La federalización es el camino en Colombia

Es inaplazable el debate que hoy lidera el gobernador de Antioquia, Andrés Julián Rendón, junto a otros mandatarios y otros exgobernantes en el país

Compartir

Entiendo que las personas, los sistemas y las sociedades se resisten a los cambios porque resulta chocante salir de una zona de confort, por más mal que este funcione.

En Colombia nos hemos acostumbrado a sacar una ley para cualquier problema, y a considerar que lo que se escribe en un papel va a solucionar una problemática. Somos un país muy comprador de humo y de dejar de hacer y pasar.

De manera que la Constitución Política consagra que Colombia es un país descentralizado. Supuestamente este libro es un mandato. Además, otro problema es que nos encanta llenarnos de planes: documentos y programas de Gobierno que solamente se quedan para quedarse en el olvido.

Como país deberíamos pensar con mayor virtud y conciencia el debate del federalismo, examinarlo, analizarlo y entender que definitivamente es un sistema que hoy es el más conveniente para el país, y de una vez de todas, hacer pedagogía para que la cantidad de ignorantes no confundan esta palabra con independencia, pues increíblemente toca explicar esto.

Hay muchos países de ejemplo que tienen unos sistemas federales que funcionan. Cerca de nosotros esta Brasil, México y Estados Unidos, mientras que en Europa se encuentran Suiza, Alemania y Austria.

Desde luego, Colombia con su gran extensión de territorio debería entender que es imposible seguir queriendo gobernar a un país desde una sola ciudad: interpretar las dolencias, problemáticas de todo un territorio desde un palacio. Eso es imposible y escapa a cualquier capacidad humana.

Colombia tiene que evaluar un repaso de su actualidad económica   

Hoy Colombia primero que todo debería hacer un gran repaso por la situación económica que tiene como Nación: ¿Cuántos tributos tiene?; ¿Cuál es su competencia fiscal?; ¿Qué puesto ocupa en la clasificación de competitividad y facilidad para hacer negocios?; y ¿Haciendo dónde tenemos que ir?, pero este último se volvió una campaña para que algunos hagan dinero y no sale nada de solo unas palabras en un recinto.

Le puede interesar:  Así nacieron: dos celebraciones ganaderas

Hay que decir las cosas como son: las personas que hoy se niegan al debate del federalismo son las que hoy se encuentran en Bogotá y enchufadas al sistema, porque pierden dinero, poder y muchas capacidades políticas.

La misma capital del país, sin quererlo, perdería gran protagonismo, pero esos ánimos irresponsables a veces hay que dejarlos a un lado, pues de seguir como vamos, este modelo no es sostenible.

Se tienen que tener un Estado federal de Antioquia, Atlántico, Bolívar, Valle de Cauca, etc., que dicte una serie de políticas económicas para su territorio, y lo pueda hacer de igual manera a nivel de leyes.

A nivel de justicia, seguridad, económico, infraestructura y del uso de recursos naturales el modelo federalista es el más indicado. El país tiene que acoger este debate que el gobernador propone, llevarlo al Congreso de la República y no dudar que esto será beneficioso para todo el país, ciudades y departamentos. Acá nadie va a perder.

De lo que a mí me respecta, apoyo la idea de Andrés Julián, la cual vale la pena rescatar. Esta inició en el 2023 desde Rionegro, Antioquia, y el gobernador actual del Atlántico, Eduardo Verano, ha venido hablando desde hace muchos años sobre esto. Este es un sentimiento regional que no puede ser despreciado por unos burócratas que se encuentran en Bogotá.

Por: Andrés Gaviria – @AndresGaviriaC

Lea también: Alcaldes, a caminar las ciudades

[tds_plans_description year_plan_desc="JTIw" month_plan_desc="JTIw" free_plan_desc="UHVibGljaWRhZA==" horiz_align="content-horiz-center" f_descr_font_size="10" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLXRvcCI6IjQwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ=="]

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=”74432″]