-Publicidad-
Inicio Entrevistas “Uno necesita aviones que tengan una muy buena confiabilidad, un buen índice...

“Uno necesita aviones que tengan una muy buena confiabilidad, un buen índice de alistamiento y que estés preparados para volar” General del Aire Guillermo León en conversaciones 360

“El hecho de que no nos pasen las cosas, no quiere decir que no exista la amenaza o el riesgo” General Guillermo León en conversaciones 360
Foto: Cortesía
-Publicidad-

El General del Aire Guillermo León León, hablo acerca del estado actual de Colombia con respecto a los temas de aeronaves, defensa y seguridad, haciendo un llamado de atención a los colombianos y sus Fuerzas Aéreas de no parar y ser constantes frente a distintas luchas a nivel de seguridad.


360:

Considero que es un tema de suma importancia para el país, que la ciudadanía comprenda de qué se trata trabajar por la soberanía nacional. Usted que ya se retiró, puede hablar con mayor libertad y conocimiento. ¿Cuál sería la radiografía que usted hace en materia de Defensa en el país que tenemos hoy?

Guillermo León (G.L.): 

-Publicidad-

Todo parte de la situación del análisis de cuáles son las amenazas que tiene el país, creo que esto es lo que dimensiona cuáles son las capacidades que debe tener el país. A partir de ello, quiero contarles que desde el año 2013 se pensó en el Ministerio de Defensa todo un planeamiento por capacidades, precisamente para hacer una correlación que nos permitiera determinar qué amenazas se deben atender y cuáles son los equipos, capacidades, entrenamientos y doctrinas que se requieren para poderlas atender.

La preocupación que a nosotros en este momento y desde el retiro nos acompaña es cómo está pasando el tiempo y se están aplazando decisiones que son importantes. Muchas de estas tienen una connotación política importante dados los recursos que necesita la Defensa del país. Desafortunadamente, y no ocurre como en otros países en donde hay un planeamiento y se sigue independientemente de los gobiernos que vengan, se tienen proyectos y programas que permiten que mantener la seguridad y la Defensa se haga de forma gradual. Por esto, tomar grandes decisiones se hace menos beneficioso e impopular cuando llega el momento de hacerlo, cuando se hace para remplazar capacidades perdidas y eso es lo que se trata de evitar, al informar frecuentemente cómo están esas capacidades y advertirles a los gobiernos de turno sobre la responsabilidad que ellos tienen para darle al país lo necesario para cumplir lo que dice la Constitución. 

Quiero referirme a ello, porque la Constitución en su artículo segundo establece los fines del estado. Entre estos está el de promover la prosperidad nacional y también el de defender la independencia, mantener la integridad territorial, asegurar la convivencia pacífica y proteger a todos los residentes en su vida, honra, bienes y creencias. De allí surge después el Artículo 217 que dice que la Nación tendrá para su defensa unas fuerza militares constituidas por el Ejército, la Armada Nacional y la Fuerza Aérea, que le van a garantizar esos fines del estado en cuanto a la soberanía, la independencia, la integridad territorial y el orden constitucional. 

Ahí empezamos a hablar de las capacidades. ¿Cuáles son? Se refieren a lo que hoy llamamos el ‘DOMPI’, la doctrina, la organización, el material, el personal y la infraestructura. En el caso de la Fuerza Aérea, hemos ido perdiendo algunas capacidades, estamos llegando a su punto de obsolescencia, por lo que se requiere tomar decisiones rápidas y oportunas porque sino vamos a quedar sin defensa aérea en Colombia. Estoy hablando de los ángeles de la patria, de los equipos de defensa aérea y de los aviones tácticos que acaban de salir de servicio porque cumplieron ya su ciclo de vida. 

360:

De lo que usted recuerda – y los colombianos tenemos alguna idea sobre cuáles son los aviones que utiliza el Ejército – hoy, ¿con qué puede contar el país? Ya que hay un aviso de que para el 2023, ya no se podrá volar un avión Kfir ni para ceremonias. ¿Qué recuerda usted de eso?

G.L.:

Creo que con respecto a los aviones Kfir, es importante que todos los colombianos conozcan que estos aviones fueron el remplazo de los aviones que había comprado el gobierno de Misael Pastrana en los años 70. En los años 80 se adquieren los Kfir para reforzar la flota de aviones de combate de alto rendimiento, o sea que estamos cumpliendo ya más de 40 años de servicio de estas aeronaves. Su principio fueron los modelos C2 y se modernizaron para convertirlos en los modelos C7 y, la última modernización, a modelos C10 y C12, pero ya no permiten ninguna actualización mal. 

Si bien esa modernización permitió actualizar lo que fue el sistema de entrega de armamento, de navegación, que permitió una mejor precisión, y llevó a una tecnología en esos equipos de generación 4.5. Otros sistemas quedaron como llegaron originalmente, es decir, por ejemplo el sistema hidráulico, el sistema de controles de vuelo, de motores… Todo eso, hace que empiece a afectarse el sistema de movilidad de los aviones, por varias razones. 

La primera, son tecnologías antiguas y poco eficientes, de alto consumo de combustible y de alto costo en su operación. Segundo, la sostenibilidad logística, como son aviones antiguos en muchos de sus sistemas ya no se consiguen partes nuevas, es muy difícil conseguir los repuestos apropiados, ya no hay nuevos, sino que se hacen reparaciones sobre reparaciones, esto hace que la confiabilidad de los equipos baje. Por otro lado, al haber escasez en el mercado de las partes que se requieren para su reparación, hace que los costos suban y esto hace que a nivel de costo-beneficio los costos sean muy altos; luego, es mejor comprar aeronaves nuevas y mucho más eficientes y con mejor índice de alistamiento porque ha medida que los aviones van envejeciendo requieren entrar cada vez más a mantenimiento. 

Uno necesita aviones que tengan una muy buena confiabilidad, un buen índice de alistamiento y que estés preparados para volar, no que pasen mucho tiempo dentro de un hangar. Por otro lardo, vale la pena mencionar que una parada de los aviones Kfir nos va a afectar, porque quedamos supremamente vulnerables para atender todos los requerimientos de lo que nos ordena la constitución nacional y, por otro lado, vamos a ir perdiendo lo que se ha ido ganando y construyendo; como es la preparación y el entrenamiento de nuestras tripulaciones y particularmente de nuestros pilotos de combate.

Esto nos llevó a un gran esfuerzo, una construcción de varios años, para lograr que nuestros pilotos llegarán a una formación de primer nivel con la que pueden participar en ejercicios a nivel mundial con las mejores competencias del mundo. Lo hemos hecho con los aviones Kfir, con sus limitaciones y modernizaciones, eso ha elevado el nivel de entrenamiento para ponerlos a la par de uno de los Estados Unidos, de la OTAN o de cualquier otra parte del mundo. 

Donde se paren nuestros aviones y no tengamos el remplazo, esa capacidad se va a empezar a degradar y lo que nos costó con gran esfuerzo llevar a esos altos niveles tendremos que volverlo a empezar. O sea que hay elementos adicionales que vale la pena tener en cuenta, esto nos va a pasar también en el tema logístico, en el tema de mantenimiento, que al final van a ser costos que terminan siendo representativos cuando uno habla de un sistema como es el tema de los aviones Kfir. 

360: 

Nos han comentado fuentes de la Fuerza Aérea que también preocupa la situación de los helicópteros. Hemos tenido unos derribados en combate, y otros cumpliendo labores humanitarias o transportando tropas. ¿Qué conocimiento tiene de estos helicópteros Black Hawk?

G.L.:

La mayoría de los helicópteros Black Hawk están en el Ejército y se utilizan para las misiones de transporte y salto aéreo. En nuestra Fuerza Aérea, el papel de los helicópteros es acompañar y proteger a esas aeronaves del Ejército cuando hacen operaciones, o también operan de manera autónoma porque son helicópteros artillados, con un abanico de posibilidades de armamento para utilizar en defensa y protección de todos los colombianos. 

Nuestros helicópteros Black Hawk en particular estuvieron en un proceso de mejora de sus capacidades en los últimos años, que tengamos misiles que pueden guiarse a través de los mismos cascos. Diferente a lo que pasa con los aviones de combate que, como dijo el ministro Diego Molano, estos van hasta el año 2023 y esto se ha programado y anunciado desde el año 2015. Estamos llegando al fin de su vida útil, donde nos vamos a quedar sin esta capacidad.

360:

Regresando a los aviones, se dice que para qué aviones si no estamos en guerra. ¿Qué otras misiones cumplen diferentes a esta?, ya que es la creencia popular entre las personas del común.

G.L.:

La cantidad de misiones que cumple la Fuerza Aérea es enorme, inclusive en Medellín ustedes tienen muy cerca la base de Rionegro, las tareas son permanentes: rescates, atención a incendios forestales… Particularmente si estamos hablando de los aviones Kfir, algunos ejemplos son:

El primero, uno de los flagelos que han amenazado permanentemente a nuestro país es el narcotráfico. En el año 2000, nuestro espacio aéreo nacional era cruzado por más de 600 aeronaves con propósitos ilegales: narcotráfico, tráfico de armas, trata de personas… 600 aeronaves sin que nosotros pudiéramos hacer nada. esto requirió un gran esfuerzo para poder crear un sistema integrado de defensa. ¿Esto qué es? Significa tener defensa activa y pasiva, siendo la pasiva todos aquellos elementos que nos permiten a nosotros vigilar, detectar e identificar (radares, centros de comando y control, observadores avanzados). 

En el 2000, hablábamos de más de 600, cuando logramos fortalecer ese sistema hoy, después de 20 años el número de trazas ilegales es de 2 a 3 trazas máximo. Ahora controlamos nuestro espacio aéreo, no solo por estas capacidades que menciono sino también por la de reacción, que es la parte activa, el armamento, las aeronaves y elementos de guerra electrónica. Hoy Colombia con lo único que cuenta de ello son algunos elementos de guerra electrónica y aeronaves de interceptación como los aviones A37, que este año quedaron fuera de servicio; helicópteros y también han sido fundamentales nuestros Kfir. 

En el año 2013, no sé si recuerdan ya que esto fue público; cruzaron dos aviones Tupolev bombarderos rusos entre Caracas hacia Nicaragua y pasaron por nuestro espacio aéreo sin autorización, reaccionaron dos aviones Kfir y fueron interceptadas estás aeronaves en el aire y fueron obligadas a salir de nuestro espacio aéreo, eso es capacidad, eso es fuerza y demostración de capacidades de lo que hace nuestra Fuerza Aérea Nacional para proteger nuestra soberanía, y lo hemos hecho en otras ocasiones; así que uno recuerda que nosotros venimos de un conflicto que todavía está latente en el país a pesar del acuerdo de la Habana. El país sigue en unas situaciones muy complejas en cuanto a orden público y dentro de estas operaciones de orden público que ha tenido Colombia a lo largo de estos años nuestros aviones Kfir han sido fundamentales en esta tarea. Allí, en grandes operaciones estuvieron presentes nuestros aguerridos pilotos de combate cumpliendo misiones de noche en circunstancias meteorológicas complejas, tratando de llevar la tranquilidad y de neutralizar a los que pretendían perturbar a los colombianos, así que ahí hay un reconocimiento en ese sentido a nuestros aviones de combate.

Por otro lado, si uno mira el entorno regional que usted mismo mencionaba en su pregunta; el entorno regional qué tenemos no es fácil, tenemos a nuestro vecino de al lado con un gobierno dictatorial, un gobierno que de alguna manera ha presentado y ha dicho en sus expresiones no solamente del mismo Maduro, sino de algunos funcionarios de su gobierno lanzando amenazas al gobierno colombiano. En alguna ocasión hablaron hasta de mandar los aviones Sukhoi a bombardear aquí a Bogotá, eso muestra que hay una intencionalidad, que de pronto hoy no se materializa, pero que si hay una perspectiva desde ese lado de considerar esa posibilidad.

La violación en varias ocasiones de nuestro espacio aéreo, de aeronaves que salen de allí de Venezuela no necesariamente venezolanas, pero que de alguna manera tratan de violar nuestro espacio aéreo, las violaciones de aeronaves en el área de la frontera en Cúcuta y Arauca muestran precisamente esos desafíos a los que permanentemente estamos expuestos; gracias al discernimiento y a la inteligencia, y diríamos la sapiencia de los decisores tanto en el nivel militar como político pues no no se ha caído en esa tentación de dejarnos provocar y no hemos reaccionado de manera agresiva, sino utilizando los canales diplomáticos y las reclamaciones respectivas sobre estas violaciones, pero eso no significa que no debemos estar listos, debemos estar preparados, porque significa el tener las herramientas necesarias para atender, en caso de que estás amenazas se materialicen. Entonces creo que ahí está hablado desde un aspectos importantes para entender porque es tan valioso hoy, y porque a pesar de que no nos han atacado como dicen, no quiere decir que no haya una intención, tal vez nosotros hemos generado una disuasión, que de alguna manera pone a pensar antes de que se tome esa decisión de atacarnos, a que es de pronto más conveniente quedarse quietos y no exponerse a una reacción de las capacidades que tiene en este momento Colombia, pero por eso no se debe perder esa capacidad, no podemos llevarnos a un momento en donde queremos extremadamente vulnerables y que se puedan materializar.

Otro elemento, si estamos hablando aquí de lo que tenemos en nuestra frontera al este, tenemos que mirar al oeste, en el Caribe, lo que está pasando con Nicaragua allí tenemos un problema que no se ha definido que todavía tienen unas pretensiones qué pueden afectar lo que dice nuestra Constitución Nacional, nuestra integridad territorial y allí tenemos que tener una respuesta adecuada en una área que es alejada de nuestra zona continental, qué para llegar allí se requiere un desplazamiento largo y unas capacidades para poder llegar hasta ese sitio, entonces en nuestro caso debemos tener una unas capacidades para llegar allá de manera oportuna. Hace un tiempo, así ha habido también un respaldo porque aquí se juega la región, un tema de geoestrategia y geopolítica; la presencia de actores importantes a nivel mundial, Venezuela, Rusia y China, y Rusia estuvo allá con un destructor de gran calado haciendo demostraciones de apoyo hacia Nicaragua, estas son demostraciones de fuerza que debemos tener en cuenta y mirar cuáles son las relaciones y qué se está tejiendo allí, porque lo que viene en el caso de Colombia todavía está sin definir en cuanto a esa frontera, por lo tanto debemos de tener también una capacidad disuasiva creíble y sostenible que permita de alguna manera que cualquier intento de violentar o usar la fuerza en contra de Colombia sea disuadido.

Creo que eso es importante y creo que eso nos deja claro porque la importancia de nuestros aviones de combate de alto rendimiento.

360:
Mi General, ni más faltaba que yo le pregunté por qué no es el propósito sobre un tipo de avión o sobre dinero para nada pero el otro argumento es que no hay dinero y hay que desembolsar miles de millones de dólares para poder que nos traigan los aviones, frente a eso el Gobierno Colombiano tiene varias opciones, cooperación militar, comprárselos a una empresa privada, entre otros. Le pregunto, usted dentro de lo que sabe del sector, ¿es cierto que tenga la fuerza aérea o el gobierno en general que desembolsar de un tajo para ponerlo en términos coloquiales el dinero por un programa como tal de una flota de aviones de combate?

G.L.:
Muy pertinente lo que acaba de mencionar, hace un tiempo cuando se habló de la necesidad de la compra y del reemplazo de los Kfir, se generó a nivel político toda una controversia sobre la compra de los aviones. Yo quiero hacerle un llamado a los colombianos, lo primero creo, es que en los temas de seguridad y defensa no deberían ser temas de campaña, no pueden utilizar un bien que es de todos los colombianos como lo es la seguridad de su estado y  la seguridad pública como si fuera un tema de campaña; hay que ser muy responsables con este manejo porque estamos jugando con la seguridad de todos los colombianos.

Entonces, quisiera hacer esa observación, no debe ser un tema de campaña. Segundo, el tema de la seguridad es un tema que atañe a todos los gobiernos sin distingo de su ideología, está ordenado en la Constitución y se tiene que cumplir y garantizar, es parte de la supervivencia del estado por lo cual trasciende la discusión.

Tercero, la Fuerza Aérea, le mencionaba, desde el año 2010 se han hecho estudios muy juiciosos y responsables de su proyección en el tiempo, precisamente para advertir con suficiente antelación los escenarios futuros para que los gobiernos tomen las decisiones apropiadas y eso se ha hecho de manera juiciosa y responsable por cada uno de los comandantes que han estado allí en nuestra fuerza respondiendo por la institución, informándole a los presidentes de turno la situación de los diferentes equipos de vuelo. Sin embargo, esta es una decisión que no queda solamente en el comandante de la Fuerza Aérea, ni siquiera en el Ministerio de Defensa, sino que va hasta el decisor político y allí también a través del Congreso para tener el apoyo suficiente.; luego en estos casos, cuando se habla de cambios pues hay que entender a veces los momentos políticos hacen que estas decisiones no se tomen de manera oportuna. Si nosotros hablamos de que esto empezó en el 2016, se hizo el estudio que se ha venido renovando para mantenerlo actualizado pues hubiéramos empezado y ya hubiéramos reemplazado los aviones Kfir, desafortunadamente no se hace y vamos corriéndonos hacia atrás hasta que llegamos a la pared y ya no hay más a donde correr, ya nos vamos a quedar sin aviones en dos años aproximadamente. Entonces, ahí sí viene como dicen, el afán, pero esto para decirle que en otros países, por ejemplo existen unos tributos y unos recursos que se dan, es el caso de la ley del cobre en China, mediante la cual un porcentaje va para temas de seguridad y defensa de la explotación del cobre y eso es diríamos que ley, así que siempre está esa bolsita allí y se van reemplazando de manera paulatina los equipos a medida de que se va necesitando, no toca desembolsarlos de un día para otro. Sin embargo, hoy en día en el sector existe una gama de posibilidades, desde luego que la pandemia era prioridad, era un tema de supervivencia de la vida humana de todos los colombianos; así que había que atenderla dándole la prioridad. Hoy en día, la compra de los aviones no tiene que hacerse de contado, se puede hacer con unos créditos extendidos, lo que sí, es que se tiene que hacer una buena proyección de las finanzas del Estado para que no se presenten desequilibrios. Luego, usted a través de estas bondades y convenios, el gobierno no va a tener que sacar la plata de contado del bolsillo que en este momento seguramente sería imposible de realizar.

360:
Mi General Guillermo León, quisiera pedirle que le haga una invitación al ciudadano y al político como ahora aproximadamente lo hacía.

G.L.:
Gracias por la invitación y por la oportunidad. Decirle a los colombianos que el hecho de que no nos pasen las cosas, no quiere decir que no exista la amenaza o el riesgo; eso es como lo que pasa en nuestras casas nosotros a veces colocamos una alarma para detectar peligros y nos dicen, bueno para qué le va a poner una alarma si usted no la necesita, acá nunca lo han robado. Precisamente esa debe ser nuestra mentalidad y no solamente con la seguridad, sino en muchos aspectos de nuestras vidas y es la prevención, hay que prevenir hay que adelantarnos a las amenazas.

Entonces, uno coloca una alarma porque al ver las noticias y saber lo que está pasando, uno, en nuestro entorno dice que hay riesgo de seguridad, mejor poner una alarma para que el día de mañana que se nos vaya a meter un ladrón tengamos la detección respectiva. Entonces, permítame llevarle este ejemplo un poco de la vida cotidiana a la realidad del país en cuanto a su defensa; el hecho de que no nos hayan atacado, que no tengamos un conflicto internacional o una amenaza evidente que ya se materializó, no quiere decir que no se necesite realmente lo que busca Colombia y ha sido la actitud de Colombia, estratégica, defensiva y ofensiva, que quiere decir que este no es un país de vocación para atacar a otro país, para agredir al otro país; ustedes lo conocen, este es un país de tradición diplomática en derecho internacional, del arreglo amigable de las diferencias, pero tenemos que tener la respuesta necesaria en caso de que nosotros seamos objetos de la materialización de una amenaza y cuándo uno ve este entorno tan complejo y como cada vez se acentúa más; significa que tenemos que prever lo que pueda suceder y tener lo necesario para responder. Es una justa medida, sin excesos, sin generar una carrera armamentista porque ese no es nuestro interés, sino garantizar lo necesario para que nuestro país pueda responder de manera efectiva y eficiente ante una amenaza que se llegue materializar.

Segundo, hay amenazas que ya están; que hoy ya están materializadas y están ahí, el tema del narcotráfico no ha parado, si nosotros suspendiéramos y acabáramos todo este sistema integrado de defensa que hoy tenemos seguramente las trazas se disparan.

Para terminar, mire lo que pasó con Venezuela después de que nosotros empezamos a controlar el narcotráfico, aquí en Colombia las trazas ya no se presentan en el espacio aéreo colombiano porque aquí tenemos los ojos para detectar y ver los intrusos, y tenemos los aviones que reaccionan y hacen las interceptaciones de estas aeronaves, a raíz de eso bajamos a dos o tres al año, pero qué pasó, el narcotráfico se pasó al otro lado de la frontera y ahora las aeronaves salen de Venezuela, van por el corredor Caribe y llevan la droga al Caribe y a Centroamérica, ya las trazas están en ese sector por fuera de nuestro espacio aéreo, eso es la demostración de porque es, pero la coca sale de aquí en Colombia y sale vía fluvial o vía terrestre para que se suban, se embarguen aviones y salgan. Si nosotros quitáramos está capacidad y ya no tuviéramos aeronaves, pues el narcotráfico se aprovecharía de esa situación y nuevamente nos llenaríamos nosotros de aeronaves y trazas ilegales volando por nuestro sector.

Y el tercer caso mire lo que ha pasado con el tema de nuestra situación interna, seguimos haciendo operaciones; hace poco se hizo la operación a Otoniel, y en estas operaciones que seguramente van a seguir porque el tema de la violencia sigue permanente y sigue agobiando a colombianos en algunos sectores de nuestro país pues van a haber operaciones y ahí va a ser oportuno y pertinente tener aeronaves que nos garanticen a nosotros la defensa y la protección de todos los colombianos.

Así que a todos los colombianos decirles, sí la aviación de combate tiene unos costos altos para nuestro país, pero se necesitan, son impostergables estás decisiones para reemplazar nuestros aviones Kfir porque nos vamos a quedar sin una disuasión creíble y nos vamos a ver muy vulnerables ante las amenazas que he mencionado anteriormente. Muchas gracias.

LEER TAMBIÉN: Misión de Verificación de la ONU pide mejoras en materia de seguridad y verdad en Acuerdo de Paz

-Publicidad-
Salir de la versión móvil