¿Daniel Quintero le mintió a Medellín?

Foto: EPM.

Desde el inicio de su período de gobierno como alcalde de Medellín, Daniel Quintero no ha brillado precisamente por obtener grandes logros para la ciudad o por su ‘ejemplar’ gestión de la pandemia, en cambio sí se ha destacado por la improvisación y los artilugios que están detrás de cada decisión importante que toma.


Por: Redacción 360 Radio

Después de los avisos de toques de queda y cuarentenas para los fines de semana anunciados a última hora, luego de su particular asignación de los contratos de Buen Comienzo y de la crisis que se desató en EPM a causa de Hidroituango, el alcalde sacó a relucir una nueva joya: un aparente golpe de estado que culminó en la salida de Álvaro Guillermo Rendón como gerente de EPM.

Esta compañía que tendría que estar en el ojo público por poner en marcha uno de los proyectos hidroeléctricos más ambiciosos del país y de América Latina, hoy está en medio de un huracán por haberse convertido en el parque de juegos del alcalde Quintero, quien de manera irresponsable ha maniobrado a su antojo con esta empresa, que es patrimonio de todos los antioqueños.

LEER TAMBIÉN: En caso de que Álvaro Rendón salga de la gerencia de EPM, su reemplazo no sería un antioqueño

Lo cierto es que sorprendió que hubiera solicitado la renuncia de Álvaro Guillermo Rendón, un directivo que de forma diligente estaba haciendo lo necesario para sacar adelante a Hidroituango y proteger a EPM de los deseos apresurados del alcalde.

Incluso 4 miembros de la Junta Directiva, consultados por este medio, afirmaron no estar de acuerdo con la salida de Rendón como cabeza de la Junta, pues su gestión de la compañía brindaba un poco de equilibrio a la crisis de gobernabilidad que atraviesa la ciudad. Sin embargo, estos directivos no hicieron de su postura un obstáculo para su salida.

LEER TAMBIÉN: “Indudablemente existe preocupación sobre el futuro de EPM”: Aníbal Gaviria

Es válido mencionar que hace unas semanas se esparció el rumor de que Rendón tenía intenciones de renunciar. Hoy sabemos que dejar la gerencia de EPM no fue su decisión. Fue fruto de presiones y de una conspiración por parte de funcionarios de la Alcaldía, como María Camila Villamizar, secretaria privada del Alcalde, y varios de los vicepresidentes de la Junta Directiva, por supuesto, nombrados por Quintero.

Y es un hecho afirmar que, mientras avanzaba en su plan de retirar a Rendón, el alcalde le mintió a Medellín.

“Lo de EPM no es verdad. El gerente viene haciendo una magnífica labor en EPM y lo seguirá haciendo. Son rumores que se crean para crear desestabilización saben que estamos cerca de una audiencia pública en relación a los que quieren revocar al alcalde de Medellín y quieren crear ruido al respecto”, dijo en su momento el mandatario en una rueda de prensa, justo antes de la primera audiencia del movimiento revocatorio en su contra.

LEER TAMBIÉN: “Declaraciones del exgerente de EPM son muy preocupantes”, concejal Molina

Ayer, el alcalde actuó basándose en la lógica de ‘borrón y cuenta nueva’, se tragó sus palabras y arremetió en contra del gerente, declarando su salida como insubsistente.

Todo apunta a que Álvaro Guillermo Rendón sale de EPM con la cabeza en alto. Fue retirado de su cargo porque el alcalde necesita a “una persona que le copie, que siga sus instrucciones y sus órdenes” y, el ahora exgerente de esta emblemática compañía, encarna a una persona que es todo lo contrario.

360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

Quiero Ayudar