Neocampesinos en Colombia, personas que cambian la ciudad por el campo

Foto: Pinterest / Maria Eugenia

Últimamente diferentes personas en Colombia han estado optando por dejar los apartamentos en los que viven en las grandes ciudades, y se están trasladando hacia las afueras, específicamente al campo.


Por: Redacción 360 Radio

En Bogotá es algo que ha estado sucediendo, pero tuvo un freno debido a la alta congestión vehicular al momento de entrar a la ciudad, donde se pierde hasta tres horas ingresando. En Medellín se ha evidenciado una tendencia recientemente de vivir en el Oriente, el Alto de las Palmas, sector La Acuarela y cerca al Aeropuerto, que con la apertura del Túnel se facilito más.

No obstante, en el caso de la capital antioqueña, las personas pueden gastar en un solo mes $1’400.000 pagando para cruzar el Túnel, es decir, que vivir en este sector del departamento no es para todos los bolsillos, más si se tiene que ir a Medellín continuamente. En El Retiro son $400.000 al mes, bajando y subiendo una sola vez por día.

LEER TAMBIÉN: Desarrollo rural, crecimiento y equidad

Aunque el valor de las viviendas en los municipios del Valle de Aburrá no ha disminuido con fuerza, si se puede encontrar apartamentos con precios por debajo de los 130 millones de pesos en Bello y Robledo. En barrios como El Poblado, Envigado o Belén, el precio puede ser el doble si se habla de un apartamento, y hasta cinco o diez veces más si es una casa tipo campestre.

El miedo a contagiarse con el coronavirus usando espacios comunes como pasillos, piscinas o ascensores en el edificio donde muchos residen, ha dado paso a la necesidad de buscar viviendas alejadas de las zonas urbanas, para lograr menos contacto con otras personas.

Los neocampesinos o neorrurales – tendencia con la que se conoce a las personas citadinas que están migrando al campo – lo hacen, en muchos casos, cuando tienen un empleo que les permite trabajar desde casa, para desarrollar actividades productivas en el campo, darle un giro a su vida, vivir de una renta, entre otros.

En el 2017 el Dane y el Viceministro de Asuntos Agropecuarios en ese momento, Juan Pablo Pineda, indicaron que no había cifras oficiales sobre la migración de citadinos al campo, pero era algo que sí se estaba viendo con regularidad.

La docente Edelmira Pérez Correa del Instituto de Estudios Rurales de la Pontificia Universidad Javeriana, explicó que algunos de los motivos es la economía, porque el área rural tiene predios con menor precio para construir grandes casas, además, habría menor tributación.

“La gente considera que viviendo en el campo tiene aire más puro, más tranquilidad y más espacio libre. La otra motivación es romper el estrés que implican los grandes complejos urbanos. Es decir, el tiempo, las distancias y la presión”, mencionó la profesional, a la Revista Semana.

De acuerdo con Inter Image, entidad que gestiona créditos hipotecarios con Bancolombia para colombianos que viven en el exterior, las estadísticas de variación anual en el Índice de Precios de la Vivienda Nueva (IPVN), por tipo de vivienda según áreas metropolitanas y urbanas, indican que las ciudades en las que más subieron los precios de los apartamentos, a corte de junio del 2019, fueron: Villavicencio (32,6%), Pereira (12,4%), Bogotá y Soacha (10,9%), Medellín (10,4%), Bogotá y Cundinamarca (10,2%) y Cali (10%).

Mientras que, las ciudades que registraron mayor valorización fueron: Cali (20,4%), Cartagena (18,5%), Pereira: (17,3%), Villavicencio (11,6%).

En época de pandemia se hicieron notorias las noticias de personas que buscan salir de las ciudades en un puente festivo en medio de las medidas de restricción, con el objetivo de pasar los días en fincas de recreo. Por ejemplo, en Medellín, este jueves 16 de julio decenas de viajeros dejaron el municipio antes de que iniciara la cuarentena decretada por la Gobernación de Antioquia, y se estaban movilizando a municipios rurales cercanos.

LEER TAMBIÉN: Ana Cristina Moreno asume la dirección de la Agencia de Desarrollo Rural

En la capital del país es común ver los viernes la salida de la ciudad colapsada por la gran cantidad de personas que buscan salir del estrés ocasionado por el tráfico y la contaminación, situación que se repite en la operación retorno, es decir, el domingo o lunes festivo en la noche, momento en el que todos están de regreso.

Lo que pasa en Medellín y Bogotá se repite en otras ciudades del país, las personas buscan alejarse del ruido y la convulsión de la ciudad, aunque muchos deciden cambiar y se quedan viviendo para siempre en la ruralidad.

360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

Quiero Ayudar