Los medios y el poder: ironías y enseñanzas

Depende en su totalidad de la madurez, responsabilidad y calidad del gobernante que el ejercicio de relación con la prensa pueda ser respetuoso, independiente y en beneficio del país, pero la prensa también tiene que mirarse el ombligo.

Compartir

En Colombia se han edificado algunos círculos sociales del mutuo elogio, de no pisarse las mangueras, círculos desde los cuales se han coordinado campañas en contra de personas que no son del agrado de ese círculo o que no son aliados de los amigos de ese círculo. Esos mismos círculos se han autodenominado faros de la moral, de la ética y de lo que está bien, y por ello se han apoderado, se han atornillado a dichas posiciones y, desde allí, han pretendido señalar con un dedo inquisidor qué está bien y qué está mal.

Le puede interesar: Estos son los impactos negativos de la reforma pensional en Colombia, según Fedesarrollo

Empezamos con este análisis siendo nosotros un medio de comunicación, porque consideramos sumamente pernicioso e irresponsable que los círculos periodísticos ejerzan funciones políticas y, en ocasiones, judiciales que rayan con la legalidad cuando el gobernante de turno, sea un alcalde, un gobernador, un presidente o un corporado, no es del gusto del círculo de los medios de comunicación, de los autodenominados líderes de opinión y algunos columnistas.

Lo que se ha visto en los últimos días respecto a la relación, el manejo, las formas y las maneras del presidente Gustavo Petro y de parte de su gobierno con algunos sectores de los medios de comunicación de Colombia es francamente impresentable. Quisiéramos citar el ejemplo del expresidente Santos.

El expresidente Santos, en su momento, por cuenta de la alta polarización política del país, recibía ataques de todos los sectores políticos que no eran afines, incluso desde distintos extremos, y nunca, ni las cuentas oficiales del gobierno, ni ministros, consejeros o el presidente, entró en una confrontación inmadura y fuera de nivel con quienes lo podían atacar, cuestionar, investigar o indagar. Un presidente no tiene por qué bajarse al ring de quienes son sus opositores, y si no son opositores y es la prensa, el presidente debe guardar una compostura y mantener los canales correctos para manejar dichas relaciones.

Le puede interesar:  En Modo Constituyente

El acoso, la censura y las restricciones a la prensa libre son, desde todo punto de vista, reprochables y no hay justificación para que se censure, cuestione o ataque a la prensa sin argumentos, o se les quiera extorsionar o censurar, por ejemplo, a través de los mecanismos de pauta, de licencias, de regulación, entre otros.

Los medios de comunicación tienen que aprender a no meterse pasionalmente en los debates políticos por cuenta de gustos o disgustos. Los medios de comunicación tienen una responsabilidad gigantesca con sus lectores, y si los medios creen que tienen una denuncia específica, basada en hechos, en pruebas, en investigación, están en todo el derecho y no solo el derecho, la obligación de ponerlo en conocimiento de la opinión pública y de las autoridades. Pero lo que se tiene que acabar es una confrontación totalmente insulsa, insistimos, inmadura, desde el ego, desde las vísceras, y pasar hacia terrenos del respeto, la cooperación, el trabajo, pero desde luego la independencia.

La primera lección que queda para esos círculos de periodistas es que tanto acusaron, dirigieron ataques, campañas y criticaron a gobiernos anteriores porque supuestamente hacían lo que este gobierno que llegó al poder apoyado por ellos no iba a hacer y ahora están diciendo «no nos van a callar». Qué locura, increíble que un gobierno de izquierda, y algunos medios de comunicación de izquierda que apoyaron a ese gobierno para llegar, estén diciendo que los quieren callar. Es una denuncia sumamente grave y que nosotros repudiamos como medio de comunicación.

Insistimos, no se trata de buscar siempre el culpable afuera, sino de encontrar qué origina las cosas y ver desde dónde se pueden empezar a corregir ciertas situaciones que no benefician a la sociedad. Los gobernantes y los medios se deben a la sociedad y es por ellos que deben trabajar y comportarse de la manera correcta. Esperamos que este tipo de reflexiones y enseñanzas traigan aprendizaje y puedan intervenir en la forma en como las dos partes se comportan.

Le puede interesar:  Consejo de Estado falla a favor de congresistas que participaron de "La Vaca por Antioquia" y a los cuales se les pedía la pérdida de investidura

Lea también: Tecnoglass ha alcanzado la neutralidad de carbono en 2022 y 2023 y avanza hacia su programa de cero emisiones en 2050

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]