La crisis del puerto de Barranquilla

Compartir

Dicha crisis se viene gestando hace un tiempo y presenta gran complejidad en cuanto al dragado y sus intermitencias. La sedimentación del río Magdalena ha sido, tal vez, el peor enemigo del puerto de Barranquilla.


Por: Redacción 360 Radio

La sedimentación en el río Magdalena ha generado una problemática en el puerto de Barranquilla durante más de 30 años. Esta problemática no solo ha dejado multimillonarias pérdidas económicas sino también, en ocasiones, ha generado riesgos ambientales debido a los buques atascados por la poca profundidad del cuerpo de agua. 

El puerto de Barranquilla es uno de los principales músculos económicos de la capital del Atlántico. Según cifras estatales, se generan unos 20.000 empleos en la ciudad capitalina, y el comercio en el puerto asciende a 5,1 % de su producto interno bruto (PIB), pues el 48 por ciento de lo que se importa es de consumo local y el 50 por ciento de la mercancía que sale por las diez terminales es producida en la ciudad.

Esto significa que cuando hay problemas de sedimentación en la zona portuaria se genera una crisis, como la que viven actualmente en el canal navegable de la Zona Portuaria de Barranquilla (ZPB), donde el gobierno local se vio obligado a declarar calamidad pública, pues se conoce que el 80 por ciento de las operaciones del puerto están paralizadas, lo que significa que se van dejando 7 millones de dólares en sobrecostos, pues se deben hacer desvíos a puertos vecinos. Más de 27 embarcaciones, en el mes de julio, tuvieron que irse a otros puertos con más de 228.435 toneladas de carga.

Efraín Cepeda es el presidente ejecutivo de la Intergremial y ha expresado en diferentes medios que ellos reconocen los esfuerzos del Gobierno Nacional, pero asegura que no son los necesarios, debido a que no están dando los resultados, que son mantener un calado en el puerto de nueve a diez metros de profundidad, además afirma Cepeda que las pérdidas económicas son enormes tanto para Barranquilla como para el país.

El día 15 de Julio se conoció la noticia de que tres embarcaciones con más de 50.000 toneladas de carga permanecían ancladas mientras esperaban una solución a la problemática. Estas embarcaciones no podían arribar, porque la Zona Portuaria de Barranquilla tenía 6,7 metros de profundidad, lo que generó un cierre a la entrada para los embarques. Según informa la Alcaldía de Barranquilla, estos niveles no se presentaban desde 1981.

d
Foto: Puerto de Barranquilla

En las últimas semanas, por ejemplo, se desviaron seis buques porque no se han presentado trabajos de dragado por daños en las máquinas. Fue necesario consultar con expertos de otros países para evaluar los daños en la máquina Taccola que lleva más de una semana sin realizar los trabajos de dragado. Ya son más de 320.000 toneladas que fueron desembarcadas en puertos vecinos.

Le puede interesar:  “Sería un claro golpe de Estado”: Álvaro Uribe cuestiona la propuesta de Petro de una Asamblea Nacional Constituyente

LEER TAMBIÉN: Declararon calamidad pública en zona portuaria de Barranquilla

Y hace un año aproximadamente, el buque Nordic Wolverine, que traía al puerto productos químicos, quedó encallado once días en Bocas de Ceniza en la entrada a la zona portuaria de Barranquilla.


El director de Asoportuaria, Lucas Ariza, ha sostenido que es necesario un trabajo de dragado permanente, que haya una buena supervisión y que exijan a los interventores, porque de lo contrario con dragados intermitentes seguiría ocurriendo lo mismo.

El director de Asuntos Portuarios de la Alcaldía de Barraquilla, José Curvelo, sostiene que es necesario un canal sostenible y que en la medida que haya un calado constante se mejorará el movimiento de carga. Para el 2020. Explica Curvelo que la empresa que se contrató no dio resultados, y adicional a ello, con la pandemia, esto generó una afectación en el puerto y ha traído problemas en la logística.


La ministra de Transporte, Ángela María Orozco, y el director de Cormagdalena, Pedro Pablo Jurado, aseguran que gestionan ante el Ministerio de Hacienda una adición presupuestal de 30.000 millones de pesos para mantener el dragado en este segundo semestre del año.

¿Qué se debe hacer para superar esta crisis?

Huberto Ávila, el director del Observatorio del Río Magdalena, afirmó que es importante y necesario que el dragado de mantenimiento en el río se vea como el mantenimiento a las vías, de los parques o de la infraestructura en general, por lo que debe trabajarse como un factor esencial en las operaciones portuarias y que hacen parte fundamental de la economía colombiana.

“El sector del canal de acceso al río Magdalena, con 22 kilómetros, requiere un dragado promedio de cerca de 2 millones de metros cúbicos al año, el cual puede ser mayor o menor dependiendo de las condiciones del año. Esto representa un promedio de 24.000 millones de pesos al año, es decir, cerca de 1.090 millones por kilómetro cada año”, explicó Ávila.

Le puede interesar:  Gustavo Petro ratifica que no busca la reeleción presidencial

Para el director del Observatorio del Río Magdalena es importante -y sostiene a la vez- que Colombia debe contar con una draga propia y con personal capacitado para su operación.


Expertos del tema han expresado que ya han pasado más de 90 años desde la construcción de los tajamares de Bocas de Ceniza, en el año 1930, y las actividades portuarias han continuado hasta el día de hoy y aún así, la capital del Atlántico no cuenta con una draga propia, con personal calificado para el mantenimiento del canal de acceso.

LEER TAMBIÉN: El Gran Malecón de Barranquilla ahora cuenta con internet gratuito de Tigo



@JoseGranadosF

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]