La no sorpresa de la victoria de Lula en Brasil

Compartir

Lula abandonó el poder con una favorabilidad superior al 80 %, llegó por una clase obrera, sindicalista, logró incidir de una manera directa y con altos índices de eficacia en la superación de pobreza en Brasil, si bien sus programas sociales no solucionaron de raíz el fenómeno que aún persiste, el número de pobres e indigentes cayó cerca de un 53 %.

EDITORIAL


Nuestro editorial para hoy 31 de octubre quisiera analizar la victoria de Lula y tratar de entender la no sorpresa de su victoria y sobre todo ese terror que no se da en este caso a nivel de los mercados en la recepción que tienen los agentes internacionales con otro país que cae en la izquierda que ya ha gobernado.

Lula abandonó el poder con una favorabilidad superior al 80 %, llegó por una clase obrera, sindicalista, logró incidir de una manera directa y con altos índices de eficacia en la superación de pobreza en Brasil, si bien sus programas sociales no solucionaron de raíz el fenómeno que aún persiste, el número de pobres e indigentes cayó cerca de un 53 %.

Durante su Gobierno -de Lula da Silva- los programas como Bolsa Familia que benefició a más de 13 millones de hogares y otras subvenciones que se limitaron a mejorar la dignidad de la vida de las personas, a sacarlas de esa extrema miseria en la que no podían acceder  a una pastilla o a una sola comida al día, sin lugar a dudas atacó ese sector que es miserable en cualquier lugar del mundo y que era despiadado no atenderlo, no se puede ser ciego y mucho menos sordo, ni tampoco quedarse con las manos atadas cuando hay personas que la están pasando mal.

Le puede interesar:  Pendientes de los planes de desarrollo

Se crearon millones de empleos durante el Gobierno de Lula, quizá los mayores lunares fueron el incremento del narcotráfico y la violencia en distintos lugares del país. Solamente las imágenes que podemos recordar de esos años en las favelas de Río de Janeiro dejaban en su momento muy mal parado al Gobierno de Lula, aunque bajó la tasa de homicidios la inseguridad en las calles de las grandes ciudades a nivel de turismo siempre estuvieron a la orden del día.

O33AXRGKSUM3MWUX3XICHLGADM
Foto: DPA vía Europa Press

LEER TAMBIÉN: Un mensaje a la nueva Junta Directiva de Ecopetrol

Las distintas operaciones que se hicieron para enfrentar la corrupción no dejaron bien parado a Lula, tanto que lo llevaron a la cárcel durante más de 18 meses; pero en este caso quisiéramos hablar de economía, la cual creció en los últimos años más de un 7.5 %, generó millones de empleos, creando un escenario mucho más favorable que el de otros países de Latinoamérica aunque por esos años incluso Colombia empezaba a despuntar como un país muy prometedor, una economía que estaba creciendo en un país emergente que resultaba ser bastante atractivo para la inversión extranjera.

Algunos dicen que Lula solo recogió los frutos de Cardoso, no obstante Brasil se logró integrar a un grupo importante de los llamados BRICS, se convirtió en un gran epicentro de la inversión internacional, fortaleció empresas estatales como Petrobras, tuvo un estilo bastante carismático, nunca atacó al empresariado y se convirtió en una izquierda responsable, que en muchos países consideraban que si se tenía que llegar a un gobierno de izquierda ojalá se pareciera al gobierno de Lula.

Le puede interesar:  La reelección: el objetivo de la Constituyente

Ojalá que dicho Gobierno siga en esa línea: defendiendo al empresariado, creando valor, riqueza, explorando gas y petróleo como lo ha dicho el mismo Lula, originando oportunidades y desarrollo para todos, y desde luego que cumpla con sus políticas que prometió en campaña y por el cuál el pueblo brasileño votó.

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]