¿Cómo afectará su salud el uso pestañas postizas?

Compartir

Todos los excesos son dañinos, peligrosos e innecesarios y en materia de belleza, esta regla no es la excepción, es por el contrario tal vez el ejemplo más claro de que debemos ponerle un límite a la tentación de querer vernos como los prototipos que nos vende el mercado.

En los últimos dos años, el uso de pestañas postizas se ha vuelto tendencia en todo el mundo, siendo Japón y Estados Unidos lo países con más índice de uso de este recurso que, aunque antes se creía exclusivo para  el maquillaje artístico, ahora se convirtió en un accesorio más del maquillaje que a diario usan algunas mujeres, gracias a que el mercado se ha puesto a la tarea de inventar toda una gama de pestañas de todos los tamaños y maneras sencillas de ponerlas e incluso con precios que puede costear cualquier bolsillo.

Cuando se volvió tendencia, países como Japón implementó la compra de pestañas falsas a través de dispensadores y con precios muy por debajo del que por lo regular ofrece cualquier salón de belleza, permitiéndole a todas las persona adquirirlas y ponérselas sin ningún tipo de cuidado o previniendo los riesgos.

Los problemas se comenzaron a evidenciar cuando las mujeres implementaron el uso de pestañas falsas con frecuencia. Según expertos como el Oftalmólogo japonés,  Masayoshi Kajita en muchas ocasiones,  las personas que llegan con conjuntivitis, ojos rojos e irritación usan este producto; la situación clínica se complica cuando se evidencian los daños en la córnea debido a que estas pestañas causan rasguños causando agujeros que requieren más tiempo para sanar.

Los principales culpables de estos daños son el pegamento que se utiliza para adherir las pestañas falsas y la acumulación de partículas infecciosas.

Le puede interesar:  Guía completa de la Copa de Campeones de la CONCACAF 2024

El peligro no termina ahí, el uso de las pinzas para su aplicación también causan daño, el ojo puede presentar cambios en la superficie y se puede llegar a sufrir pérdida de las pestañas reales pues el contenido químico del pegamento debilita su folículo e incluso cuando no se aplica con los cuidados necesarios puede causar ceguera permanente.

En Japón el uso de pestañas postizas se convirtió en un problema que ha volcado la atención de los organismos de salud, quienes se vieron obligados a implementar el uso de licencia para acceder a este producto, sin embargo, la regulación no ha tenido los resultados esperados.

En Colombia esta práctica también ha tenido gran acogida aunque no con el mismo alcance que en otros países. Es importante que usted sepa que si quiere acceder a este recurso, primero: lo haga con una periodicidad regulada, recuerde que todo en exceso no es recomendado.

Segundo: Acuda a un lugar especializado. Si bien los productos causan el mismo daño pues están hechos con los mismos químicos, en estos sitios por lo menos es garantía que quienes realizan el procedimiento tienen experiencia y será menos riesgoso que si lo hace usted mismo sin ningún cuidado.

Por último: Acuda al médico con frecuencia para prevenir con tiempo los daños que las pestañas falsas puede causar.

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]