pues eran una gran promesa y gran futuro que a hoy no se quedará en nada más que un gran proyecto que los conflictos sociales y capacidad del estado para dirimir, llevó a un desistimiento de las partes para entenderse. 

Lea también: Gustavo Petro declarará este lunes la emergencia económica en La Guajira

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]