“Los museos anudan el pasado con el presente para construir el futuro”: William López Rosas, director del Museo Nacional de Colombia

"Estamos interviniendo en los museos más urgentes y críticos": William López Rosas, director del Museo Nacional de Colombia

Compartir

William López Rosas, director del Museo Nacional de Colombia, habla de cómo el museo se ha transformado en uno de los más destacados del país. Bajo su gestión, se han fortalecido los equipos, ampliado el personal y logrado avances tecnológicos que impulsan su proyección como un referente icónico en América Latina. 

360 Revista: ¿Actualmente cómo se encuentra el Museo Nacional?

William López Rosas: Bueno, permíteme describir cómo hallé el Museo Nacional y cómo hemos enfrentado desafíos históricos en términos organizacionales. Al inicio, encontré al museo altamente vulnerable debido a su pequeña plantilla de personal. En el ámbito cultural, el Museo Nacional debería ser un actor destacado, como el Parque Explora, que cuenta con más de 300 empleados y 140 contratistas, logrando una política de centros de ciencia más sólida.

En contraste, el Museo Nacional tenía una plantilla directiva y técnica limitada, con aproximadamente 96 contratistas cuando asumí el cargo. Además, las anteriores reformas en el Ministerio de Cultura generaron una situación lesiva, dejando al Museo Nacional como el único museo real en el ministerio, mientras que otros en Bogotá son grupos de trabajo.

La vulnerabilidad se agudiza por las asignaciones presupuestales históricamente insuficientes. Aunque la exministra Patricia Ariza asignó 10,500 millones de pesos al final del año pasado, no resolvió completamente los problemas de infraestructura y las responsabilidades del museo en representación y política pública.

Las infraestructuras de los museos, como el Museo de la Casa Natal del General Santander en Villa del Rosario y la Casa de la Gran Convención en Ocaña, presentan condiciones lamentables. El proyecto de ampliación del museo, con más de 30 años, está estancado, a pesar de algunos avances para cumplir con la sentencia del juez 30 de Bogotá.

El año pasado, superamos situaciones críticas, como los efectos de la ola invernal, mediante la colaboración con la Secretaría General del despacho y áreas administrativas del Ministerio. Hemos intervenido urgentemente en lugares como la Casa Museo Rafael Núñez en Cartagena, la Casa de la Gran Convención en Ocaña, la Casa del General Santander en Villa del Rosario y el propio Museo Nacional, abordando problemas de goteras y baterías de baño.

A pesar de las dificultades, el Museo Nacional lidera reflexiones museológicas. Pronto completáremos la renovación de las salas de exposición permanente, como la sala 17, sobre las dinámicas culturales de la religiosidad en Colombia. Además, proyectos como ‘Nación Hip-hop’ y ‘El noveno vuelo del mochuelo de Montes de María de Bogotá’ han atraído a un público diverso, incluyendo jóvenes de zonas periféricas.

En cuanto al proyecto de ley de museos, hemos impulsado participación y mesas técnicas desde mayo, buscando superar las complejidades del programa de fortalecimiento de los museos. Hemos reconceptualizado este programa y avanzado en el área científica, logrando el reconocimiento como Centro de Ciencia en el Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Le puede interesar:  Desafíos y Oportunidades: Perspectivas de GSMA sobre las telecomunicaciones en Colombia

Con la asignación presupuestal de la exministra Patricia Ariza y el apoyo del Ministerio, fortalecimos equipos en museología y educación. Generamos una conceptualización para la producción museológica y estamos trabajando en un enfoque de museo archipiélago para los nueve museos del territorio.

Es relevante destacar que formamos un equipo cohesionado, transformando dinámicas de comunicación. Estamos interviniendo en los museos más urgentes y críticos. Por último, confío en que, con el apoyo del ministro y otras entidades, lograremos un acuerdo sobre el precio del lote para la ampliación del museo, abordando la situación planteada en 2014 por la sentencia del juez.

360 Revista: ¿Cómo ha sido ese proceso de adaptación e implementación de la tecnología en el museo? 

William López Rosas: Bueno, para empezar, los museos en todo el país, incluyendo el Museo Nacional, enfrentan un desafío importante relacionado con sus infraestructuras eléctricas. La mayoría carece de redes eléctricas modernas que cumplan con las normas contemporáneas. Incluso el Museo Nacional tiene problemas con sus redes, que datan de hace 25 años, cuando se renovó el edificio. Este es un problema persistente que requiere atención urgente.

En segundo lugar, la conectividad a Internet plantea un problema complejo y difícil de abordar, especialmente en museos comunitarios, sitios de memoria y aquellos ubicados en áreas donde la señal es débil. Las brechas digitales afectan negativamente a estos museos, lo que destaca la necesidad de soluciones específicas para garantizar un acceso adecuado a la red.

Otro desafío significativo se relaciona con la obsolescencia tecnológica, como se evidencia en el caso del Museo del Caribe, que experimentó problemas de sostenibilidad después de su inauguración en 2009. Museos como Maloka, el Parque Explora y el Museo Nacional enfrentan costosos planes de obsolescencia, reemplazo y actualización tecnológica debido a la rápida obsolescencia de dispositivos digitales en las salas de exposiciones.

Aunque se están realizando esfuerzos, como el proyecto de reemplazo de dispositivos en el Museo Nacional, aún enfrenta obstáculos de importación para lámparas y dispositivos clave, especialmente en salas como la de Memoria y Nación, que incorporan elementos como mapping, cruciales para la narrativa museística. Estos desafíos subrayan la necesidad de abordar de manera integral la infraestructura tecnológica en los museos para garantizar su funcionamiento efectivo y sostenible.

360 Revista: ¿Cuál es ese mensaje a las personas para motivarlos a cuidar el patrimonio histórico del país? Y ¿Cuál es ese mensaje a la empresa pública, privada y al Gobierno que se les da de parte del Museo Nacional de Colombia?

Le puede interesar:  Reformas Tributarias en América Latina: Argentina, Brasil y Ecuador buscan ajustes para enfrentar desafíos económicos

William López Rosas: El mensaje para ambos sectores es pedagógico. Con 20 años de experiencia como profesor de museología en la Universidad Nacional de Colombia, inicio mi charla con cuatro afirmaciones para comprender qué es un museo y qué no lo es. No se limita a ser una colección o un espacio expositivo; según la definición internacional renovada en Praga el año pasado, los museos son instituciones complejas que gestionan de manera ética y profesional las memorias, identidades y patrimonios de las comunidades, contribuyendo al buen vivir de estas.

En la ley de museos de Colombia, afirmamos que son instituciones inalienables, destacando la importancia en una sociedad donde la memoria es más un privilegio que un derecho colectivo. En otros países como México, Argentina y Brasil, los museos garantizan el ejercicio de derechos culturales, ligados a su sostenibilidad. Aunque en Colombia carecemos de estudios de impacto económico, museos como el de Antioquia demuestran su virtuosismo, generando impactos significativos en sus comunidades.

El Museo Itinerante de la Memoria Montes de María en Bogotá, el mochuelo, tiene una incidencia poderosa y positiva en la construcción de comunidad, la restitución de derechos y el agenciamiento del trauma colectivo. La relación entre museos y traumas colectivos, temas raramente abordados, también influye en la sostenibilidad de los museos. Reconozco la importancia de los museos en la construcción de Nación y justificó la solicitud de una reingeniería para el Museo Nacional de Colombia como condición de posibilidad para la paz.

No creo que podamos renunciar a la tarea de construir la Nación y dejar en manos de la empresa de publicidad que gestiona la imagen de la Selección Colombia una tarea tan importante, con todo el respeto que tengo por los profesionales de la publicidad. Recuerdo un fragmento de una definición muy famosa en el ámbito de los museos, la cual surgió en el año 1972 en Santiago de Chile, durante un evento trascendental para la historia de los museos en América Latina. Al final de la mesa de Santiago de Chile, se planteó: “Los museos entrelazan el pasado con el presente para construir el futuro”.

Este contenido hace parte de la octava edición de Revista 360 que cuenta con la participación de más de 70 invitados de todos los principales sectores económicos, productivos y políticos de Colombia. Ministros, líderes gremiales, líderes en áreas de la construcción, sectores bancarios, logística e infraestructura, telecomunicaciones, gobernantes regionales, analistas, economistas, entre otros.

Lea también: Turismo sostenible en La Guajira: Gustavo Petro busca construir pista aérea internacional

 

[tds_plans_description year_plan_desc="JTIw" month_plan_desc="JTIw" free_plan_desc="UHVibGljaWRhZA==" horiz_align="content-horiz-center" f_descr_font_size="10" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLXRvcCI6IjQwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ=="]

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=”74432″]