La excarcelación: una medida mediocre, irresponsable y trágica

Compartir

No hay otra forma de entender esta decisión de excarcelación como otra claudicación del Estado ante la delincuencia. Todos los mensajes están alineados a que delinquir paga y el Estado promueve la impunidad  y por ende seguirá promoviendo la inseguridad. Respaldamos el rechazo de Claudia López a esta medida. 


EDITORIAL

Bajo nuestra línea editorial no hemos estado conformes y de acuerdo con muchas decisiones de la alcaldesa Claudia López, creemos que la ciudad ha tenido una administración bastante irregular en estos tres años en donde distintos fenómenos han crecido exponencialmente en detrimento de la calidad de vida de quienes viven y visitan Bogotá. 

Sin embargo, como hemos sido reiterativos en nuestras líneas editoriales, desde esta casa periodística creemos en la importancia y necesidad inexorable de castigar a quien comete un delito, de cuidar al buen ciudadano y de no promover ninguna medida que favorezca a quienes han violado las normas y la ley, que en teoría esto debería ser un acuerdo común pues se extrañaría que algún ciudadano estaría en contra de eso pero claramente lo hay. 

También, hay que empezar diciendo que si bien ahora nos ocupa durante el gobierno de Gustavo Petro esta idea de la excarcelación, no es la primera vez que pasa. Pasó en el Gobierno de Iván Duque y pasó en el Gobierno de Juan Manuel Santos, entonces es la claudicación del Estado desde hace doce años ante los criminales. Además, por una razón elemental y es que la última cárcel que se inauguró en Colombia la hizo Álvaro Uribe Vélez con el entonces ministro Fabio Valencia. 

Por lo demás, antes se han tumbado cárceles, se han clausurado como si aquí en Colombia ya estuviéramos en paz y no existiera la delincuencia, cosa contraría a lo que se ve en las calles de cualquier ciudad y municipio en donde los bandidos pululan por las alcantarillas, en donde el robo, el fletero, la extorsión, el secuestro se han incrementado. 

Le puede interesar:  Unidad de Gestión del Riesgo anuló giros a Corantioquia, Corpourabá y Girón

No sabemos qué piensan los alcaldes cuando ven esta propuesta de la excarcelación hecha por el Gobierno Petro, entendemos que muchos no quieren pelear con el Gobierno pero también sabemos que es un acto de incoherencia y de irresponsabilidad que acepten esta medida. A ellos este año electoral les van a juzgar por la situación de inseguridad en sus territorios y no creemos que miles de delincuentes saliendo de las cárceles para la calle pues vayan a ser un muy buen aporte a ese control de seguridad en las calles. 

Como bien decía Claudia López, no son capaces de cuidar los presos en las cárceles, ahora mucho menos en las calles. A cuántos bandidos se les ha encontrado en las calles con brazaletes asesinando y robando porque el INPEC es una vergüenza nacional, debió haberse liquidado hace muchísimos años como lo propuso Germán Vargas Lleras. Pero todo esto encierra una discusión muy grave, debería ser un debate y un diálogo nacional con efectos reales sobre qué clase de personas tenemos en el poder que juran que premiar a delincuentes, que seguir promoviendo la impunidad es una buena idea. 

La excarcelación no tiene ni pies ni cabeza, es un sin sentido y fuera de eso el Estado ha sido incapaz de invertir en justicia, en la prevención de los delitos, en tecnología, ha sido incapaz de subir el salario de los policías, ha sido incapaz de construir nuevas cárceles, es que cuál es la moral de un policía para ir por un ladrón si lo van a dejar suelto. 

¿Hacia dónde va Colombia? A ser un completo narcoestado, a estar en mano de los criminales, de los bandidos. Qué colombiano puede estar de acuerdo con eso. Nosotros esperamos creer que muchos de los que votaron por Petro no estén de acuerdo con esto de la excarcelación porque el día de mañana que le maten a algún familiar o a usted no creemos que quieran que el que cometió el delito quede libre. 

Le puede interesar:  ICA: el impuesto confiscatorio y antitécnico

En Colombia hay que preguntarle primero al bandido a ver si se le perdona y luego si está en la cárcel hay que preguntarle si está aburrido y se quiere ir. Esto es definitivamente una muestra más de la decadencia en la que está Colombia y ojalá las Cortes que a veces son tan oportunas en ocasiones cuando les conviene pues hicieron algo ahora y se pronunciaran. 

Esto de la excarcelación atenta contra la Constitución y toda la estructura de leyes y normas que hay en el país, no hay orden y solo hay delincuentes que le siguen comiendo terreno al Estado y que siguen estando en contra de cada uno de los ciudadanos de bien que hay en el país. 

Lea también: La salud de los colombianos no es un botón de On y Off

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]