El ELN tiene la palabra

Culminó la quinta ronda de negociaciones con el ELN en México; ronda marcada con el tema del secuestro y cuyos resultados el país recibe con algo de esperanza.

Compartir

Hace 35 años, en Maguncia, Alemania, el ELN se comprometió, como gran cosa, a no secuestrar niños ni ancianos, y desde entonces no se había comprometido a nada.  A partir del 30 de enero y durante 180 días inicialmente, el ELN se compromete a no realizar “retenciones con fines económicos”, compromiso al que no le han faltado reparos.

¿Por qué no se comprometió desde el comienzo del cese al fuego? Sí lo hizo y así se lo reclamó la delegación gubernamental, porque el secuestro, un delito tipificado en nuestro Derecho Penal, está prohibido en el Derecho Internacional Humanitario y su jurisprudencia, y el DIH fue acogido como referente del Acuerdo de Cese al Fuego que el ELN firmó.

“Las interpretaciones” ha sido un escollo en las negociaciones y, por esa vía, el ELN no aceptó que del acogimiento al DIH se derivaba un compromiso frente al secuestro, dificultad superada en esta ronda -y su principal resultado-, al quedar explícito el compromiso de suspender el secuestro extorsivo.

¿Por qué no se comprometió a renunciar a todo tipo de secuestro? Desde afuera no parece lógico, pero en la Mesa las cosas son a otro precio. De hecho, el DIH proscribe, en general, la toma de rehenes, y los prisioneros de guerra -secuestrados de la Fuerza Pública-, son también proscritos por el DIH y el Estatuto de Roma en los conflictos internos. Así pues, solo queda decir que comienzo tienen las cosas, que el fin del secuestro como hostigamiento a la sociedad y como condición para la PARTICIPACIÓN es, sin duda, un gran avance, y que todo secuestro, de producirse, tendrá que ser explicado por el ELN ante la Mesa y su Mecanismo de Verificación.

Le puede interesar:  La economía no va bien y naufragamos en una estanflación

Las negociaciones con el ELN muestran avances

También es un gran avance que, a partir del 30 de enero, todo secuestrado deberá quedar libre, pues el secuestro es un delito de tracto sucesivo, es “continuo”; no se limita al día en que se secuestra sino al periodo durante el cual se está secuestrado, luego nadie puede seguir estándolo a partir del 30 de enero del 2024.

La sabiduría popular, precisamente por su origen, siempre es contundente. “Obras son amores y no buenas razones”, es el mensaje claro al ELN por parte de una sociedad que ya no pide ni anhela, sino que les exige no volver a secuestrar; les exige pasar de las palabras del compromiso a las realidades del cumplimiento, para permitir estas negociaciones que necesitan un hondo respaldo popular.

Por ello, el ELN tiene la palabra; si desoye el clamor de la sociedad la paz seguirá siendo u anhelo apenas y las negociaciones otra frustración; si lo escucha, la paz se asomará como estrella de Navidad. “Amanecerá el 2024… y veremos”.

Mi deseo de Navidad para todos los colombianos: Paz en sus corazones y en sus hogares…, es el comienzo para la paz de Colombia.

Lea también: El secuestro: “En eso estamos…”

Por: José Félix Lafaurie – @jflafaurie

[tds_plans_description year_plan_desc="JTIw" month_plan_desc="JTIw" free_plan_desc="UHVibGljaWRhZA==" horiz_align="content-horiz-center" f_descr_font_size="10" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLXRvcCI6IjQwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ=="]

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=”74432″]