No nos quejemos si no escuchamos y consultamos

Compartir

A este país le ha faltado siempre hay algo, y tiene que ver con la capacidad de escucha para comprender y poder construir desde la diferencia. Quizás ese ha sido uno de los elementos que nos ha hecho una sociedad tan violenta y resistente al dialogo.

Editorial

A partir de la naturaleza que va ligada al ejercicio público, al desarrollo de las actividades de Gobierno, a la iniciativa privada, pues existe un mundo complejo lleno de ideas, percepciones de planteamientos y tesis que muchos creen que son los correctos, pero también es cierto que existen principios de las sociedad, empresas y Gobiernos que tienen que comulgar ante unos principios de seguridad, equidad y justicia.

Parece que estamos tan llevados a nuestro parecer y sesgados por la intolerancia y por la imposibilidad de escuchar a las demás personas, que nos hemos vuelto en seres tan distantes al diálogo y a entendernos.

El presidente Gustavo Petro ha tenido una serie de protestas, tanto a favor como en contra, sobre todo esta semana han sido en contra de él la de la reserva activa ubicadas en Bogotá y sus alrededores, en donde se gritaban distintas críticas que estuvieron empañadas de unas declaraciones aisladas de un exmilitar, las cuales desafortunadamente y por el momento que vive el país no tienen cabida. No sabemos si en un futuro o en este Gobierno cuando se ponga en peligro la Constitución, la separación de poderes y la democracia puedan aplicar, pero en este momento no es la situación.

Colombia se la pasará como vamos en plaza en plaza, protesta en protesta, grito en grito, pelea tras pelea, si los gobernantes no son los primeros en dar ejemplo y proponer espacios para un diálogo que conduzca a rodear a las instituciones y a propiciar escenarios donde se logren concordancias entre posiciones distintas.

Le puede interesar:  ¿Se avecina una nueva reforma tributaria?

A la hora de promulgar este editorial claramente nos cuestionamos, y esto será otro canto a la bandera como muchos de los que se hacen en el país, para llamar a la sensatez y nos preocupa tener ese sentimiento acompañado en el momento de escribir estas líneas porque eso demuestra que podemos llegar a un punto de estar cansados de hablar de las mismas problemáticas que nuestro país tiene, y ver que nada se hace para solucionarlas.

De manera que es menester no solo de este Gobierno a nivel de Nacional, sino de todos los Gobierno a nivel departamental y municipal escuchar las opiniones validas, siempre y cuando sean fundamentadas en lo real y no en interés políticos, en donde ese único interés de millones de colombianos es que a el país le vaya bien.

Nosotros también queremos que al país le vaya bien. Ese siempre ha sido siempre nuestro deseo, y por esa razón siempre es necesario escuchar para luego no estar quejándose de las consecuencias que tiene vivir aislado. Más que de la opinión pública, vivir aislado de las realidades cotidianas de los colombianos en sus vidas.

No se trata de plantear soluciones milagrosas en la misma línea de lo increíble, solo se trata de entender que si como sociedad no somos capaces no somos capaz de avanzar en medio de las diferencias, pues difícilmente podemos tener un mejor país.

Lea también: Colombia Federal es una necesidad inaplazable

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]