Medellín y la necesidad de 100 kilómetros de verdaderas ciclorutas

Compartir

Empecemos por una diferencia elemental. Una verdadera cicloruta no es una pintura encima de la vía al lado de unas materas atravesadas para robarle espacio a los vehículos y motocicletas. Sí se van hacer las cosas que se hagan bien y sin mediocridad, en Medellín.

Por: Andrés Felipe Gaviria Cano

He sido siempre un convencido de la necesidad de apostar por los sistemas de infraestructura para todos en Medellín. Sin necesidad de que uno vaya en detrimento del otro con el profundo compromiso de que las personas preserven su libertada para escoger el modelo en que se transportan. Al mismo tiempo de que no se olvide la realidad topográfica que hoy tiene la ciudad.

Con base en esto, he seguido los esfuerzos que se han hecho en los últimos 19 años en Medellín. Sin duda mucho se ha avanzado, pero también en el último tiempo se ha construido parcialmente unas ciclorutas de manera correcta y otras de forma incorrecta.

De manera que revisando estos últimos meses el estado actual de las ciclorutas, y sobre todo los corredores, es inevitable previo a elecciones municipales hablar de este particular que debe ser de interés para los que quieren llegar a la Alcaldía de Medellín.

Uno de los principales corredores que necesita una cicloruta es la Carrera 80, la misma que ha tenido una gran cantidad de estudios para el sistema de transporte que construirá allí la tercera línea del Metro que tendrá la ciudad, no puede dejar de lado este proyecto que podrá conectar el sector de La Aguacatala, la Avenida El Poblado; pasando por toda la zona occidental, donde viven más de un millón de personas, hasta la Terminal de Transporte del Norte.

Le puede interesar:  Colombia: Un país atrapado por la corrupción

Se requiere una cicloruta que tenga un espacio propio, que no destruya los árboles y que no le quite espacio a los vehículos particulares y donde estén presentes todos los elementos de seguridad que debe tener un proyecto de esta magnitud en Medellín.

Solo en este corredor construiríamos muchos de los kilómetros planteados en el titular de esta columna, pero se convertiría en un verdadero modo de transporte que combine en esta vía tanto el carro particular, el metro, las personas que van caminando y la bicicleta.

Es momento de incluir todo ese trazado y no permitir que se haga el sistema de transporte si no es complementario. Como olvidar que gran parte de la calle San Juan no tiene ni una cicloruta. Lo mismo sucede con la 30, la 33, la 50 Colombia y la Avenida El Poblado.

Seguramente Medellín necesita más de 100 kilómetros de cicloruta, pero considero que la próxima administración priorice los corredores anteriormente mencionados para que junto a otras obras de infraestructura física les den más opciones a las personas para movilizarse de una manera segura, ordenada, sostenible y que sigamos sumando kilómetros a una red que pueda ser usada también con el sistema de bicicletas del área metropolitana: Encicla, que sí que necesita una gran intervención y un aliado privado como lo ha hecho Bogotá; tarde pero exitosamente en los últimos dos años.

Lea también: ¿Por qué Latam es mi nueva aerolínea favorita?

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]