El gobierno Petro está acabando con la moral de nuestra Fuerza Pública

Compartir

Entre tanto, el presidente Petro también sacó a la Brigadier General Yackeline Navarro, quien por derecho debía ser el reemplazo del General Sanabria y nombró al actual cónsul general en Miami, el Mayor General retirado William Salamanca.


Por: Catalina Escobar Pérez

Desde su llegada a la Presidencia, Gustavo Petro ha sacado de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional a una gran cantidad de soldados y policías que tienen experiencia, rango y compromiso con sus instituciones. Más aún, que tienen amor por Colombia.

Mientras las estructuras criminales del país se fortalecen, el presidente Petro insiste en desmoralizar a nuestros soldados y policías. Este lunes, la Revista Semana publicaba el decreto (decreto 441 de MinDefensa) con el que el gobierno Petro pretende seguir reduciendo el Ejército sacando 436 suboficiales  para este año. Más aún, el gobierno Petro ya sacó a casi 60 generales, notificó el retiro a 748 soldados profesionales y ahora le suma el retiro a 436 suboficiales.

DE LA MISMA AUTORA: Israel, nación sagrada

“Necesitamos acompañamiento psicológico, necesitamos estudio, ser productivos a la vida que vamos a comenzar nuevamente. Estamos preocupados, nadie se quiere hacer cargo de esta situación, ni siquiera nos dijeron gracias por su servicio” indicó a la Revista Semana un soldado que estuvo 20 años en el Ejército.

Asimismo, el General Henry Sanabria sale de la dirección de la Policía Nacional justo después de su entrevista en la Revista Semana donde defendió su fe, y además le contó al país que lo que pasó verdaderamente en el Caguán, fue un secuestro y no un cerco humanitario como lo había dicho el ministro Prada.

Le puede interesar:  2024: entre el propósito y la verdad

Entre tanto, el presidente Petro también sacó a la Brigadier General Yackeline Navarro, quien por derecho debía ser el reemplazo del General Sanabria y nombró al actual cónsul general en Miami, el Mayor General retirado William Salamanca. Ciertamente, esperemos que el nuevo director de la Policía honre su uniforme y esté por encima de ideologías y personas.  Primero Colombia y la institución que liderará.

¿Es sensato disminuir la capacidad operativa de la Fuerza Pública y destruir moralmente a los soldados y policías en un momento tan crítico y de tanta inseguridad?

La fuerza pública lo que necesita es respaldo, presupuesto, seguridad jurídica y estabilidad, especialmente en las cúpulas para que cumplan con su deber con todas las garantías que merecen y que el Estado debe proporcionarles.

Gracias Héroes, vendrán tiempos mejores.

[tds_plans_description year_plan_desc="JTIw" month_plan_desc="JTIw" free_plan_desc="UHVibGljaWRhZA==" horiz_align="content-horiz-center" f_descr_font_size="10" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLXRvcCI6IjQwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ=="]

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=”74432″]