Están destruyendo Colombia, presidente ¡actúe!

Compartir

EDITORIAL


Nuestro editorial para el día de hoy es uno que no quisiéramos tener, y es que están destruyendo al país una serie de grupos terroristas organizados perfectamente en las principales ciudades del país. El lunes fue Cali, el martes fue Bogotá y según todas las informaciones preliminares para hoy miércoles la ciudad que será blanco de ataques es Medellín.

Acá no hay ninguna protesta válida cuando se incendian CAI con policías dentro, como ocurrió este martes en Bogotá. Más de 16 CAI completamente vandalizados, más de 40 buses del SITP quemados, decenas de policías trasladados a hospitales por recibir heridas graves luego de las protestas registradas.

Jamás se cuestionaría desde este medio de comunicación el derecho constitucional a la protesta, pero vemos que se está yendo bastante largo ese respeto al derecho de la protesta cuando las personas no están haciendo uso debido de esta facultad que les entrega la Constitución.

Las autoridades están siendo completamente diezmadas por cuenta de manipulación en redes sociales, por información falsa que ha buscado desprestigiar todo accionar de la Policía, del Ejército y del ESMAD. En ningún momento queremos tapar que han existido desmanes de la Fuerza Pública, que han existido excesos a la hora de contener las protestas, a quienes han infringido la ley tanto del lado de los manifestantes como del lado de las autoridades tiene que caerles todo el peso de la ley, el problema es que esa frase en Colombia tampoco vale ya porque en el país no hay ley, no hay justicia; en Colombia delinquir paga.

LEER TAMBIÉN: Una reforma que inició mal, y terminó mal… ¿Ahora qué viene?

Son millones de colombianos los que se levantan todos los días a la marcha más hermosa, loable y dura del mundo: a trabajar, a trabajar honradamente, a sacar adelante sus sueños, sus familias, a perseguir sus metas. Unos trabajan de sol a sol, en inclementes temperaturas, en territorios áridos, en situaciones tan complejas que ponen su vida en peligro todos los días, pero optan por trabajar y no por vandalizar. Todos los empleados en Colombia aportan un grano de arena para que este país sea mejor, para que tengamos calidad de vida, pero no podemos permitir que distintos grupos de indecentes, impresentables y terroristas acaben con lo que se ha construido.

Le puede interesar:  La inteligencia artificial sigue transformando el mundo, ¿Cómo nos estamos preparando?

Colombia ha sido un país que ha estado en guerra permanente, que ha tenido que enfrentarse a los peores terroristas del hemisferio. No hemos tenido un año en paz, siempre estamos luchando contra alguna amenaza, contra el maldito narcotráfico, contra el comunismo, contra la corrupción, contra la politiquería, contra los sicarios, contra los ladrones, contra los corruptos, contra los mafiosos. ¿Qué nos une como país?, pareciera que absolutamente nada, pareciera que hemos perdido el respeto por completo hacia las autoridades, pareciera que ya no cree ninguna persona en que podamos tener un punto de inflexión que nos permita ir a mejor. No entendemos por qué la opción de destruir es la única que hay sobre la mesa.

Al Gobierno Nacional, al presidente Iván Duque, elegido democráticamente, que unos podrán estar más o menos de acuerdo en la forma que ha gobernado, en estos días de suma gravedad, se le tiene que reconocer y respetar como presidente de los colombianos. Su periodo constitucional termina el 7 de agosto del año 2022. Al presidente Duque le pedimos que defienda al país, que defienda a los colombianos de bien, a los que están en la legalidad; que use las atribuciones que la Constitución le confiere para defender la vida de las personas, para defender la propiedad privada y sobre todo para garantizar la estabilidad del país.

Este libreto ya lo conocemos, se ha visto en Chile, Argentina, Estados Unidos y no es el momento de ceder, no es el momento de permitirle a los delincuentes que quieren ver el mundo arder, ver a Colombia en llamas, y así logren su cometido. La Policía, el Ejército, la Armada, todas las unidades de las fuerzas armadas en Colombia, tienen que salir a la calle.  Presidente, no dude más en decretar el estado de conmoción interior o la ley marcial, no dude más en poner orden en las calles, no dude más en proteger la vida de los uniformados y de los manifestantes que se presentan a las calles en total disposición de ejercer su derecho a la protesta de manera pacífica.

No se puede juzgar a un solo bando por cometer errores, acá todos han cruzado la línea de la ilegalidad, la anarquía en ningún lugar del mundo ha tenido buenos resultados. Colombia hoy es observada por el mundo como un país que está en llamas y esto no le conviene a nadie, como colombianos hemos demostrado ser estoicos, resistentes, superiores a las adversidades que nos ha impuesto el mundo, y en esta ocasión no podemos ser inferiores al reto que nos supone estar a la altura de un debate álgido y continuo sobre nuestra institucionalidad. Sabemos que nos falta mucho como país, que podemos ser mucho mejores, que seguramente tenemos dirigentes que han defraudado la confianza ciudadana, pero está en cada uno de los colombianos el poder de cambiar esto, y es votar bien, hacer control político, estudiar, informarse, analizar.

Le puede interesar:  El turismo acusa el estancamiento económico de Colombia

El caos, el vandalismo, el populismo y la demagogia han destruido países ricos como Venezuela; no podemos permitir que ese fantasma, que ese cáncer llegue a nuestro territorio. A los colombianos que tienen quejas válidas, que tienen dolor, que están inconformes, indignados con el Gobierno, con la pandemia, con la pobreza, con la falta de empleo, nos solidarizamos, pero también les pedimos a todos que entiendan que son tiempos cruentos, complejos a nivel mental, a nivel de salud; la pandemia ha sido muy cruel con Colombia. Tenemos una economía frágil, tenemos una institucionalidad de papel hace muchos años y hoy se presenta una tormenta perfecta para nosotros, un coctel explosivo que nos está quemando.

Demos un compás de espera y de unión para que salgamos de esto juntos, para que entendamos que atacar a la Fuerza Pública, o que esta ataque a los manifestantes, no es el camino; todos estamos en el derecho de pedirle al Gobierno más sintonía con el día a día de los ciudadanos. Pero nunca se ha conseguido nada por las malas, nunca se ha conseguido nada creando caos, y como medio de comunicación queremos dejar sentada nuestra posición de absoluto respaldo a la institucionalidad de Colombia.

No podemos caer ni por lo civil ni por lo criminal en las manos de terroristas que han soñado toda su vida con apoderarse de Colombia para permitir que la ilegalidad campee a sus anchas.

Colombianos, que Dios los proteja y que en el seno de sus familias analicen y reflexionen sobre estos días.

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]