Dólar en Colombia sin techo

Compartir

Este contenido hace parte de nuestra sexta edición de 360 RevistaCada año, nuestro medio de comunicación realiza una publicación impresa con la compilación de los hechos más relevantes del año que culmina y con proyecciones de expertos para el que nos espera.


Por: Andrés Moreno Jaramillo , asesor financiero y analista económico y bursátil

El 2021 será recordado por la alta devaluación del peso en Colombia. El año comenzó con el precio de la divisa alrededor de $3.400, en medio de la incertidumbre por la recuperación económica luego de las cuarentenas generadas por la pandemia y el comienzo de la aplicación de vacunas contra el covid-19, en donde se sabía que la volatilidad de los mercados mundiales causaría alto impacto en el precio del dólar.

A pesar de la mejora de los indicadores económicos en Colombia durante el presente año, tales como la disminución del desempleo, el aumento de proyecciones de crecimiento del PIB del 9 %, el buen resultado financiero de las empresas y la apertura de todos los sectores de la economía, sumando el alto precio de los commodities como el petróleo, el dólar en Colombia se ha devaluado alrededor de 19 %, un fenómeno que también se ha visto en otros países emergentes de la región como Chile y Perú.

En efecto, el dólar en Colombia llegó a finales de 2021 sobre $4.030, mostrando niveles de devaluación máximos del año y cercano a niveles de máximos históricos de abril 2020, cuando el mundo era un caos total y las economías estaban cerradas en un hecho nunca antes presentado en la historia.

Le puede interesar:  Se acabaron los tintos

En Colombia se ha visto una fuerte salida de capitales extranjeros durante el año explicado por la crisis social y sanitaria generada por las protestas sociales en mayo, la caída de la reforma tributaria en el mismo mes, la pérdida del grado inversión por parte de Fitch y S&P, la incertidumbre por elecciones presidenciales y finalmente, el interés por parte de extranjeros por invertir en dólares.

Adquiere gratuitamente nuestra Revista 360 2021

Los inversionistas locales deben tener paciencia y entender que aunque los activos en el mercado local no está reflejada la recuperación de la economía ni están anticipando unas mejores expectativas de crecimiento económico, es un buen momento para invertir en el país. Se debe aprovechar que las acciones y la renta fija locales se han desvalorizado a pesar que los fundamentales están positivos; quienes tienen el perfil de riesgo adecuado y expectativa de inversión a largo plazo (al menos dos años), encontrará altas tasas de retorno.

La incertidumbre y los riesgos generan rentabilidad, por lo cual lo que ocurre en el país debe ser visto como una oportunidad histórica de inversión. Colombia tendrá elecciones presidenciales en el 2022 y si se elige a un líder que una y que empuje al alza a las empresas, el empleo, el comercio internacional y la confianza inversionista, tendremos una década de oro, similar a la que tuvimos en comienzo del presente siglo.

Para el año 2022 la volatilidad seguirá golpeando a los mercados y al dólar en Colombia. Históricamente antes de elecciones presidenciales y sin importar los candidatos, la divisa en Colombia tiende a devaluarse en los primeros siete meses del año. Es posible que veamos nuevos máximos del dólar incluso sobre $4.200. Es importante analizar hasta cuándo se saldrá la inversión extranjera de nuestro país, revisar la velocidad del aumento de tasas de interés para controlar la inflación por parte del Banco de La República y el cambio de política monetaria de Estados Unidos, que en el 2022 deberán reducir los estímulos y aumentar las tasas de interés, lo cual generará un rebalanceo mundial de portafolios migrando de renta variable e inversiones alternativas hacia renta fija.

Le puede interesar:  Economía circular en la industria alimenticia: retos y oportunidades

Si Colombia elige un candidato populista y de izquierda, es posible que la divisa se devalúe aún más en 2022. La inversión nacional se llenará de nerviosismo y migrará al extranjero, mientras los fondos internacionales tendrán serias duda en invertir en nuestro país. La política y la economía no se pueden analizar por separado, tenemos un gran desafío el próximo año y el rumbo de la economía colombiana y el bienestar de los ciudadanos están en nuestras manos, no nos equivoquemos en 2022, ya otros países lo hicieron en el pasado y no han encontrado remedio.

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]