Los algoritmos tristes

No puede haber mejor nombre para bautizar a las bodegas políticas que se dedican atacar a medios de comunicación, académicos y personas que tienen ideas distintas a las del vigente Gobierno. Lo peor aún es que degradan el nivel de la política y la democracia en unos niveles soterrados.

Compartir

Las redes sociales, la tecnología y los avances en esta materia han traído muchos beneficios, muchos más que los prejuicios, a nuestra sociedad: la conexión, conectividad, velocidad, interconexión, etc. Es impresionante como hace 20 años apenas pudiéramos imaginarnos todo lo que hoy tenemos, como lo son herramientas para trabajar y nuestra vida.

Como en toda fiesta que es muy buena siempre termina llegando dos o tres salvajes que quieren hacer el prejuicio y esta no podía ser la excepción. Existen políticos y mal llamados “lideres” que son tan precarios, débiles, tienen tanta falta de confianza, valor, valentía, jerarquía y son personas que como humanos son muy pobres y tienen que encontrar en el dinero y el poder, aunque sea efímero, un refugio para poder sacar supuestas fortalezas que no tienen y algunas de ellas son el respaldo, el clamor popular, la defensa y tiene que pagar por eso, pues no son cosas orgánicas.

Le puede interesar: Lo de Bukele, parte 2: la seguridad ciudadana y la defensa del criminal

Hemos visto como desde hace más de siete años los debates en Colombia han tenido una degradación cada vez peor. Lo que deberían hacer todas las redes sociales es pedirle una foto y un documento de identificación a la persona que se quiera registrar y que solo pueda tener una cuenta, mientras que para una empresa solicitarle la cámara de comercio o un registro mercantil.

Hay personas que han convertido las redes sociales en unos algoritmos fracasados

No se puede permitir que las personas en las redes estén como un anónimo o un fantasma, porque lo que ha traído esto es que sean algoritmos tristes, aburridos, fracasados, frustrados, en donde demuestran todos los días que su única misión de vida es estar defiendo a los que les está pagando una plática o al que les colocó un amigo en un puesto.

Le puede interesar:  La Contraloría advierte que la ejecución del presupuesto en Colombia fue de 9,1% durante el primer trimestre del 2024

Obviamente todas las cuentas no son falsas o robots, sino que hay personas, que es tal el grado de perdición en su vida, que se prestan para llegar a esta red para funcionar como prepagos de estos Gobiernos y atacar a las personas que sea contrario de él.

Son destellos que duran máximo cuatro años y luego tienen que salir a esconderse, pero generan un gran daño porque inventan chismes, calumnias, maltratan a las personas; no dan debates ideológicos, teorías e hipótesis.

De manera que observo con fastidio esa forma en que algunos quieren llevar la política y sus debates. Razón tienen ellos que ven este tema como un lugar oscuro, pue cada vez será más oscuro mientras que algunos personajes sigan haciendo ese papel en las redes sociales de atacar y atacar como su única forma de vida.

Lea también: Lo de Bukele, primera parte

Por: Andrés Gaviria – @AndresGaviriaC

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]