-Publicidad-
Inicio Destacados «La situación de inseguridad para los ganaderos del país es crítica», José...

«La situación de inseguridad para los ganaderos del país es crítica», José Félix Lafaurie en 360

Foto: Dinero.com
-Publicidad-

El director ejecutivo de Fedegán (Federación Colombiana de Ganaderos), José Félix Lafaurie, señaló también la importancia de que el Gobierno le preste más atención al sector lechero en el país con el fin de que haya un avance importante en el país en ese sentido.


“La situación de inseguridad para los ganaderos del país es crítica”, José Félix Lafaurie en 360

360 Radio:

La importancia del campo colombiano es alta, durante esta pandemia también lo ha sido, en cuanto a la capacidad productiva del país para así no sufrir desabastecimiento. Las familias campesinas del país han trabajado de manera sacrificada. 

Como presidente de Fedegan, ¿qué lectura ha podido hacer de todo esto que se ha desprendido?

José Félix Lafaurie (J.F.L.):

-Publicidad-

Muchas veces se recompensa ese trabajo abnegado de cientos de miles de ganaderos por todo el país. Se ha dado un debate por la importación de cerca de 42.000 toneladas de la industria procesadora en Colombia, hubiera permitido importar un producto que en el país que se da de manera abundante y generosa gracias al trabajo abnegado de esos campesinos y ganaderos. En Colombia, de la inmensa producción que tiene el campesinado, más de 7.400 millones de litros de leche, la industria a duras penas alcanza a procesar un poco más de 3.280 millones de litros de leche al año, es decir, la industria deja de procesar al año más de 4.000 millones que van por canales informales y en consecuencia a los sectores populares, a quienes les toca comprar leche como hace 100 años que pasaba un vendedor de leche con una cantina en un carro de mula vendiendo leche a jarra; el país ya debió avanzar bastante para poder tener una respuesta mucho mejor en un tema tan particular como este.

360:

La interlocución con el Gobierno es fundamental en todo esto que usted acaba de mencionar. ¿Cómo ha sido el acompañamiento y el trabajo mancomunado que se haya desarrollado con el Gobierno para proteger a las familias campesinas y la producción?

J.F.L.:

No existe solidaridad entre los diferentes eslabones de una cadena productiva, cada quién trata de maximizar las oportunidades que tiene y no le importa que por decisiones equivocadas de coyuntura se afecte y de qué manera a eslabones más débiles, que son los que corresponden a la producción primaria, eso es parte del lío en que estamos metidos. Esperemos que por parte del Gobierno haya una mejor atención de un asunto tan sensible como el lechero. 

360:

Hace poco, Colombia tuvo el brote de aftosa, algo que nunca había pasado. En el Gobierno anterior se retrocedió en esas medidas por cuenta de las pésimas relaciones con Venezuela tuvimos un tráfico de ganado incesante y ya se está acercando a una meta muy importante. Se han inmunizado cerca de 97.3 % del hato bovino.

¿Qué significa esto para el país?

J.F.L.:

Estamos vacunando casi 28 millones de cabezas de ganado. Cuatro años atrás el país tenía 22 millones de cabezas de ganado vacunadas. Entraron cinco millones de animales de contrabando en un negocio gigantesco que hicieron mafias vinculadas no solamente al contrabando sino también al lavado de activos, narcotráfico, porque evidentemente un negocio de 7 u 8 billones de pesos no es un negocio que hacen pequeños criminales en la frontera con funcionarios del ICA como aliados, hay varios de estos capturados y presos por cuenta de estas licencias. En consecuencia, la responsabilidad nuestra es mantener un altísimo nivel de vacunación para que el nivel de inmunidad del hato sea el adecuado, y para mantener el estatus sanitario que nos ha costado mucho trabajo poderlo adquirir.

La situación de Venezuela es cada vez más crítica, en algún momento eso terminará eclosionando. Vamos a ver cómo transcurren las cosas en el transcurso de este año en medio de una pandemia donde la situación de hambre y desesperanza del pueblo venezolano es cada vez más crítica.

360:

No se sabe cuándo va a terminar esta pandemia, la incertidumbre reina en esta trágica situación producida por el covid-19. La economía está sufriendo bastante, más de 10 millones de puestos de trabajo destruidos en dos meses, se espera que ascienda más a más de 17 millones. Usted conoce las distintas regiones del país, entenderá lo que esto significa y quizá algunos no lo ven porque no han salido de Bogotá y desconocen esa otra Colombia.

¿Cree que se está manejando bien a nivel económico esta pandemia?

J.F.L.:

El Gobierno ha manejado hasta dónde le ha sido posible con prudencia y con tino esta coyuntura que no es ajena al resto del mundo, el cual tiene que prepararse para una nueva etapa donde se rompieron los encadenamientos de valor tanto desde la oferta como desde la demanda. Antes, cualquier bien, como un carro, se manufacturaba con la producción de diferentes actores en diferentes países, esa cadena de valor se rompió. Igual ocurre con la demanda, antes la demanda agregada a nivel global era un poco el resultado de actores que se articulaban para poder demandar ciertos productos, hoy en día, desde lo rural, todo lo que es la geografía de producción y comercialización va a modificarse de manera sustantiva.

En consecuencia, Colombia, que no está exento de todas esas dinámicas, ha venido avanzando y tratando de mantener un poco el empleo con subsidios, ver cómo logra atender a través de auxilios no condicionados a la población más vulnerable. El consumo agregado se ha caído y eso que está concentrado a los bienes básicos, de la canasta alimentaria, y sin embargo uno ve cómo estamos en una situación crítica porque esto le va a implicar al Gobierno unas erogaciones superiores a los 110 billones de pesos, entre gastos adicionales en materia de salud, de ayudas no condicionadas, de darle solvencia a la banca para poder sostener una parte muy importante que son los créditos y que no podrán pagarse en estos periodos. El tema no es fácil y hay que salir a una nueva economía y entre todos repensar en qué dirección tenemos que reorientar nuestras actividades.

360:

Usted ha sido un analista permanente de las situaciones de inseguridad en el campo colombiano, a usted le reportan todos los fenómenos de extorsión, secuestro, robo de ganado, entre otros. ¿Ha visto un incremento de lo anterior en estos meses?, ¿cómo lee la situación de inseguridad para los ganaderos del país?

J.F.L.:

Crítica. Hay zonas de control territorial donde los grupos armados, de supuestas disidencias de las Farc, que son los mismos que están hoy con curules en el Congreso, el Eln, que logró incrementar su pie de fuerza con buena parte de los que estaban antes en las Farc, se cambiaron de brazalete y por supuesto los que están en el negocio de narcotráfico y minería ilegal. Hemos visto extorsiones y secuestros pese a una muy buena reacción del Gaula, sin embargo hay muchas regiones amenazadas por los temas de seguridad.

Este es un país en donde amaneció un día en el año 2010 teniendo un horizonte abierto por delante después de un gobierno de ocho años que reestableció la seguridad y se acostó en el 2018, y al levantarse este Gobierno encontró una situación bien diferente. Creo que estos dos años dan cuenta de las diferencias de la situación tan crítica que tienen muchos productores rurales y ciudadanos vulnerables de la ruralidad colombiana. Eso está absolutamente identificado como ya también lo están sintiendo en las ciudades, el año pasado capturaron a unos muchachos involucrados en las redes urbanas de las disidencias de las Farc y grupos armados poniendo bombas generando intranquilidad en las ciudades. Regresamos a épocas que habíamos vivido antes del año 2002, esperamos que no termine siendo cada vez más crítico.

-Publicidad-
Salir de la versión móvil