Nuevos liderazgos en Colombia

Es propicio que Colombia se relacione y conozca nuevas caras que oxigenen las pantallas, los micrófonos y las principales conversaciones en el país. Si queremos resultados distintos deberíamos empezar por cambiar algunos interlocutores.

Compartir

Desde aproximadamente 15 años los colombianos vienen observando, escuchando y leyendo a las mismas personas sobre los mismos temas de siempre. En todos los ítems  trascendentales del país estos ciudadanos llevan mucho tiempo, al igual que los Gobiernos, escuchando, dialogando y tratando de trabajar con las mismas personas, quienes como todo en esta vida tienen sesgos, ideologías y preferencias, por lo que es importante intercalarlos.

De manera que es necesaria una nueva forma de conversar trascendiendo las ciudades, lugares, establecimientos y moderadores de siempre. ¿Qué resultado podrá tener esto? Sabemos que una de las inconformidades que ha tenido este Gobierno es hablar con personas llevan en los mismos cargos toda una vida y haciendo una gran cantidad de cosas para no salir de allí.

Hay una camada de nuevos líderes a nivel Nacional y regionales que están pidiendo pista, que necesitan exposición, tienen la habilidad analizar temas, debatirlos, tener conversaciones constructivas, pero en Colombia nos está pasando, que fuera de ser presidencialistas al 2.000%, nos estamos volviendo gremialistas al 5.000% y una especie de la sociedad del mutuo elogio. Por poner un ejemplo, en momentos parece que hay líderes gremiales más preocupados en como caerían a otro gremio.

En Colombia se necesitan cambios generacionales en diferentes gremios  

Por esta razón, con todo respeto mencionamos este pensamiento. Los cambios generacionales son necesarios. Como dijo un político hace unos años: “O nos cambian o cambiamos”. Esto no lo han entendido muchas personas a lo largo de estos años por estar pensando en sus beneficios personales.

De manera que para los nuevos debates que se dan en el país, pues también se requieren expertos menos contaminadas y hoy en muchos escenarios esta condición no se cumple. Hay muchos líderes pensando como son ministros, ganan más poder, acumulan más credenciales y ese diálogo con comunidades, medios de comunicación y ciudadanos alejados a esos gremios se ha cerrado.

Le puede interesar:  Un país que se construye desde las regiones

Al final terminaron tendiendo razón aquellos que han criticado este tipo de hechos. Lo dijo el presidente Gustavo Petro, no le estamos dando la razón, pero el mandatario expresó hace un tiempo que no quería estar con empresarios ni con líderes gremiales y terminó donde ellos. Hay que tener un dialogo, pero ese sentimiento que tiene el mandatario nosotros lo seguimos sintiendo en muchos países del país.

Si queremos que el país converse de manera incluyente, más que encerrarse en un lugar con las mismas personas de siempre, se debe encontrar como se logra innovar en los debates, invitar a otros ciudadanos de Colombia y del mundo, pero hemos visto como los congresos cada año son similares y nada o poco nada trasciende de lo que sucede en esas conversaciones. No hay unas conclusiones, ni mayores ganancias y termina siendo una reunión más.

Los medios de comunicación deben invitar a otros expertos. Esto al final convierte en una “comparsita” de amigos en el que sinceramente no pasa nada.

Lea también: Escuchar más que oír, del diálogo de la foto al acuerdo

[tds_plans_description year_plan_desc="JTIw" month_plan_desc="JTIw" free_plan_desc="UHVibGljaWRhZA==" horiz_align="content-horiz-center" f_descr_font_size="10" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLXRvcCI6IjQwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ=="]

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=”74432″]