“La perspectiva de Bogotá dentro de los próximos cuatro años es desafiante”: Juan Daniel Oviedo

Juan Daniel Oviedo dialogó con Revista 360 sobre lo que espera para Bogotá en los próximos años.

Compartir

Juan Daniel Oviedo, concejal electo, destaca la urgencia de atender la pobreza, la seguridad y la movilidad, abogando por generar empleo y ser un contrapeso constructivo. Su enfoque se centra en acciones articuladas y un control político inteligente para transformar la ciudad.

360 Revista: ¿Cuál es su perspectiva de Bogotá para los próximos cuatro años?

Juan Daniel Oviedo: Bogotá está en un momento crítico. La oportunidad que yo tuve de participar en la campaña, escuchando las necesidades de las personas, me hizo identificar que sí existe un sentimiento generalizado de abandono, en el sentido en que las personas sienten que a nadie le importan sus problemas. Por consiguiente, la perspectiva de Bogotá para los próximos cuatro años es desafiante.

Requerimos que Bogotá responda primero a las necesidades y, en particular, a las prioridades de los habitantes en función de las problemáticas de seguridad, movilidad y la preocupante pobreza. Es necesario que la ciudad sea consistente desde el punto de vista económico para garantizar el establecimiento de nuevas empresas en la ciudad, que nos permita generar más empleos, lo cual es clave para resolver el problema de la pobreza.

En tercer lugar, es crucial asumir la responsabilidad de ser un contrapeso económico frente a la actual incertidumbre económica del país. Observamos que esta incertidumbre económica impacta principalmente al sector de obras civiles y construcción. Bogotá tiene un plan de obras importante los próximos cuatro años que tiene que ejecutarse eficientemente. Este plan se convierte en un contrapeso económico frente a la disminución del desarrollo de obras civiles por parte del gobierno nacional en el resto del territorio nacional.

Sin embargo, al asumir la responsabilidad de ser contrapeso, identificamos en cuarto lugar un elemento desafiante: la incertidumbre económica va a generar muchas tensiones ante las posibilidades de recaudo de ingresos que permitan financiar todas esas soluciones prioritarias que tenemos que resolver en primer lugar.

Este escenario representa un panorama desafiante para mí. Tal vez por eso esa era mi principal motivación de querer ser alcalde de Bogotá. Este nivel de complejidad de todas las tensiones económicas, sociales y políticas. A esto se le suma el hecho de que el presidente Petro no haya querido reunirse con el alcalde electo Carlos Fernando Galán. Esto indica que enfrentaremos un panorama desafiante.

Desde el Concejo esperamos representar eficazmente los intereses de aquellos que buscan cerrar el círculo en esta mecánica de cuatro puntos. Es decir, buscamos una sinergia que mejore la calidad de vida de los habitantes de Bogotá.

360 Revista: Justamente como nuevo concejal, ¿Cuáles son sus principales objetivos y metas?

Le puede interesar:  La fracturada comunicación entre el gobierno y el empresariado colombiano

Juan Daniel Oviedo: Desde el Concejo hemos delineado varias prioridades en las últimas tres semanas. En particular, nuestra primera prioridad es alinearnos completamente con la dinámica ante un cuerpo colegiado de 45 concejales, 11 mujeres. Buscamos entender cómo la conformación de las diferentes comisiones del Concejo puede facilitar la solución a esas prioridades que tiene Bogotá en los próximos cuatro años. Nos esforzamos por lograr un sistema de pesos y contrapesos que funciona adecuadamente, evitando poner obstáculos en el camino o permitir que las cosas ocurran de manera apresurada.

Juan Daniel Oviedo confía en un buen control político

Entonces poder hacer un control político inteligente desde el concejo es una prioridad que no solo es nuestra, sino que queremos que sea de todos los 45 concejales de Bogotá. En segundo lugar, en el marco particular de mi curul como concejal, y en el contexto del estatuto de oposición, queremos ser un ejemplo de cómo la oposición puede ser coherente, puede ser útil y, al mismo tiempo, constructiva en el país a partir de lo que suceda en Bogotá. Queremos que ese ejercicio de oposición constructiva se manifieste en tres dimensiones fundamentales:

La primera es resaltar con fortaleza las cosas positivas que se hagan de parte de la Administración, criticar con mucha precisión los elementos negativos o los retrasos, pero siempre que haya elementos negativos o retrasos vamos a llevar una propuesta de acelerar o una propuesta de construir o de solucionar ese problema que nosotros estamos resaltando.

En segundo lugar, queremos tener un informe mensual de hechos o percepciones que queremos entregar al alcalde Carlos Fernando Galán en donde ese informe va a ser el resultado de nuestra estrategia Oviedo para oreja que desarrollamos en campaña, en la medida en que queremos activar y dinamizar los mecanismos de participación ciudadana para que el Consejo también pueda recopilar esas preocupaciones o los alivios que están sintiendo las personas frente a las medidas que se están tomando en Bogotá. 

Además, que se informe y que sea el informe del Estatuto de oposición, pues sea un informe que se ha tenido en cuenta por la Alcaldía que periódicamente la Alcaldía rinda cuentas a esos habitantes, cuáles son las respuestas que tiene en concreto la Alcaldía para resolver las situaciones que ellos están manifestando.

En tercer lugar, creo que en la lucha anticorrupción es supremamente importante que velemos porque el Concejo garantice que todas las conversaciones con el distrito se den en el marco de la transparencia y, sobre todo, garantizando el beneficio de los habitantes de Bogotá y no los intereses particulares de los concejales.

Le puede interesar:  Alcaldía de Bogotá adjudicó la construcción del Complejo Deportivo y Cultural El Campín

360 Revista: ¿Cuáles son esas propuestas que debería manejar la Alcaldía Mayor de Bogotá con relación al Metro y la seguridad en la capital?

Juan Daniel Oviedo: Yo considero que en relación con la primera línea del Metro es fundamental que el alcalde persista en su posición, no ver o no permitir al trazado de la primera línea del Metro de Bogotá, yo creo que eso sería caótico para la ciudad, esperemos que no suceda, nuestros mejores deseos para el alcalde para que este tipo de situaciones de estrés no sucedan porque sí sería muy difícil para la ciudad gestionar una modificación del trazado, dado los avances que tenemos hasta este momento en la ejecución del Metro de Bogotá. 

Pienso yo también, hay que ser más audaces en la gestión inmobiliaria, para toda la adecuación de los planes integrales de desarrollo, bien sea de renovación urbana o de recuperación de áreas deprimidas, como lo que sucede aquí en la Caracas, entre la 26 y la 13, y que podamos avanzar. 

Más que concentrarnos en el avance de los pilones, que miremos cómo se transforma la ciudad alrededor de esos pilones para recibir la primera línea del Metro de Bogotá, eso es para mí la prioridad número uno. 

En el ámbito de seguridad, considero que debemos explorar cómo pasar la página de la gestión de la seguridad, alejándonos de las tensiones explícitas. Es decir, dejar atrás la noción de que la justicia no cumple su función, el Gobierno Nacional no aporta, la Policía es señalada como asesina, y la ciudadanía se percibe como irresponsable. Para lograr esto, es esencial contar con el liderazgo del alcalde Carlos Fernando Galán. Propongo un enfoque articulado que fomente conversaciones muy proactivas entre la justicia, la Policía, la seguridad privada, la administración distrital y la ciudadanía. 

Esas conversaciones deben ir más allá de abordar simplemente el aumento de la fuerza pública, ya que el fenómeno de inseguridad que estamos viviendo en Bogotá es mucho más complejo. Involucra aspectos de naturaleza económica, de tráfico de drogas y, por consiguiente, necesitamos tener unas acciones articuladas y un esquema gerencial integral para el manejo de seguridad.

Anticipamos que este cambio de actitud, junto con la priorización de las necesidades críticas de cinco localidades: Bosa, Kennedy, Engativá, Ciudad Bolívar y Usme, se traduzca rápidamente en acciones concretas, transformando el tono de la discusión de una atmósfera tensa a un enfoque más colaborativo y articulado.

Lea también: Empresarios berracos

[tds_plans_description year_plan_desc="JTIw" month_plan_desc="JTIw" free_plan_desc="UHVibGljaWRhZA==" horiz_align="content-horiz-center" f_descr_font_size="10" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLXRvcCI6IjQwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ=="]

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=”74432″]