General Motors y el desafío de mantener el empleo en Colombia

“Es importante reconocer que el desempleo elevado genera descontento social y puede conducir a inestabilidad política y económica”.

Compartir

Hace unas semanas, el país fue sorprendida por el anuncio del cierre de una de las tres ensambladoras de vehículos en el país. Después de seis décadas, General Motors (GM) cerraba su planta de Colmotores, ubicada en Bogotá, que fue la primera en obtener licencia oficial para fabricar vehículos en el país.

Según Santiago Chamorro, Gerente General de GM, la decisión de cerrar la planta se consideraba desde hace varios años debido a los tratados de libre comercio firmados por Colombia. Estos acuerdos han favorecido a multinacionales, dificultando la competencia con países como Estados Unidos, Europa, México y Corea del Sur. De igual forma, las ventas de sus vehículos producidos venían en caída. Según Chamorro, la utilización de la planta alcanzaba solo el 9%, lo que hacía insostenible su operación.

No obstante, esto no significa que GM se retire por completo del país; continuarán con planes comerciales como los concesionarios, donde se venderán vehículos importados. A pesar de esta noticia, GM asegura haber desarrollado un plan de cierre de los contratos laborales con beneficios superiores a los requisitos legales y un amplio programa de reubicación laboral para los empleados afectados por los despidos

Por su parte, el Ministerio de Trabajo ha expresado su desacuerdo con el despido masivo presentado por GM, argumentando bajo el radicado No. 11EE2024741100000017103 del 26 de abril de 2024 que GM no cumplió con las normas establecidas para acceder a una clausura y despedir a trabajadores. En un principio, GM, presentó una solicitud de despido masivo de 728 empleados (600 de GM y 128 de Zofiscol, SAS). Durante el proceso, se evidenció que las empresas cesaron actividades el 25 de abril sin la autorización previa del Ministerio de Trabajo y clausuraron unilateralmente la planta de trabajo.

Le puede interesar:  Ojo con los delirios de Petro

Del mismo autor: El futuro económico de Colombia: Tiempo de tomar decisiones

La importancia del empleo en un país es fundamental para su economía. En marzo de 2024, el desempleo en el país aumentó al 11,3%, evidenciando una alerta en la coyuntura actual. Esta situación, sumada a una caída del 24,8% en la inversión durante el 2023, afectará aún más a un sector industrial ya debilitado.

Al reflexionar sobre este tema, recordé las enseñanzas de mis clases de historia económica, donde grandes pensadores resaltaron la importancia del empleo y la necesidad de intervención gubernamental. Uno de los más destacados es John Maynard Keynes, quien enfatizó la importancia de la inversión para mantener el empleo y la necesidad de que el gobierno estimule la demanda cuando sea necesario.

De igual forma, Paul Krugman, es un firme defensor del estímulo fiscal para impulsar el empleo durante períodos de recesión. Argumenta que el gobierno tiene un papel importante que desempeñar para mantener niveles saludables de empleo a través de políticas monetarias y fiscales adecuada.

Ante esta situación, la labor del Ministerio de Trabajo con las personas despedidas es crucial, ya que el despido de cerca de 700 personas afecta a igual número de familias. Gremios como la ANDI hacen un llamado al Gobierno para trabajar en conjunto con la industria automotriz en la economía del país, que ya ha experimentado caídas significativas.

Los cambios económicos, políticos e ideológicos pueden influir en el empleo a nivel nacional. El Gobierno debe encontrar formas de ser más competitivo y, al mismo tiempo, proteger los empleos locales. Tanto el Gobierno como las empresas tienen un papel clave en la creación de empleo y deben ser incentivados para invertir en su plantilla y en nuevas oportunidades de negocio.

Le puede interesar:  Ministerio de Trabajo frena despidos en Colmotores por supuestas irregularidades

Finalmente, es importante reconocer que el desempleo elevado genera descontento social y puede conducir a inestabilidad política y económica. El empleo es una herramienta clave para mantener una cohesión social, especialmente en tiempos de división política como los que vivimos actualmente. Garantizar oportunidades laborales dignas no solo promueve el bienestar económico, sino también fortalece la unidad y el tejido social de nuestro país. Como he mencionado en otras ocasiones, construir un país debe ser un esfuerzo y trabajo por parte de todos.

Julián David Villamizar R.

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]