viernes, enero 27, 2023
More

    Colombia renuncia a otra reforma tributaria estructural y de largo aliento

    Es entendible, luego de los cientos de desmanes, destrozos y violencia registrada durante los meses de abril y mayo y parte de junio, que el Gobierno tuviese miedo de presentar una reforma tributaria responsable -no popular- pero correcta. 


    - Advertisement -

    EDITORIAL

    Hay un viejo adagio popular que dice: «No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy», y Colombia está pagando más que nunca esto en distintos frentes; el aplazar año tras año distintas decisiones, distintas regulaciones, proyectos de ley, reformas, nuevas orientaciones y en redirección de enfoques le ha ido pasando poco a poco facturas, y la pandemia ha sido un revulsivo para que poco a poco se vayan reventando distintas fibras muy sensibles, no solo en el tejido económico, social, empresarial y político del país. 

    Colombia, que ha sido un país que innegablemente ha avanzado en los últimos 15 años, respecto a un periodo entre 1990 y 2004, ha hecho unos avances bastante prominentes, considerables en calidad de vida, seguridad, inversión extranjera, en general, para convertirse en un país viable; un país con proyección. 

    Sin embargo, ha tenido un inconveniente permanente y es el aplazar decisiones que son necesarias y  que son las correctas, pero no populares; que las personas lastimosamente por ignorancia o desconocimiento critican, satanizan y crean un debate repleto de mentiras, de información precoz, carente de fundamentos, de verdades a medias etc., así que, exacerban el orden público, y por ende, cualquier tipo de debate económico que se quiera dar y más si hay políticos con intereses populistas que solo están apostando por su beneficio personal, con apuestas politiqueras; no con apuestas pro-país, no será aceptado de buena forma. 

    Luego de la reforma tributaria fallida presentada por Alberto Carrasquilla, el exministro de Hacienda. Una reforma que en esencia era muy buena, pero que fue pesimamente socializada; Carrasquilla nunca fue bueno comunicando, -les tenía miedo a los medios de comunicación-, y las pocas veces que salía fracasaba estrepitosamente.  

    Foto: Presidencia

    LEER TAMBIÉN: Cambios en programas sociales dentro de la reforma tributaria

    Recordemos el episodio de los huevos, del valor de un cartón de huevos; y hoy pasado un tiempo, podemos ver con perspectiva que esa reforma de Carrasquilla, que fue la que alebrestó todos los ánimos y creó un ambiente azaroso en el país de violencia, incertidumbre, que trajo miles de bloqueos que nos dejaron una inflación considerablemente alta, (ese impuesto que pagan todos los pobres para el mes de mayo) esa reforma planteaba aumentar impuestos, a esos «presuntos ricos» que tiene Colombia. Incluso ese discurso de riqueza se puede dar en otra editorial: «¿Qué es un rico en Colombia y qué es un rico en Estados Unidos?» por ejemplo. Pero a estos «ricos» colombianos les iban a aumentar los impuestos vía dividendos, vía impuesto al patrimonio y mega-pensiones. 

    Y las protestas, las turbas sociales, fueran a las calles con medias verdades, con información precaria a hablar mal de esta reforma; con argumentos absolutamente divorciados de la realidad y lograron tumbarla.

    Una reforma que iba destinada a mantener programas sociales, a profundizarlos y que iban a pagar los colombianos de mediano y algo rango, que de pronto no era la mejor reforma, claro está; tampoco era la reforma estructural que se ha pedido hace tiempos y mucho menos era progresiva, es una reforma que en buena parte castigaba a la clase media, pero que no afectaba a las empresas, y ahora hay una reforma nueva.

    Reforma que le carga todo el peso a las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas, todo por cuenta de una vocería que siempre se toma Bruce Mac Master, presidente de la ANDI, en donde en la ANDI solo hay unos pequeños oligopolios y no representan a las micro, medianas y grandes empresas. 

    Bruce Mac Master, dice entonces que las empresas paguen la reforma y que no se toque a las personas; que las empresas se encargan de pagarla. Y ahora sin saber, ya que los monopolios y los oligopolios son los han sobrevivido en su mayoría luego de la pandemia, han tomado esta decisión en detrimento del sector económico que más genera empleo y mueve la economía en Colombia, que son las micro, pequeñas y medianas empresas. Miles han cerrado, miles han quebrado, miles están a portas de acabarse y ahora quieren apretar con más impuestos a las que han podido quedar vivas.

    @BruceMacMaster

    Solo hay un sector que va a pagar un poco más, el sector financiero con 3 puntos adicionales hasta el 2025, pero a las demás empresas las afecta por igual, de manera que no tiene absolutamente nada de progresividad ni puestos diferenciales.

    90 billones y un poco más es el hueco fiscal que tiene Colombia, y esta reforma pretende recaudar alrededor de 15,2 billones de pesos, en donde hay un aporte, como lo mencionábamos significativo del sector bancario que esperamos que esa sobretasa no se le pase al ciudadano en los costos financieros.

    Esta reforma aumenta el gasto social. Otras 200.000 personas para ingreso solidario, se garantiza la matricula cero a más de 695.000 estudiantes y la pregunta es ¿Qué político se atreverá en el futuro a desmontar los programas sociales: Familias en Acción, Jóvenes en Acción, Ingreso Solidario, etc.?

    Cada vez, Colombia está aumentando sus programas asistencialistas, detenimiento a la creación de la riqueza, y no obstante, Colombia que ya estaba muy por encima de todos los países que hacen parte de la ODCE en impuestos de la renta comparativa con un 32% ahora va a volver a subir; va a borrar lo que había hecho en los últimos tres años.

    En Portugal, México, Australia, Francia, Alemania, Reino Unido, Suecia, Estados Unidos, Japón e Italia, solo por mencionar algunos países seguirá siendo mucho más barato tener empresa.  ¿Qué mensaje se le está enviando a la inversión extranjera y a los empresarios colombianos? Y más, en un debate reciente, donde los países más poderosos del mundo han discutido la necesidad de establecer un piso mínimo de impuestos del 15% para las multinacionales. 

    LEER TAMBIÉN: Estas son las bases de la nueva Reforma Tributaria del Gobierno Duque

    Colombia ya no presentó en el gobierno Duque una reforma tributaria necesaria, responsables, la que el país pide. Está claro que el próximo año estaremos hablando de otra reforma tributaria.

    Es lamentable que la tarifa de renta para las empresas llegue al 35%, que no se eliminen las exenciones sectoriales, pues se pierde la equidad horizontal y es lamentable que no se aumente la base grabable, y que este país siga en contravía del mundo creyendo que las empresas deben pagar más y no las personas cuando en el mundo es lo contrario. En el primero mundo saben que las ricas son las personas y no las empresas. 

    Se habla también en la nueva reforma de las facultades extraordinarias para que el presidente de la república pueda disponer en la fusión, disolución, escisión o disolución y por consiguiente la liquidación de entidades públicas, sociedades descentralizadas indirectas, asociaciones y entidades públicas, economías mixtas en donde existan participaciones de entidades públicas del orden nacional.

    ¿pero será posible que esto suceda? Porque el Gobierno viene hablando hace ya años de la austeridad, de reducción de gastos innecesarios, de disminución en publicidad, reducción en documentos impresos, de disminución en los ingresos de los viajes de los funcionarios, etc. Aunque nos acostumbramos también hace años a ver a funcionarios del Gobierno llegar a los municipios, ciudades, o cualquier parte del territorio colombiano, con el asesor, el amigo, el hijo, el primo, hasta con quien sirve los tintos y todo ello pagado con los recursos públicos.

    Finalmente, en ese contexto el presidente, con sus facultades extraordinarias podría determinar la adscripción o vinculación de las entidades, organismos y dependencias de la Rama Ejecutiva del poder Público del orden nacional, y los colombianos esperamos que se tomen a su vez las mejores decisiones,  primero para ahorrar en gastos y segundo para que funcionarios y entidades que se han aprovechado de los bienes públicos entiendan que el dinero que se malgastan se pueden invertir en el país y no en sus lujos innecesarios.

    @Infopresidencia @MinHacienda

    360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

    ¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

    Quiero Ayudar
    spot_img

    Es entendible, luego de los cientos de desmanes, destrozos y violencia registrada durante los meses de abril y mayo y parte de junio, que el Gobierno tuviese miedo de presentar una reforma tributaria responsable -no popular- pero correcta. 


    - Advertisement -

    EDITORIAL

    Hay un viejo adagio popular que dice: «No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy», y Colombia está pagando más que nunca esto en distintos frentes; el aplazar año tras año distintas decisiones, distintas regulaciones, proyectos de ley, reformas, nuevas orientaciones y en redirección de enfoques le ha ido pasando poco a poco facturas, y la pandemia ha sido un revulsivo para que poco a poco se vayan reventando distintas fibras muy sensibles, no solo en el tejido económico, social, empresarial y político del país. 

    Colombia, que ha sido un país que innegablemente ha avanzado en los últimos 15 años, respecto a un periodo entre 1990 y 2004, ha hecho unos avances bastante prominentes, considerables en calidad de vida, seguridad, inversión extranjera, en general, para convertirse en un país viable; un país con proyección. 

    Sin embargo, ha tenido un inconveniente permanente y es el aplazar decisiones que son necesarias y  que son las correctas, pero no populares; que las personas lastimosamente por ignorancia o desconocimiento critican, satanizan y crean un debate repleto de mentiras, de información precoz, carente de fundamentos, de verdades a medias etc., así que, exacerban el orden público, y por ende, cualquier tipo de debate económico que se quiera dar y más si hay políticos con intereses populistas que solo están apostando por su beneficio personal, con apuestas politiqueras; no con apuestas pro-país, no será aceptado de buena forma. 

    Luego de la reforma tributaria fallida presentada por Alberto Carrasquilla, el exministro de Hacienda. Una reforma que en esencia era muy buena, pero que fue pesimamente socializada; Carrasquilla nunca fue bueno comunicando, -les tenía miedo a los medios de comunicación-, y las pocas veces que salía fracasaba estrepitosamente.  

    Foto: Presidencia

    LEER TAMBIÉN: Cambios en programas sociales dentro de la reforma tributaria

    Recordemos el episodio de los huevos, del valor de un cartón de huevos; y hoy pasado un tiempo, podemos ver con perspectiva que esa reforma de Carrasquilla, que fue la que alebrestó todos los ánimos y creó un ambiente azaroso en el país de violencia, incertidumbre, que trajo miles de bloqueos que nos dejaron una inflación considerablemente alta, (ese impuesto que pagan todos los pobres para el mes de mayo) esa reforma planteaba aumentar impuestos, a esos «presuntos ricos» que tiene Colombia. Incluso ese discurso de riqueza se puede dar en otra editorial: «¿Qué es un rico en Colombia y qué es un rico en Estados Unidos?» por ejemplo. Pero a estos «ricos» colombianos les iban a aumentar los impuestos vía dividendos, vía impuesto al patrimonio y mega-pensiones. 

    Y las protestas, las turbas sociales, fueran a las calles con medias verdades, con información precaria a hablar mal de esta reforma; con argumentos absolutamente divorciados de la realidad y lograron tumbarla.

    Una reforma que iba destinada a mantener programas sociales, a profundizarlos y que iban a pagar los colombianos de mediano y algo rango, que de pronto no era la mejor reforma, claro está; tampoco era la reforma estructural que se ha pedido hace tiempos y mucho menos era progresiva, es una reforma que en buena parte castigaba a la clase media, pero que no afectaba a las empresas, y ahora hay una reforma nueva.

    Reforma que le carga todo el peso a las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas, todo por cuenta de una vocería que siempre se toma Bruce Mac Master, presidente de la ANDI, en donde en la ANDI solo hay unos pequeños oligopolios y no representan a las micro, medianas y grandes empresas. 

    Bruce Mac Master, dice entonces que las empresas paguen la reforma y que no se toque a las personas; que las empresas se encargan de pagarla. Y ahora sin saber, ya que los monopolios y los oligopolios son los han sobrevivido en su mayoría luego de la pandemia, han tomado esta decisión en detrimento del sector económico que más genera empleo y mueve la economía en Colombia, que son las micro, pequeñas y medianas empresas. Miles han cerrado, miles han quebrado, miles están a portas de acabarse y ahora quieren apretar con más impuestos a las que han podido quedar vivas.

    @BruceMacMaster

    Solo hay un sector que va a pagar un poco más, el sector financiero con 3 puntos adicionales hasta el 2025, pero a las demás empresas las afecta por igual, de manera que no tiene absolutamente nada de progresividad ni puestos diferenciales.

    90 billones y un poco más es el hueco fiscal que tiene Colombia, y esta reforma pretende recaudar alrededor de 15,2 billones de pesos, en donde hay un aporte, como lo mencionábamos significativo del sector bancario que esperamos que esa sobretasa no se le pase al ciudadano en los costos financieros.

    Esta reforma aumenta el gasto social. Otras 200.000 personas para ingreso solidario, se garantiza la matricula cero a más de 695.000 estudiantes y la pregunta es ¿Qué político se atreverá en el futuro a desmontar los programas sociales: Familias en Acción, Jóvenes en Acción, Ingreso Solidario, etc.?

    Cada vez, Colombia está aumentando sus programas asistencialistas, detenimiento a la creación de la riqueza, y no obstante, Colombia que ya estaba muy por encima de todos los países que hacen parte de la ODCE en impuestos de la renta comparativa con un 32% ahora va a volver a subir; va a borrar lo que había hecho en los últimos tres años.

    En Portugal, México, Australia, Francia, Alemania, Reino Unido, Suecia, Estados Unidos, Japón e Italia, solo por mencionar algunos países seguirá siendo mucho más barato tener empresa.  ¿Qué mensaje se le está enviando a la inversión extranjera y a los empresarios colombianos? Y más, en un debate reciente, donde los países más poderosos del mundo han discutido la necesidad de establecer un piso mínimo de impuestos del 15% para las multinacionales. 

    LEER TAMBIÉN: Estas son las bases de la nueva Reforma Tributaria del Gobierno Duque

    Colombia ya no presentó en el gobierno Duque una reforma tributaria necesaria, responsables, la que el país pide. Está claro que el próximo año estaremos hablando de otra reforma tributaria.

    Es lamentable que la tarifa de renta para las empresas llegue al 35%, que no se eliminen las exenciones sectoriales, pues se pierde la equidad horizontal y es lamentable que no se aumente la base grabable, y que este país siga en contravía del mundo creyendo que las empresas deben pagar más y no las personas cuando en el mundo es lo contrario. En el primero mundo saben que las ricas son las personas y no las empresas. 

    Se habla también en la nueva reforma de las facultades extraordinarias para que el presidente de la república pueda disponer en la fusión, disolución, escisión o disolución y por consiguiente la liquidación de entidades públicas, sociedades descentralizadas indirectas, asociaciones y entidades públicas, economías mixtas en donde existan participaciones de entidades públicas del orden nacional.

    ¿pero será posible que esto suceda? Porque el Gobierno viene hablando hace ya años de la austeridad, de reducción de gastos innecesarios, de disminución en publicidad, reducción en documentos impresos, de disminución en los ingresos de los viajes de los funcionarios, etc. Aunque nos acostumbramos también hace años a ver a funcionarios del Gobierno llegar a los municipios, ciudades, o cualquier parte del territorio colombiano, con el asesor, el amigo, el hijo, el primo, hasta con quien sirve los tintos y todo ello pagado con los recursos públicos.

    Finalmente, en ese contexto el presidente, con sus facultades extraordinarias podría determinar la adscripción o vinculación de las entidades, organismos y dependencias de la Rama Ejecutiva del poder Público del orden nacional, y los colombianos esperamos que se tomen a su vez las mejores decisiones,  primero para ahorrar en gastos y segundo para que funcionarios y entidades que se han aprovechado de los bienes públicos entiendan que el dinero que se malgastan se pueden invertir en el país y no en sus lujos innecesarios.

    @Infopresidencia @MinHacienda

    Ultimos articulos

    Lo más leido

    Mantente al día con las noticias

    de Colombia y el Mundo, de la mano de

    360 Radio Colombia

    Suscríbete a nuestro Newsletter

    Correo electrónico