Entre marchas y marchas para desviar la atención y evitar dar una explicación 

Compartir

Hemos venido observando unos comportamientos en la administración de Gustavo Petro que son altamente cuestionables y desde luego que si hubiesen sido ejecutados o cometidos en un gobierno de derecha del país seguramente estaría bloqueado, incendiado y paralizado ¿por qué llegamos a esto?

EDITORIAL

Evidentemente, somos un país, al parecer, condenados a los escándalos, a los chanchullos, a las chuzadas, a sobrepasarse con las facultades de los cargos públicos y, lastimosamente y por lo general, como se ha vuelto normal en Colombia, pasa de todo y no pasa nada; se arma un gran escándalo, encontramos titulares 48, 72 horas, hay una indignación, pero a los 5 días ya el país lo ha olvidado y está hablando de otra cosa.

Esa impunidad también mediática, en el Estado de opinión, pues genera y promueve, que las personas que cometen toda clase de delitos o de falta de ética, de moral, de valores se sientan tranquilos para seguirlo haciendo y que nada les pase.

Y es que, si bien, se tiene que preservar siempre, así solo aplique para ciertos sectores ideológicos, el debido proceso, la presunción de inocencia, es claro que hoy el país necesita conocer la verdad sobre los audios revelados en donde Armando Benedetti.

Pues Benedetti habla lo que habla, dice lo que dice y por más que ahora salga con ciertos arrepentimientos y a pedir perdón, quienes escucharon bien los audios, saben que fueron audios grabados en distintos tiempos. En distintos momentos con distintas emociones y que Benedetti sí sabía absolutamente todo lo que pasaba en campaña, como también sabía muchísimas cosas que aún ocurrieron al inicio de este gobierno.

Que a la final eso vaya terminando mal, es otro capítulo de la historia, Benedetti sabe mucho; en primer lugar, antes de venderlo como el villano de la historia, hay que proteger su vida a él, a su familia, sus derechos y garantizar una cooperación para que cuente lo que sabe, es el deber constitucional, es un deber como colombiano y que el país se entere de la verdad.

Le puede interesar:  Senado dará más impulso a proyecto que aumentaría financiación a las regiones

Pero acá estamos inmiscuidos en una marchas de 1000 personas en Bogotá y en otras ciudades con 2.000 o 3.000 personas, a lo sumo en todo el país no superaron las 50,000 personas diciendo que es el gran apoyo para que el Congreso apruebe las reformas. 

Primero, las marchas nunca pueden ser, el escenario que se busca ante la debilidad de un gobierno, para presionar al Congreso, además, de la repartija burocrática para que aprueben una reformas que claramente atentan contra el bienestar de los colombianos. Incluso como serán de nocivas que partidos políticos, que tradicionalmente se vendían por cualquier puesto y un celador, hoy están en contra de aprobar esa reforma.

Segundo, el ataque a los medios de comunicación por parte del gobierno de Gustavo Petro, no cesa, no solamente lo hace pública y directamente atacando a medios exponiéndolos a la palestra, incitando a la gente para que se vaya en contra de ellos, sino que también, ha ejercido presiones políticas, financieras y poderosas para que los medios, pues, pasen agua y dejen de existir. Otra cosa sumamente grave de la que la mayoría del país no se está dando cuenta. 

Por último, el Presidente Petro está cometiendo un error gravísimo y este tiene que ver, con la independencia de poderes, el respeto a la opinión diversa y a tener tolerancia bajo su gobierno, esa tolerancia que tanto promovió y ahora es lo que no hace desde Palacio de Nariño.

Insistimos con marchas no pueden tapar los escándalos, segundo se le tiene que contar al país la verdad y Benedetti es pieza clave y tiene que protegérsele y darle garantías, tercero compartimos la propuesta del Congreso de no tramitar, ni debatir ninguna reforma hasta la próxima legislatura y cuarto el Presidente Petro y sus funcionarios tienen que ser respetuosos de la separación de poderes y los medios de comunicación.

Le puede interesar:  Gustavo Petro: cambiemos las reglas del juego para que el juego sea como yo digo

Estamos de acuerdo que los medios tienen que informar con la verdad y la imparcialidad, pero con ataques no.

Lea también: Petro hizo un llamado al Congreso para debatir y aprobar las reformas sociales

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]