Empresa – Estado, los dos de la mano

Compartir

EDITORIAL


En nuestro editorial de hoy miércoles 17 de agosto, quisiéramos recoger lo que pudimos sentir, escuchar y ver en el Congreso de la ANDI en Cartagena durante la semana pasada. Nos quedamos con la ausencia de Francia Márquez, vicepresidenta de la República, quien claramente no encontró un auditorio propicio para su forma de pensar, nos quedamos con el discurso de José Antonio Ocampo, ministro de Hacienda, con el discurso de Bruce Mac Master y con el cierre que estuvo bajo la presentación del presidente Gustavo Petro.

Ahora bien, es claro que Petro tiene la capacidad dialéctica para afrontar un escenario adverso y así lo hizo, llegó con total valentía, son sigilo -con dos horas de retraso- pero con una capacidad absoluta de escucha, no tomando de nota, asintiendo con la cabeza en algunas ocasiones, siendo alabado por su equipo de trabajo en cada intervención mientras el público guardaba silencio y se rascaba la cabeza.

Más allá de esas señas, nosotros como medio de comunicación esperábamos que el presidente Gustavo Petro llegara al escenario del Centro de Convenciones de Cartagena no con la bandera blanca, no con la bandera de la rendición, pero sí con un mensaje de unión, de trabajo mancomunado, de construir a partir de los puntos en los que hay acuerdo, de revisar en donde hay profundas diferencias, cómo se pueden subsanar y volverlas llevaderas buscando siempre el beneficio de todos los ciudadanos.

Gustavo Petro ganó con una agenda clara de cambio y entendemos respetamos y respaldamos que Gustavo Petro gobierne con esa agenda; él no puede ser inferior a ese reto que le encomendó su electorado pues no los puede traicionar, pero por encima de ese electorado están los intereses superiores de la patria, está la Constitución Política de Colombia y están las realidades del mercado; la economía no depende de que un político diga o haga una cosa, la economía tiene su propia vida y de la economía viven todos los colombianos.

Le puede interesar:  Ministerios inútiles, ineficientes y costosos

LEER TAMBIÉN: Necesitamos crear empleo, no destruirlo

Quisiéramos entender que el discurso no se va a llevar en su totalidad a una ejecución inmediata, pues los efectos serían devastadores para el país en materia de confianza empresarial, en materia de estabilidad jurídica, en materia de certidumbre y sobre todo en cómo se mira al empresario, y no estamos hablando del empresario de la gran compañía, hablamos del empresario de la miscelánea, de la carnicería, de la tienda, de la ferretería, el banquero, el constructor, el naviero; acá todos los sectores son importantes, todos los sectores necesitan trabajar con seguridad y tranquilidad, el Estado tiene que ser, y en eso compartimos con el presidente Petro, un aliado, una pareja que ayude a construir, que no sea talanquera, que no se convierta en un obstáculo.

El presidente Petro tiene todo el derecho de avanzar en políticas de descarbonización, es absolutamente plausible y creemos que es un camino indicado, pero rechazamos tajantemente declaraciones como la de la nueva ministra de Minas, quien dice no más gas y que se debe importar de Venezuela. Colombia tiene que seguir explorando petróleo, tiene que seguir explorando gas así como es de importante la soberanía alimentaria, la soberanía energética tiene la misma relevancia y el mismo impacto vital en cada uno de los ciudadanos.

Presidente Petro, entre todos podemos construir un diálogo con entendimiento y con un trabajo conjunto hombro a hombro.

[tds_plans_description year_plan_desc="JTIw" month_plan_desc="JTIw" free_plan_desc="UHVibGljaWRhZA==" horiz_align="content-horiz-center" f_descr_font_size="10" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLXRvcCI6IjQwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ=="]

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=”74432″]